Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Protesta

Este viernes, nueva huelga de piscinas en Navarra

2.000 trabajadores dependientes del convenio de gestión deportiva de Navarra, que demandan mejoras salariales, podrían secundar el paro

Ampliar La jornada del pasado 11 de agosto paralizó numerosas instalaciones.
La jornada del pasado 11 de agosto paralizó numerosas instalaciones.Irati Aizpurúa/Archivo
Publicado el 24/08/2022 a las 06:00
Con el mercurio llamando de nuevo a las puertas en las últimas semanas del verano, una nueva jornada de huelga amenaza con irrumpir en el correcto funcionamiento de numerosas instalaciones deportivas. Es el caso de piscinas como Sarriguren, Huarte, Artica, Olaz, Guelbenzu, Caparroso, San Adrián, Peralta, Zizur, Esquíroz, Astráin, Lekunberri, Orkoien, San Juan, Burlada, Salinas, Guelbenzu, San Jorge, Beriáin, Mutilva, Natación o Anaitasuna. Un listado que podría ‘engordar’ dependiendo del número de trabajadores que secunden la jornada, dejando sin socorristas numerosos vasos y provocando su cierre automático. De idéntica manera sucederá con aquellos empleados que se encarguen de atender las entradas y salidas de las instalaciones, personal de mantenimiento, administración...
Pero como bien explican desde CCOO, estarían llamados a la huelga solamente aquellos trabajadores a los que se les aplica el Convenio de Gestión Deportiva de Navarra. Es decir, entidades que gestionan otras entidades, tanto públicas como privadas. ¿Y esto que significa? Se traduce en que las instalaciones deportivas privadas con convenios propios o municipales que se gestionen directamente desde los ayuntamientos no entran en el llamamiento. Es el caso de la Sociedad Deportiva Amaya, por ejemplo.
SUBIDA DEL 6%
También existe la posibilidad de que, dentro de un club privado, exista personal subcontratado para desarrollar determinadas tareas, como sucede en Lagunak con sus socorristas. En este caso, a pesar de ser una instalación privada, podrían no acudir a sus puestos laborales. O como sucede en Huarte por las mañanas, que el personal que atiende en recepción pertenece al consistorio y no secundaría la huelga, mientras que los socorristas sí.
Un maremágnum de posibilidades que persiguen un mismo fin: “no perder poder adquisitivo”, solicitando al menos la subida del IPC hacia el 6%. Una cuantía que los clubs, en general, califican de “inasumible”. Por ello, como contrarréplica, se mantienen en que el incremento no podría ser superior al 3%. Este antagonismo impide avances en la negociación del convenio, caducado desde el 31 de diciembre de 2020.
Como se recordará, la huelga afectaría a unos 2.000 trabajadores dependientes de empresas como Sedena, Gesport, Masquatro, Urtats o Soysana. Se plantean más paros de cara a octubre.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE