x
Activar Notificaciones

Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
Coronavirus Navarra

Historias de superación del coronavirus en Navarra

Dos navarros, uno que fue aislado en su casa y otra hospitalizada 11 días, cuentan su enfermedad y posterior recuperación

Foto de Pablo Sotés en una imagen previa al aislamiento por coronavirus.

Pablo Sotés en una imagen previa al aislamiento por coronavirus.

CEDIDA
Actualizada 25/03/2020 a las 08:23
A+ A-

Pablo Sotés Mariñelarena, coordinador de comunicación del Festival Punto de Vista, advirtió los primeros síntomas del coronavirus el 12 de marzo. Unos días después tenía previsto realizar una donación de médula. Pero todo quedó paralizado cuando se confirmó el positivo y quedó aíslado en una habitación de su casa junto al Casco Viejo de Pamplona. Dos semanas después ha superado la enfermedad y espera que hoy le digan si puede salir ya de su habitación, “aunque sea para poder andar por casa”.

Ya en su domicilio se encuentra una sanitaria navarra, prefiere guardar el anonimato, que ha estado once días ingresada en la Clínica Universidad de Navarra con una doble neumonía. A su lucha contra la enfermedad le acompañó la preocupación por lo que había dejado en casa, donde su madre, de 94 años, su marido y dos hijas también se habían infectado con el coronavirus. Afortunadamente con síntomas más leves. Sus testimonios ponen voz a una realidad que también invita a la esperanza.

Pablo Sotés Mariñelarena: “Iba a donar médula, pero el virus paró todo”


A sus 35 años, la perspectiva de aislarse durante semanas en una habitación de apenas diez metros cuadrados con el coronavirus se le hizo una montaña. Hoy, superada ya la enfermedad, responde jovial al teléfono.

¿Cómo se encuentra?
Ahora bien. Sigo aislado en una habitación en casa, vivo con mi pareja, para evitar contagios.

¿Cuándo advirtió los primeros síntomas?
El 12 de marzo. Empecé con un poco de fiebre y algo de tos. Tomé paracetamol pero decidí llamar al teléfono que hay habilitado en Navarra.

¿Qué le hizo sospechar que podía ser coronavirus?
Los síntomas coincidían y por esas fechas ya se estaba hablando mucho del tema. Además tenía que informar de la situación puesto que a la semana siguiente tenía que pasar unas pruebas médicas ya que soy donante e iba a llevar a cabo una donación de médula.

¿Tardaron mucho en hacerle la prueba? ¿Cómo fue el proceso?
Llamé el jueves día 12 al teléfono 948 290 290 y al día siguiente por la tarde me hicieron el test. El sábado por la mañana me confirmaron el positivo.

¿Cómo recibió la noticia?
Con tranquilidad. Tampoco estaba experimentando unos síntomas muy graves. Sí que pensé en la gente de mi entorno con la que había estado esos días, en mis padres que son más mayores, y mi miedo era más por todos ellos que por mí, que me encontraba relativamente bien.

En su caso no fue necesario que lo ingresaran en el hospital, pero se ha visto obligado a permanecer aislado en una habitación en casa. ¿Ha sido duro?
Sí quizás eso es lo que me puso un poco más nervioso al principio, el aislamiento. Psicológicamente fue lo más duro. Porque no es que te vayas a quedar confinado en casa, sino en tu habitación, en apenas diez metros cuadrados, y sólo vas a poder salir para ir al baño.

¿Hasta cuándo tiene que mantener el aislamiento?
La tos y el malestar de los primeros días fue desapareciendo. Mañana hará dos semanas desde que tuve los primeros síntomas, por lo que hoy deberían llamarme los médicos y decirme si puedo dejar el aislamiento en la habitación, aunque tenga que seguir confinado en casa. Y si tengo que seguir aislado más tiempo y es por el bien común pues tendré que hacerlo, no queda otra. Trabajo en el ordenador tampoco me falta.

¿Cómo ha funcionado el seguimiento médico a distancia?
Me han llamado algunos días desde el centro de salud del Casco Viejo para llevar el control y saber en qué momento tenía síntoma s o no. El fin de semana les dije que no hacía falta que me llamaran, que si veía que me encontraba peor ya daría yo aviso.

¿Qué le ha ayudado a mantenerse fuerte en los momentos de más debilidad?
La gente. El contacto con familiares y amigos que te llaman o que te mandan vídeos para levantar el ánimo, las ganas de volver a verlos y abrazarlos es lo que te da fuerzas en esos momentos.

¿Qué mensaje traslada a quienes acaban de ser diagnosticados o lo puedan estar en el futuro?
Hay que pensar en positivo, esto va a pasar, pero debemos ser responsables de nuestros actos. No sólo pensando en nosotros, sino en el resto de la sociedad. Entiendo que haya gente que tenga miedo a la enfermedad, pero hay que estar tranquilos, confiar en nuestra sanidad.

¿Qué es lo primero que va a hacer cuando salga de casa?
No había pensado en ello todavía. Seguramente será ir a comer con la familia o algo tan simple como tomarme una caña, vivo al lado del casco Viejo, con unos amigos. Son cosas cotidianas pero que ahora vamos a valorar más.

Sanitaria pamplonesa de 57 años: “Me encuentro cansada tras una neumonía severa”


¿Qué tal se encuentra?
Aún sigo convaleciente, pero ya en casa. Intento hacer vida normal, aunque no puedo, es como si me faltara el aire.

¿Cuándo se contagió?
Creemos que pudo ser en la última semana de febrero. Nos contagiamos mi hija y yo, quizá por una amiga que me presentó, pero no lo sabemos con seguridad. Ese fin de semana celebramos una comida familiar a la que vinieron mis seis hijos, las mujeres de estos, mi madre de 94 años... Una comida muy entrañable. Cuando se fueron me sentí cansada y pensé: ¡cómo pasan los años! Los dos días siguientes fui a trabajar de mañana y el martes empecé a tener alguna décima de fiebre.

¿Pensó en el coronavirus?
No, no. Apenas me había desplazado, creía que no había tenido contactos con posibles casos. Estaba tranquila. Había pocos casos en Navarra. El miércoles no fui a trabajar. Creí que sería una gripe, aunque empecé a preocuparme porque la fiebre no bajaba.

¿Cómo afrontó la situación?
Mantuve contacto con mi médico de cabecera, una chica muy buena del centro de salud de Barañáin. Pero al paso de los días me noté distinta, mareada, muy cansada, sin apetito. Además me enteré de que un hijo mío, que trabaja en La Paz y que había estado en la reunión familiar del fin de semana anterior, había dado positivo. Ahí fue cuando empezamos a agobiarnos un poco. Y a la vez me sentía un poco culpable. Pensaba en las compañeras de trabajo con las que había coincidido, las personas a las que había podido saludar... Al final nos hicieron la prueba en la Clínica y dimos positivo. También mi marido, luego mi madre y otra hija.

¿Cómo se encontraba usted para entonces?
Me hicieron la placa y el escaner. Estaba fatal, con una neumonia bilateral, multifocal y severa. Ahora soy consciente de la gravedad y de que posiblemente, aunque yo estuve tranquila todo el tiempo, si hubiera ido unas horas más tarde, o al día siguiente, quizás estaríamos hablando de otra cosa. No lo sé.

¿No fue necesario su paso por la Unidad de Cuidados Intensivos?
Me dijeron que no estaba crítica, aunque tenía una neumonía severa. Fui uno de los primeros ingresos en planta de la Clínica Universidad de Navarra. Y tuve suerte porque llevo trabajando 35 años allí y me he sentido como en casa. Me pusieron un tratamiento y he estado once días ingresada. Ahora tengo que estar en reposo, una neumonía no se cura en tan poco tiempo, pero estoy animada. Tengo confianza en Dios y no me he sentido sola.

¿Qué es lo que más le preocupaba en sus días de hospital?
Sobre todo mi madre, de 94 años, que también dio positivo. El centro de salud al que ella pertenece se ha portado también muy bien y una de mis hijas ha podido atenderla. Por fortuna, mi madre no ha tenido complicaciones, igual la carga viral era menor, y ha salido como una jabata.

¿Qué aconsejaría a quien hoy está preocupado porque un familiar o él mismo se ha infectado?
Hay que estar tranquilos y confiar en la sanidad pública y privada, que es excelente y lo está dando todo en esta crisis. Debemos ser precavidos, hay casos que se complican, y, sobre todo, debemos seguir las instrucciones que nos dan las autoridades.

Sigue las recomendaciones de las autoridades sanitarias ante el coronavirus. Frente a las noticias falsas, haz caso solo a fuentes oficiales y a la información, veraz y contrastada, de los medios de comunicación. Si tienes dudas o presentas síntomas puedes llamar a tu centro de salud en días de labor; si solo requieres información, llama al 948 290 290; si tienes síntomas claros, si has viajado a una zona afectada o has tenido contacto con alguien que ha dado positivo, puedes llamar al 112. La manera más eficaz para evitar la propagación del coronavirus es el lavado de manos con jabón; las mascarillas se recomiendan cuando hay síntomas o contacto con personas mayores con bajas defensas.

 

 


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra