Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Política

La temporalidad afecta ya al 37% de las plazas del Parlamento

El 44% de sus 59 puestos están vacantes, de los que el 85% se cubre con contratos administrativos

Vista del hemiciclo del Parlamento, minutos antes del inicio de una sesión plenaria
Vista del hemiciclo del Parlamento, minutos antes del inicio de una sesión plenariaJosé Carlos Cordovilla
  • Beatriz Arnedo. Pamplona
Publicado el 14/07/2021 a las 06:00
La temporalidad afecta ya al 37% de los puestos de plantilla del Parlamento navarro. Así se refleja en el informe que ha realizado la Cámara de Comptos sobre las cuentas del Legislativo en 2020, en el que repasa la situación de la plantilla orgánica y el problema de las vacantes que arrastra y que el año pasado empeoró con la jubilación de ocho personas.
La Cámara de Comptos recomienda al Parlamento que continúe trabajando para cubrir esas vacantes de forma definitiva, mediante convocatorias públicas.
La Mesa que dirige el Legislativo analizó a mediados del año pasado la necesidad de reorganizar los servicios del Parlamento y cubrir las vacantes, ante la advertencia que ya había recibido de la Cámara de Comptos. Para ello, fijó un cronograma que esperaba iniciar el pasado enero, con una planificación para la provisión definitiva de las vacantes.
No obstante, el órgano fiscalizador lamenta que en la fecha en la que redactó su informe “existe retraso en el cumplimiento del cronograma previsto, causado, entre otros aspectos, por los efectos de la situación excepcional derivada de la crisis sanitaria motivada por la covid-19”.
A raíz de este informe y de la recomendación de la Cámara de Comptos, el presidente del Parlamento, Unai Hualde, ha trasladado al órgano fiscalizador que actualmente se está negociando con la junta de personal de la institución una propuesta para modificar las normas de reorganización de los servicios del Legislativo, “paso previo a la cobertura de las vacantes existentes”, ha asegurado.
26 PLAZAS VACANTES DE 59
Según la última plantilla orgánica aprobada, el Parlamento tiene 59 puestos de trabajo para personal funcionario. Al margen de ellos están los puestos eventuales de confianza que nombran los cargos políticos y que no forman parte de la plantilla, donde hay 3 eventuales (jefatura de gabinete y secretaría del presidente del Parlamento y secretaría de la Mesa) y los 13 asistentes de los grupos parlamentarios.
De los 59 puestos que conforman la plantilla de la Cámara foral, a 31 de diciembre de 2020 estaban ocupados 33 por funcionarios y 26 estaban vacantes (el 44%). De esas 26 plazas, 22 estaban cubiertas por personal contratado administrativo (el 85% de las vacantes), sin que se hayan iniciado los correspondientes procesos selectivos para su provisión. El número de contratados para cubrir plazas vacantes eleva la temporalidad al 37% de la plantilla orgánica que tiene el Parlamento.
Las vacantes un año antes eran menos, un total de 18, debido a que se han jubilado 8 trabajadores de la Cámara.
El órgano fiscalizador analiza la situación de los contratos administrativos en el Parlamento. La mitad de los 22 contratados, 11 de ellos, tienen una antigüedad en su puesto de trabajo superior a 3 años; y 3 tienen más de 2 años.
La plantilla cuenta con 5 puestos de letrado, de los que 3 están vacantes y ocupados por personal contratado administrativo.
La jefatura de Servicios Generales de la Cámara navarra está ocupada desde finales de 2017 por una persona contratada con más de 7 años de antigüedad.
GASTO DE PERSONAL
Todos estos datos figuran en el informe de fiscalización del Parlamento de Navarra en el año 2020 que ha realizado la Cámara de Comptos, en el que se constata cómo descendió el gasto del personal funcionario, ya que fue de cerca de 1,89 millones, es decir, cerca de 744.000 euros menos que el año anterior. Por el contrario, las retribuciones para el personal contratado se incrementaron, ya que ascendieron a 803.000 euros frente a los 256.000 del año 2019.
EL DINERO QUE VA A LOS PARTIDOS LO FISCALIZA EL TRIBUNAL DE CUENTAS
Al margen de los salarios y dietas de los parlamentarios (3,1 millones de euros), o de los salarios de sus asistentes y cargos de confianza (570.000 euros), el Legislativo destinó el año pasado 2,77 millones de euros en total a subvenciones a los grupos de la Cámara para sus gastos de funcionamiento, organización, de personal y actividad. Esta es la principal fuente de financiación de los partidos navarros.
La Cámara de Comptos reclamó hace dos años, en el informe sobre el gasto del Parlamento en 2018, que se estableciera un procedimiento de control de ese dinero, hasta ese momento inexistente, apuntando la posibilidad de que los grupos presentaran una contabilidad específica de esas subvenciones para comprobar su correcta utilización. Es una petición que el Parlamento ya ha cumplido. En septiembre de 2019 reguló estas asignaciones, en una norma que entró en vigor en enero de 2020.
No hay ni límite ni requisitos para destinar ese dinero de los grupos parlamentarios navarros a los partidos, recuerda Comptos, que subraya que la fiscalización de esas aportaciones la debe hacer el Tribunal de Cuentas nacional.
EL 95% VA A LOS PARTIDOS
El 95% del dinero que recibieron el año pasado los grupos del Parlamento lo destinaron a financiar sus partidos, 2,63 millones de los 2,77 millones.
Así, Navarra Suma (UPN, Ciudadanos y PP) dejó en manos de sus partidos 792.000 euros de los 916.308 que recibió (el 86%).
El PSN dio a su partido 664.337 euros, pese a que el grupo obtuvo 587.712 euros. Explicó que tenía excedentes de ejercicios anteriores.
Geroa Bai (PNV, Geroa Socialverdes y Atarrabia Taldea) y EH Bildu (Sortu y EA) destinaron a sus partidos prácticamente todo el dinero que recibieron como grupo, 475.027 euros en el caso Geroa Bai, y 412.032, en el de EH Bildu.
Podemos recibió de la Cámara 209.052 euros y al partido fueron 189.795 (el 91%).
Por último, Izquierda-Ezkerra (Izquierda Unida y Batzarre) dejó en manos de sus formaciones políticas 176.400 euros de los 178.104 que recibió (el 99%).
volver arriba

Activar Notificaciones