Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Presupuestos

La economía se “normalizará” en 2023 con un crecimiento del 2%

Hacienda estima que tras el rebote “de este año y el siguiente” la actividad recuperará la senda precovid

Camiones cargados de coches nuevos saliendo de Volkswagen Navarra
Camiones cargados de coches nuevos saliendo de Volkswagen NavarraEDUARDO BUXENS
  • D. D. M. Pamplona
Publicado el 15/11/2021 a las 06:00
El dinamismo del sector servicios, principalmente en todo lo relacionado con el ocio, la cultura y el turismo gracias al levantamiento de las restricciones de la pandemia, explica en buena medida el aumento del PIB navarro entre julio y septiembre y contrasta con la “complicada situación” a la que se enfrenta la industria, fundamental para la economía regional. El encarecimiento de los costes energéticos y los problemas de abastecimiento, que se prevé se prolonguen todavía durante bastantes meses, están frenando su expansión pero, al menos de momento, no empañan las previsiones -“prudentes”, según la Hacienda foral- de crecimiento que se recogen en el cuadro macroeconómico 2021-2024 y que soportan los Presupuestos Generales de Navarra del próximo ejercicio. Previsiones que proyectan un “crecimiento notable” de la actividad durante 2021 y 2022, respaldado “por la favorable trayectoria que ha mostrado la economía foral durante la primera mitad de este año, el dinamismo de la demanda interna y el impulso adicional de los fondos europeos Next Generation EU”.
Así, según se recoge en el Informe Situación y Perspectivas de la Economía Navarra y de la Hacienda de Navarra, “el levantamiento de la mayoría de las restricciones a comienzos de octubre marca un punto de inflexión y acerca el escenario a una nueva normalidad que anticipa una importante reactivación de los servicios en la última parte del año”.
Tras el rebote económico que se proyecta para este año y el siguiente, con crecimiento del PIB real este año del 6,5% y del 5% en 2022, la actividad se “normaliza” en 2023 y 2024, con unas tasas de crecimiento de entre el 1,7% y 2,2% para el primer ejercicio y en torno a 1,6% para 2024, tasas “más moderadas y coherentes con la senda que dibujaba la economía foral antes de la pandemia”. Remarca en todo caso Hacienda que las previsiones en un horizonte temporal tan amplio están sujetas “a un elevado nivel de incertidumbre”, ya que dependen de la velocidad y la magnitud de la recuperación en los años precedentes. Estas son algunas de las claves que se recogen en el informe.
Gráfico
GráficoDN
EL EMPLEO PODRÍA CRECER HASTA EL 3,6%
El crecimiento del empleo que se proyecta para este año oscila entre el 2,8% y el 3,6% y se situaría entre el 3% y 4,1% en 2022. Las tasas se moderan en los dos ejercicios siguientes: en torno al 1,7% en 2023 y al 1,4% en 2024. Para la previsión se utiliza un modelo de regresión que estima la ocupación a partir de los datos de empleo del año anterior y el PIB del año en curso y realiza estimaciones bajo los tres escenarios simulados para el PIB (favorable, central y adverso).
IPC: UN 2,7% EN 2021 Y UN 1,9% EN 2022
Las previsiones de IPC se actualizaron en el mes de septiembre, revisando al alza las proyecciones recogidas en el Informe de Previsiones de la economía navarra de comienzos de agosto. “Se ha proyectado una senda de crecimiento del IPC similar a la prevista por el Panel de Funcas para España, pero con un diferencial positivo respecto al conjunto nacional”, explica el informe. Se prevé que el IPC aumente un 2,7% en 2021 (promedio anual) y un 1,9% en 2022. La inflación se moderaría en 2023 y 2024, con un crecimiento medio anual de 1,4%.
CIERRE DE 2021, MENOS DÉFICIT DEL PREVISTO
La recaudación tributaria, superior a la prevista, y la llegada de financiación estatal que no estaba contemplada inicialmente sumada a “la favorable evolución de los indicadores presupuestarios y económicos” permitirán a Navarra cerrar el año con un déficit inferior al previsto lo que reducirá las necesidades de financiación de la Hacienda foral. La AIReF, prevé que la comunidad cierre el ejercicio con un déficit de -0,3%, que podría aumentar hasta -1,5% si no se considera la transferencia extraordinaria del Estado.
GASTOS COVID: 100,5 MILLONES EJECUTADOS
El gasto covid que se incluyó en los presupuestos de 2021 contaba con un crédito inicial de 131,6 millones de euros que terminó siendo incrementado hasta 228,3 millones. Hasta el mes de agosto se han ejecutado 100,5 millones, de los cuales casi la mitad corresponden a gastos de personal, el 28% a transferencias y el 23% a compras de bienes y servicios.
LA AUTOMOCIÓN LASTRA LAS EXPORTACIONES
Los datos de exportaciones desglosados por tipo de producto muestran que todos los sectores económicos, a excepción de la automoción y las materias primas, han rebasado ya las cifras de 2019. El informe alude a la falta de semiconductores “que está ocasionando serios problemas en el sector del automóvil, que ya afrontaba un escenario complicado antes de la pandemia”. Y este desabastecimiento está provocando paradas de producción en la mayoría de las fábricas de automóviles que, en el caso de Navarra, han derivado en un recorte de 23.000 vehículos sobre el volumen previsto para 2021. “No se espera una pronta solución de este problema, por lo que se prevé que el sector siga frenando la evolución de las exportaciones forales”, advierte el informe. Por el contrario, las ventas de productos alimentarios y bienes de equipo, dos de los principales sectores exportadores de Navarra además del automóvil, muestran una evolución muy favorable.
volver arriba

Activar Notificaciones