Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Sucesos

Cuatro jóvenes de 18 años, detenidos tras robar en Refena

Se llevaron un par de pantallas de ordenador y fueron puestos en libertad poco después

Los cuatro arrestados en Refena nada mas ser detenidos por agentes de la Policía Local
Momento de la detención de los cuatro jóvenes en RefenaCEDIDA
Actualizado el 11/10/2021 a las 07:26
Lo que aparentemente pudo empezar como un acto de “vandalismo juvenil” o “chiquillada”, describían ayer testigos del suceso, se convertirá en un problema para los cuatro jóvenes navarros de 18 años (dos acaban de cumplirlos) que el viernes por la noche irrumpieron en el Recinto Ferial de Navarra (Refena) con la intención de pillar lo que pudieran. Será un problema, porque desde este fin de semana en su historial también constará una muesca de antecedentes delictivos “por tentativa de robo por fuerza”, según Policía Foral. Aunque, en realidad, no fue tentativa, sino robo en toda regla.
Sucedió en Pamplona entre la una y las dos de la madrugada. Los cuatro chavales buscaron una de las ventanas de la nave que dan a la pista del karting, rompieron el cristal y accedieron. Pero, al entrar, se cortaron. En su obsesión por encontrar algo importante, deambularon por las oficinas, revolvieron todo lo que pudieron y dejaron un rastro de sangre. Al final, su botín se tradujo en dos pantallas de ordenadores. Antes de escapar por la misma ventana, su rabia les empujó a desbaratar un extintor. Y una vez en la calle trataron de acceder a la pista del karting sin conseguirlo. Forzaron una ventana pero se toparon con una reja y desistieron. En ese momento, un vecino les sorprendió y llamó a la Policía Foral, que no tardó en aparecer. Los detuvieron con las manos en la masa (ver fotografía). Los cuatro chicos fueron puestos en libertad pocas horas después. Antes, sin embargo, confesaron que era la primera vez que hacían algo así y que solo uno había tenido algún problema con la policía y por menudeo.
volver arriba

Activar Notificaciones