Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Jornada

Las familias monomarentales duplican el riesgo de pobreza en Navarra por la ausencia de políticas

Son cerca de 2 millones en España y 24 mil en Navarra, más del 80% con mujeres al frente

Un momento de las V Jornadas Monomarentales celebradas en Estella
Un momento de las V Jornadas Monomarentales celebradas en EstellaCedida
  • Diario de Navarra. Pamplona
Actualizado el 14/10/2021 a las 10:55
Apenas el 8,5% de las 24.200 familias con una sola cabeza de familia de Navarra están registradas en el Departamento de Derechos Sociales del Gobierno y pueden beneficiarse de las ayudas que contempla la ley foral de 2019 -beneficios fiscales, becas, ayudas a la conciliación, etc-.
Con este dato, Carolina Urbina Salazar, presidenta de AMILIPS (Asociación de Mujeres Integradoras para Lograr la Igualdad Psicosocial), abrió las V Jornadas de Familias Monomarentales “Mujeres que sostienen a sus familias”, que tuvieron lugar en la Casa de Cultura de Estella, el pasado sábado 9 de octubre por la mañana.
Por quinto año consecutivo, , estas jornadas son producto del activismo, la sensibilidad, el compromiso y el trabajo de las mujeres migrantes de AMILIPS y de las mujeres separadas de la asociación estellesa Juntas y Revueltas, que cuentan con el apoyo del Instituto Navarro para la Igualdad y el Ayuntamiento de Estella y la asistencia técnica de Equala Iniciativas.
Ambas asociaciones se turnan en la organización, con el objetivo de poner de manifiesto su empoderamiento personal y colectivo en la búsqueda de visibilizar, informar y dar solución a las situaciones y problemáticas que plantean sus asociadas. “Estas mujeres son sostenedoras de sus familias desde la soledad, una situación que no siempre encuentra una escucha social que las contenga y acompañe”, explican desde los colectivos.
En la apertura del encuentro, la directora del Instituto Navarro para la Igualdad, Eva Istúriz García, puso en valor el trabajo de ambas asociaciones y, en relación a las pocas familias registradas en la Comunidad, señaló que “nos preocupa mucho el dato que has dado, hay una serie de ayudas y las mujeres no acceden a esas ayudas. Hay unas barreras que no se han percibido” y se comprometió a trabajar desde el INAI para informar, y garantizar el acceso a estos beneficios. “No somos quienes damos las ayudas, pero nuestra responsabilidad es apoyaros para que podáis acceder a ellas”, expresó.
LOS PRISMAS DE LA MONOMARENTALIDAD
En la primera ponencia de la mañana, Carmen Flores, presidenta de la Federación de Asociaciones de Madres Solteras (FAMS) reivindicó el término “monomarental”, por el que vienen trabajando desde 1983 -y a partir de 1994 con la Federación-, y
resaltó que el hecho de que “se organicen espacios específicos como este y no los organicemos nosotras, es un gran avance”.
La ponencia de Flores se centró en la urgencia de una ley a nivel estatal que coordine y unifique criterios sobre la monoparentalidad, al tiempo que hizo un recorrido histórico por el tratamiento institucional y los relatos sobre las familias a cargo de mujeres solas en España, con el objetivo de “ver de dónde venimos para entender dónde estamos y por qué estamos como estamos”.
“¿Por qué carecemos de leyes? Porque venimos de una sociedad en que la institución familiar es la familia tradicional y, aunque tenemos mucha diversidad de modelos de familia, esto sigue pesando en la cabeza de la gente y de quienes nos gobiernan, no entienden” -señaló Flores. “Nos dicen que los tenemos que convencer de que tienen que legislar para las familias monomarentales. ¿los tenemos que convencer? No puedes dejar que las familias lleguen a situación de pobreza por no tomar medidas a tiempo”.
Los datos estadísticos de la Encuesta de Condiciones de Vida (INE, 2020) que acompañaron la intervención de Flores son más que contundentes: la tasa de riesgo de pobreza en familias monoparentales es del 49% frente al 26% del resto de familias y el riesgo de pobreza monetaria en familias encabezadas por mujeres (el 81% del total en España) es del 45% frente al 29% de aquellas encabezadas por hombres.
LAS MADRES DE CUENTO Y LAS REALES
La escritora argentina Florencia del Campo, autora de la novela de autoficción Madre mía (Caballo de Troya, 2017), continuó la jornada con “El cuento de una madre de cuento”, un análisis sobre una variedad de cuentos tradicionales y otros contemporáneos y las figuras de “madre” que aparecen en ellos. Una mirada sobre las madres de la literatura como ejercicio “para reconocer a las madres reales, humanas, de la otra literatura: la vida”, explicó la autora.
Desde Hansel y Gretel a Caperucita, Blancanieves y Jack y las habichuelas, pasando por relatos más cercanos en el tiempo, como La señora de los cerdos, Madre chillona o El Globo, la propuesta fue repasar qué figuras de madre aparecen en los cuentos, qué figuras de mujer y su relación con rol de madre. Madres no solo biológicas, también simbólicas: la madre buena (que casi siempre muere al comienzo del cuento), la madrastra, la bruja, el hada madrina. La madre que nunca tiene nombre.
Tras el descanso, fue el turno de Yolanda Resano, responsable junto a Ainara Iraizoz del servicio de Atención Psicológica, que depende del Área de Igualdad del Ayuntamiento de Estella-Lizarra. Durante su disertación “Cuidarse no es una tarea más”, la psicóloga indicó que dos de cada diez madres solas han sufrido algún tipo de trastorno -depresión o ansiedad principalmente, asociados a la sobrecarga-.
En la sesión, Resano compartió aprendizajes y experiencias de las mujeres que atienden en el servicio para poner voz a las dificultades que enfrentan y al poco espacio que queda para ellas. Como es el caso de una mujer joven, víctima de
violencia de género, que sólo puede hablar de cuestiones funcionales, de la imposibilidad de salir adelante, sin lugar para su proceso personal. O una mujer ya en edad de jubilarse, pionera entre las divorciadas, a quien su familia siempre llama para pedirle cosas, que está agotada y tiene que aprender a decir que no.
Para cerrar, la profesional puntualizó que también el modelo de monomarentalidad tiene sus ventajas: es una situación de empoderamiento porque “se ven capaces de sostener a la familia”, además, la crianza -las normas y los límites- depende solo de ellas, desaparecen los conflictos y hay una sensación de alivio y de mayor posibilidad de diálogo con sus hijos e hijas.
Las jornadas se llevaron a cabo con todas las medidas COVID y un aforo de unas 25 mujeres, al tiempo que fueron transmitidas en directo por los canales de Facebook de Equala Iniciativas y de Amilips.
volver arriba

Activar Notificaciones