Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Parques con lago (I)

Balsa de Mugartea, el 'pulmón verde' de Lezkairu

Localizada entre el barrio de Lezkairu y Mutilva, la balsa de Mugartea se ha convertido en el ‘pulmón verde’ de la zona. Entre su parcelas, aparece de vez en cuando un rebaño de ovejas que abona y cuida la vegetación, o una familia de patos, lo preferido por los más pequeños

Ampliar Balsa de Mugartea, el 'pulmón verde' de Lezkairu
Balsa de Mugartea, el 'pulmón verde' de Lezkairu
  • Xabier Pita
Actualizado el 26/07/2020 a las 06:00
Bicicletas, corredores, silletas con niños, ranas y padres paseando a sus hijos es todo lo q ue se puede encontrar en una mañana de paseo en la balsa de Mugartea, situada en la muga entre el barrio de Lezkairu y Mutilva.
Pensando en el medio ambiente, el parque que rodea al lago cumple con unos principios ecológicos. Por ejemplo, el ahorro de agua, porque las plantas son especies adaptadas al entorno y no precisan de riego. Estas plantas autóctonas sirven, a su vez, de alimento para aves y mariposas, además de controlar las plagas de insectos y roedores. El bombeo de agua se realiza gracias a la energía que captan las placas solares instaladas en una de las pérgolas del parque, y además, es un rebaño de ovejas, recogidas en un redil situado en lo alto de la colina, el que se encarga de ‘segar’ y abonar naturalmente las parcelas donde crece la vegetación silvestre. El parque cuenta con una zona de esparcimiento canino, un paseo circular que da la vuelta a la balsa a través de un camino, y un carril para atravesar la zona en bicicleta.
Elena Iriarte y Gabriel Izu, vecinos de Mutilva, conocen este espacio verde desde hacía ya años, porque suelen pasear bastante por la zona. Elena cuenta que la urbanización de este área ha ayudado a que se mejore la zona, que históricamente ha sido un humedal. Y el barrio debe su nombre a este estanque, pues ‘Lezka’ significa en euskera ‘junco’, porque el agua se estancaba donde ahora descansa el lago. El agua va canalizada y llega hasta el río Sadar. Elena y Gabriel recuerdan que durante los primeros días de desconfinamiento, fueron muchas las personas que aprovechaban para pasear por aquí, por la tranquilidad que ofrecía y porque es una zona verde muy apreciada entre los vecinos de la zona. A la sombra de un banco de madera se encuentran Celina y Maite. Ambas coinciden en que este es un espacio muy agradable y perfecto para pasear. Señalan que está muy bien que respeten el espacio natural como estaba antes. “Puedes andar por aquí y encontrarte una mata de arándanos o vegetación autóctona. Está muy bien”. Por buscarle alguna pega, Celina apunta que quizá es necesario colocar algún banco más por el parque.
La adecuación de la parcela para crear el lago ha ayudado a mejorar la zona que une Mutilva con Lezkairu. Blanca y Alfredo, un matrimonio de Mutilva, explica que el paisaje ha cambiado mucho gracias a la urbanización del barrio y la creación de este espacio verde. Ambos recuerdan que cuando se instalaron en la zona, el parque no existía y ahora es una zona muy agradable y perfecta para pasear. “Estamos muy a gusto aquí”, dice Blanca, mientras apunta que ahora pueden subir al centro de la ciudad andando, ya que este parque les acerca un poco más a Pamplona y les hace el camino más fácil.
A los hijos de Javier Robledo les encanta visitar el lago, y es por eso que acuden cada día. Mientras los pequeños persiguen a una bandada de patos en la orilla,junto a los juncos, Robledo explica que es una de las pocas zonas verdes que tiene el barrio. Además, señala que lo de las ranas es algo que se podía mejorar de la zona, porque el ‘croar’ que hacen por las noches de verano es”muy molesto”, sobre todo para los vecinos a los que su casa da directamente al lago. Él, dice, ha llegado a escucharlas alguna noche desde su casa, y eso que vive unas manzanas más alejado de donde se encuentra la balsa de Mugartea.
CLAVES

1. Fecha de creación: En amarzo de 2015 se adecuó lo que ahora es la balsa como una zona de retención del agua de lluvia, rodeado por una gran extensión de zona verde conocida como la urbanización ‘Mugartea’.

2. Flora: El parque cuenta con un total de 2300 árboles, entre ellos quejigos, fresnos, álamo negro, olivos, cerezos o arces, además de arbustos como alheñas, avellanos o bojes.
Fauna: caballos, gallinas y ovejas (redil), libélulas, patos, ranas, aves: vencejos, gorriones, pardillo común, grullas y escribanos trigueros, además de cajas nido de murciélagos.

Servicios de la zona: carril bici, zona de esparcimiento canino, caminos de asfalto y paseos peatonales, bares junto al lago, pérgola con zona de sombra y bancos de madera a lo largo del camino que rodea el lago.
volver arriba

Activar Notificaciones