Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Pamplona

El temporal, que no la covid, reduce la fiesta de San Saturnino a una misa

Ante la nevada del domingo y la lluvia se decidió suspender la procesión y los gigantes

Ampliar A diferencia de otros años, apenas hubo gente que se quedó sin sitio en la parroquia de San Saturnino.
A diferencia de otros años, apenas hubo gente que se quedó sin sitio en la parroquia de San Saturnino.GARZARON
Actualizado el 29/11/2021 a las 22:09
La festividad de San Saturnino iba a suponer para Pamplona un paso más en ese camino a la recuperación de la normalidad rota por la pandemia. O un respiro en esta sexta ola que otra vez puede provocar restricciones. Pero la nieve del domingo y la previsión de lluvia -que ayer se confirmó- hizo que se desbaratara un programa que incluía la salida de los gigantes a las calles tras dos años, y la procesión en honor al patrón de Pamplona, que ahora también sumará dos años de sequía.
Sí se mantuvo a las ocho de la tarde en el Teatro Gayarre el concierto de La Pamplonesa y, por la mañana, la misa que en la parroquia del santo y con su mismo nombre se levanta en el umbral de la calle Mayor. A las once concejales y alcalde, vestidos de gala pero no en cuerpo de ciudad pues en la comitiva no había ni dantzaris ni músicos, acudían al acto religioso. A diferencia de otras citas, esta vez apenas había gente sin sitio en la parroquia. Y en el presbiterio, junto a la figura barroca del patrón que preside el retablo, otra figura de San Saturnino en una peana, la que se saca en procesión y se guarda el resto del año en el cercano Oratorio de San Felipe Neri.
También estaban sus porteadores, que enmarcaron a la comitiva religiosa que acudió a la parroquia, el arzobispo Francisco Pérez, el Cabildo de la catedral con su deán Carlos Ayerra y el párroco de San Saturnino, César Magaña. Justo enfrente del altar, en los dos primeros bancos, se habían colocado las autoridades locales con su alcalde Enrique Maya a la cabeza de un grupo con representantes de NA+, PSN y Geroa Bai; faltaba Bildu. “Ya sabía yo que sin procesión no vendrían. Tienen una línea roja que no entiendo, aquí se está como representante de la ciudad” criticó Maya; también estaba el jefe de la Policía Municipal, Javier Goya.
Desde hace décadas, como recordó un diácono al inicio de la misa, en el canto de entrada se interpreta una página del códice medieval de San Cernin titulada Prossa in Misa, de comienzos del siglo XV. Una pieza a la que pusieron voz y melodía, así como el resto de la música del acto religioso, la Capilla de Música de la Catedral, con la dirección de su maestro Aurelio Sagaseta, el Orfeón Pamplonés y la Orquesta Sinfónica de Navarra. “Ha sido en formato reducido por las circunstancias pero la acústica de San Saturnino es tan maravillosa que no importa”, decía Sagaseta.
Una misa en la que también se involucró a voluntarios de la parroquia para las lecturas de los Evangelios y de las preces, que recayeron en Marimar Ganuza Fanlo, Joaqui Sarmiento Martínez y José María Lorenzo Beunza Arroue. Y tras una hora, terminó el acto religioso, con la corporación entrando a la sacristía para compartir con los religiosos unas pastas y un vino. Pero antes, el arzobispo junto al cabildo y el párroco bajó del altar y recorrió los pasillos principales para saludar de cerca a los asistentes.
NO AL ABORTO Y A LA EUTANASIA
En su homilía, la máxima autoridad de la iglesia navarra se centró en la pérdida de valores y el relativismo moral. “El buenismo, como enaltecimiento social, trata de convencerse de que en el mal entendido progreso todo vale. Nos han quitado a Dios, no pasa nada. Nos han quitado los valores cristianos y no pasa nada. Nos han quitado la familia y no pasa nada. El matrimonio y los valores familiares cada vez se entienden menos. Son objeto de desprecio, son confundidos o ridiculizados y no pasa nada. Nos han convencido de que el aborto es libre y justo y no pasa nada. Nos han dicho que la eutanasia es buena y digna y no pasa nada. Y la culpa es de los cristianos rancios que están anticuados y no progresan”, describió para pedir una fe que no se diluya en el “buenismo”.
Francisco Pérez en la misa, al inicio, también recordó al obispo auxiliar y recién nombrado Arzobispo Castrense de España, Juan Antonio Aznárez, que no pudo acudir a la cita con el patrón. Precisamente, el arzobispo ocupó el mismo puesto antes de su nombramiento al frente de la iglesia navarra. ¿Hablamos por tanto de su predecesor? ¿Hay ya planes de jubilación? El arzobispo sonrió y dijo que el 13 de enero escribirá al Papa para comunicarle que cumple ya 75 años. “Según el Derecho Canónico se tiene que hacer así; después es el Papa quien decide”.
Al alcalde, Enrique Maya, también le había tocado decidir; o para ser más exactos, ayudar a decidir qué se hacía con la procesión y con los gigantes. “Primero hablé con la jefa de protocolo, que a su vez se puso en contacto con unos y otros y todos coincidieron en que no se daban las circunstancias”, desveló Maya, a quién, en lo personal, le dolía por su nieto de dos años y medio. “Es que aún no conoce a los gigantes”. Pero al menos, indicaba, se había podido vestir de gala para representar a la ciudad. La última vez había sido en San Saturnino de 2019.
volver arriba

Activar Notificaciones