Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Accidentes de tráfico

Las vidas de cuatro navarros, antes de los accidentes de tráfico que se las cambiaron

Teodoro Abajo, Luis González, Burgo Chávarri y Jerusalén Iriarte, víctimas de accidentes de tráfico, se enfrentan a sus recuerdos desde el corazón de un desguace de coches. Lo hacen para concienciar, a casi un mes de Navidad

De izquierda a derecha, Teodoro Abajo, Luis González, Jerusalén Iriarte y Mª del Burgo  Chávarri, entre montañas de motores y coches siniestrados con el objetivo de concienciar
De izquierda a derecha, Teodoro Abajo, Luis González, Jerusalén Iriarte y Mª del Burgo Chávarri, entre montañas de motores y coches siniestrados con el objetivo de concienciar Iván Benítez
Publicado el 22/11/2021 a las 06:00
Noviembre de 2021. Una de la tarde. El sol proyecta una lluvia de reflejos sobre un horizonte de chapas y lunas reventadas. Entre amasijos retorcidos y olor a gasolina llama la atención un precinto policial y algunos objetos personales: un paraguas de colores, una libreta, juguetes... “Este sitio me está revolviendo mucho. Me vienen muchos recuerdos...”, describe el momento Jerusalén Iriarte ‘Jeru’ al bajar de la furgoneta de Adacen. El sitio al que se refiere es nada menos que un desguace de coches. 
Un cementerio donde se apilan tanto vehículos viejos como siniestrados en las carreteras de Navarra. Al paso frágil de Jeru le siguen los silencios de Teodoro Abajo, Mª del Burgo, en silla de ruedas, y Luis González, apoyado en un bastón. Los cuatro avanzan despacio, vigilados muy de cerca por Usua Purroy Bermejo, trabajadora social de la asociación. 
Es la primera vez que estas cuatro personas, víctimas de accidentes de tráfico, se enfrentan a sus propios recuerdos desde un lugar como este. Sus rostros se han transformado al entrar en esta explanada. Gestos serios y miradas perdidas, “extrañas”, describen quienes les conocen. Miradas que habitualmente arropan sonrisas. “Es que todo esto revuelve mucho”, reitera Jeru. Se les ve conmocionados. El periodista pregunta si se encuentran bien. Y ellos asienten. “Si de esta manera podemos ayudar a salvar una vida...”, responden. 
Se acerca a saludarles Hugo San Martín Maya, el responsable de Desguaces Mutilva, un negocio familiar de más de 20 años. “Uno nunca se acostumbra a ver todo esto”, admite San Martín. “Al verles aquí, se recibe un golpe de realidad”. Jeru se anima a participar en la conversación. “Al ver todo esto se me ocurre que sería muy interesante que se impartiera educación vial en los desguaces, así los chavales podrían sentir de cerca un accidente de tráfico”, lanza la idea la artajonesa, que también imparte charlas sobre esta realidad en las aulas junto a la Policía Foral. Al responsable del desguace le parece una buena propuesta. 
“Impactaría, sin duda”, apostilla San Martín. Un motor hundido desvía la atención de Jeru hacia lo alto y en un acto instintivo se lleva la mano a la pierna, como si le doliera. “Mi coche quedó igual tras el impacto, el motor me hizo un sandwich en las piernas y el fémur se fracturó en tres pedazos”. Los recuerdos llegan a paladas.
CON LOS 5 SENTIDOS
Este domingo fue el Día Mundial en Recuerdo de las Víctimas de Accidentes de Tráfico. 1,3 millones de personas mueren cada año en las carreteras de todo el mundo y cerca de 50 millones resultan heridas graves en esos mismos choques. Otro dato: los accidentes de tráfico son la primera causa de muerte global de personas entre 15 y 29 años.
En Navarra, por cada fallecido se calcula que hay además otras 70 personas que sufren secuelas de por vida, lo que eleva a más de 1.000 los navarros que este año se han visto en esa situación a raíz de las heridas derivadas de un siniestro vial. Entre las más graves, explicaba hace unos días en rueda de prensa Andrés Ilundáin, director de Adacen, todas las que afectan al sistema neurológico en forma de daño cerebral o paraplejia. Ilundáin recordaba entonces que en Navarra se estima que viven 6.500 personas afectadas por daño cerebral adquirido con carácter crónico, de las que 1.300 sufrieron traumatismo craneoencefálico, en su mayoría al sufrir un siniestro en carretera.
Junto al director de Adacen comparecía Sergio Induráin, presidente de la Asociación Provincial de Autoescuelas de Navarra (APANA), y Belén Santamaría, jefa provincial de Tráfico en la Comunidad foral, quienes presentaron a los medios la campaña de prevención de accidentes: ‘Conduce con los 5 sentidos para no perder ninguno’. “No solo se trata de impartir formación para poder conducir, sino también concienciación”, refrendaba Induráin. A lo que Santamaría agradecía la “labor impresionante” de Adacen y pidió la colaboración de todos para acercarnos como sociedad al reto de disminuir en un 50% el número de víctimas de accidentes en carretera. No quiso olvidar en esa apreciación a los usuarios de bicicletas. “Tanto las carreteras por las que se transita como el vehículo que se conduce, como por supuesto el conductor que lo maneja tienen que ser seguros”, apuntó.
volver arriba

Activar Notificaciones