Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Pandemia de la Covid-19

El pasaporte covid, a debate en la puerta de las discotecas de Pamplona

Opiniones recogidas la pasada madrugada en Pamplona muestran que la mayoría de usuarios de los locales de ocio nocturno aceptan para poder entrar la presentación del certificado que prevé el Gobierno foral

Grupos de personas, accediendo en la pasada noche del sábado al domingo a la sala Indara de Pamplona junto a responsables de control
Grupos de personas, accediendo en la pasada noche del sábado al domingo a la sala Indara de Pamplona junto a responsables de controlMarta Iraola
  • Iñigo Lecea / Marta Iraola
Publicado el 22/11/2021 a las 06:00
El Gobierno foral pedirá autorización al Tribunal Superior de Justicia de Navarra para, a partir del próximo fin de semana y hasta el 6 de enero, reclamar el pasaporte covid para acceder a algunos restaurantes, locales de ocio nocturno y eventos multitudinarios. La medida se aplicaría en aquellos restaurantes que tengan un aforo superior a 50 comensales, las discotecas y salas de fiesta, eventos con consumición y comida, y bares de copas. En estos últimos se empezaría a pedir a partir de las doce de la noche. Los establecimientos que, si el TSJN da el visto bueno, deberán pedir el pasaporte covid a sus clientes son aquellos que ya controlan de alguna manera el acceso, ya sea mediante entrada o reserva. La presentación del documento se realizaría de manera impresa o digital (teléfono móvil) en las puertas de los locales.
Las de las discotecas son algunas de ellas y, este último fin de semana, la posibilidad del pasaporte covid ya era debatida entre la clientela. Este periódico habló con la de varios locales pamploneses entre las doce de la noche y las dos de la madrugada del sábado al domingo.
ACEPTACIÓN MAYORITARIA
En la entrada y alrededores de Zentral, la mayoría afirmaba sentir más seguridad con la nueva medida. “Como usuario habitual de discotecas, me da más tranquilidad saber que la gente que está conmigo dentro está vacunada”, comentaba Mikel Fuertes, un joven de 20 años. “Aunque no sea 100% seguro - añadía-, prefiero estar con gente vacunada a estar con gente que no sé si ha recibido la vacuna”.
Íñigo Sánchez, otro de los consultados en esta zona, ratificaba este aspecto: “Ahora vas a poder ir a esos sitios con la certeza de que la gente que esté ahí se haya vacunado”. Este alivio era compartido por el resto. “Al final, lo que queremos es protegernos entre nosotros, yo estoy vacunado y me sigo poniendo la mascarilla para protegerme a mí y proteger a los demás”, señalaba Luis Juárez, un estudiante de Medicina de 20 años.
Las opiniones también se referían a aquellas personas que aún no se han vacunado. Juárez sostenía: “Creo que es un gesto egoísta e hipócrita que una persona que tiene la oportunidad de vacunarse por una enfermedad que ha causado tanto daño decida no hacerlo”.
En esta misma línea, Sonia Pérez, de 23 años, aseguraba: “A mí personalmente no me hace gracia vacunarme por determinadas razones, pero creo que no vacunarse es un gesto egoísta con el resto de la población”. En líneas generales, las críticos hacia quienes no se han querido vacunar predominaban. “Las personas que no se ha vacunado y siguen saliendo a Zentral o a Canalla me parecen egoístas porque saben que puede contagiar a los demás”, enfatizó Luis Juárez.
"CONTRA LA LIBERTAD"
No faltaron, sin embargo, quienes también aludieron a aspectos negativos que, a su juicio, puede traer la implantación del certificado covid. “Aunque me parece una medida adecuada, creo que va a ser muy criticada porque, en cierto modo, atenta contra la libertad de las personas”, decía Sonia Pérez. “Lo único negativo -añadía Íñigo Sánchez- es que no se respeta la decisión de la gente que no se ha vacunado, por muy equivocados que estén”. En contraste con esto, Mikel Fuertes señalaba: “Aún así, no están obligando a nadie, solo te dicen que para entrar a determinados establecimientos necesitas estar vacunado”.
Otro de los aspectos en los que la mayoría coincidía es en la efectividad que puede llegar a tener la medida. “Todo esto debería hacer que los contagios bajen ante la subida que hemos visto en las últimas semanas, la cual creo que ha sido por no usar estas herramientas”, afirmaba Sánchez. “Con estas medidas, los contagios deberían bajar en las próximas semanas”, señalaba Pérez.
Dos de los entrevistados comentaban la necesidad de este tipo de medidas en los tiempos actuales. Fuertes decía: “Al estar en una situación excepcional como es la pandemia me parece bien que se tomen medidas de este estilo”. “Al final son los tiempos que corren y la vacuna está para ponérsela”, asentía Sánchez.
"INCENTIVO" PARA VACUNAR
En la puerta de la discoteca Indara las opiniones no sonaban muy distintas. “Me parece genial que vayan a hacer esto. Esperemos que así sirva de incentivo para los que todavía no se han vacunado”, comentaba Gorka de Larrucea en la cola de la discoteca.
Esta idea era compartida por la mayoría de los jóvenes que la madrugada del domingo salían de fiesta. Consideraban que la medida que pretende el Ejecutivo foral puede ser lo que hace falta para que la gente que toda vía no ha recibido ninguna dosis de la vacuna lo haga. “Yo creo que a partir de ahora habría que hacer esto siempre, es algo muy lógico”, explicaba Leire Arias. Todo su grupo de amigas está ya vacunado y no notarían ninguna diferencia de tener que presentar el pasaporte covid la próxima vez que salgan de fiesta.
La mayoría de quienes estaban aguardando para entrar en el local tenían ya la pauta completa de vacunación, por lo que de entrar en vigor el certificado no les afectaría. “Me da igual que empiecen a pedirlo. Tiene sentido, porque al final en las discotecas estamos todos, los vacunados y los que no. A mí ya me pusieron las dos dosis, no quiero que por culpa de personas que no han querido las cosas vayan a peor”, comentaba Julen Olivares. Todos sus amigos, también inmunizados contra el virus, le daban la razón.
Había quienes opinaban que la decisión llega tarde. “Tendrían que haber hecho esto desde el primer momento. Es la única manera de asegurarse de que todo vaya bien”, explicaba María Lucía Llop. Su amiga Elena Gurría coincidía con ella en que era muy necesario por el bien de todos. La misma idea es que la que llevó a Fermín Flamarique a vacunarse en su momento y por la que le parece muy bien que implanten la medida. “En un primer momento no estaba muy a favor de la vacuna, tenía mis dudas. Probablemente si fuera solo por mi no me la hubiera puesto, pero entiendo que vivimos en comunidad y hay que pensar en los demás”, explicaba.
El plan del Gobierno llega en una semana en la que los casos de coronavirus se mantienen por encima de los doscientos diarios. “Cada día se oye que suben los contagios. Tal y como están las cosas, me parece necesario llevar este control”, sentenciaba Sergio Jáuregui.
volver arriba

Activar Notificaciones