Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Comunidades de vecinos

Objetivo: no abrir las ventanas en pleno invierno

Quienes instalan medidores tienen que cambiar de hábitos y, aún así, habrá diferencias en la factura entre pisos de orientación norte y sur

Ventanas abiertas de un edificio
Ventanas abiertas de un edificio PIXABAY
  • M.C.G.
Publicado el 22/11/2021 a las 06:00
Andar descalzo, sin tan siquiera calcetines, por el piso en pleno invierno cuando en la calle se está a cinco grados o menos. O usar solo una camiseta de manga corta para estar en casa. Son escenas que se ven en muchos pisos de calefacción central, donde no existe un control riguroso de la temperatura ni del gasto en combustible. Incluso, hay casos en los que el vecino del primero o del segundo abre la ventana para que entre fresco mientras el vecino del décimo se queja de que pasa frío.
La instalación de contadores individuales (repartidores de costes) viene a poner fin a que en un piso se disfrute de temperaturas primaverales en pleno invierno, lo que supone un derroche de energético y una emisión innecesaria de CO2 a la atmósfera. En general, se estima que en este tipo de instalaciones el consumo de energía es hasta un 30% más de lo realmente necesario.
El presidente del Colegio de Administradores de Fincas de Navarra, Peio Mendía, explica que estos equipos suponen, entre otras cuestiones, un cambio de hábitos. “Hay que pensar que muchas veces son pisos habitados por personas mayores, que se tienen que acostumbrar a regular la temperatura en su casa”.
Su instalación supone también que la factura depare sorpresas a más de un inquilino. “Verán que si siguen abriendo la ventana porque están a 26 grados van a pagar auténticas barbaridades”, apunta Peio Mendía, que recuerda que la temperatura razonable en un piso, según los expertos en la materia, ronda entre los 19 y 21 grados. “Con todos habrá vecinos que ahorren más y otros menos. Por ejemplo, los vecinos con el piso en orientación norte pagarán más que si el piso tiene orientación sur”, agrega el directivo. “Las calefacciones centrales tienen periodos más cortos de encendido pero más potentes y los pisos con calefacción individual tiene periodos más amplios de horario pero de menor potencia”, detalla.
En cuanto a la instalación, los expertos también indican que el momento más propicio para colocar los medidores es durante el verano. En concreto, en el periodo de calefacción apagada, de junio a primeros de octubre.
volver arriba

Activar Notificaciones