x
Activar Notificaciones

Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Epidemia de coronavirus

Garazi Larunbe (Beti Onak), 15 días viviendo con el coronavirus

Garazi Larunbe Azkona, jugadora de balonmano del Gurpea Beti Onak, relata cómo está afrontando su día a día cuando cumple dos semanas con el covid-19

Garazi Larunbe, con el brazo en alto, este martes en casa después de la entrevista.

Garazi Larunbe, con el brazo en alto, este martes en casa después de la entrevista.

Diario de Navarra
Actualizada 25/03/2020 a las 08:16
A+ A-

El 10 de marzo le dijeron que tenía coronavirus. Lo supo tres días después de haber estado en contacto directo con un contagiado en Urgencias. Aquel día Garazi Larunbe Azkona (Pamplona, 1994), jugadora de balonmano en el Gurpea Beti Onak y enfermera en prácticas, se subió en una montaña rusa que sigue su curso. El origen se sitúa en el sábado 7 de marzo. Al mediodía atendió en la Clínica Universidad de Navarra a un paciente infectado. A la tarde se marchó a jugar el derbi de División de Honor Plata ante Loyola. No se conocen más positivos en su entorno.

Al día siguiente le notificaron que esa persona con la que había estado casi una hora tenía el covid-19. El lunes vio en su casa a dos sanitarios con trajes de protección haciéndole la prueba. El resultado llegó el martes. Efectivamente dio positivo. Lleva quince días encerrada en su casa. Con altibajos. Los síntomas desaparecen y aparecen. Está sola porque sus padres aprovechan el fin de semana para quedarse en Zurucuáin, su pueblo natal. Por suerte comenzó la cuarentena sin estar en contacto con ellos. Cuando le preguntan a ver qué tal está sola dice que tiene compañía, que vive con el virus, al que incluso ha puesto nombre. Le ha dado por dibujar y escribir cómo se siente, lo que le ayuda a afrontar estos días. Así es Garazi Larunbe, felicidad en vena como antídoto contra el coronavirus.

¿Cómo empezó todo?
El 27 de febrero comencé las prácticas en el servicio de Urgencias de la CUN. Esa semana ya empezaron a llegar pacientes sospechosos del covid-19. A mí, recién salida del cascarón, me alejaron de protocolos de actuación frente al virus. Me dieron la oportunidad de posponer las prácticas y yo decidí seguir con total normalidad.


Hasta que trató con un paciente que dio positivo.
El sábado al mediodía llegó a Urgencias un hombre que ni había estado en zonas de riesgo ni había tenido contactos con personas de riesgo. Nos comentó que llevaba días sin dormir, sin comer, cansado y con malestar general. Fue una situación rara.


No tomaron medidas porque no había estado en zonas de riesgo.
Se le trató como uno más. Eran síntomas generales. Yo le traté en triaje. Le tomé la tensión, el nivel de oxígeno en sangres, la temperatura y la frecuencia cardiaca. Vi que tenía el oxígeno muy bajo y avisé a las enfermeras. El paciente venía con problemas cardiacos en su historia clínica, había sufrido un infarto anteriormente y pensamos que era algo relacionado con eso. Me pareció muy interesante y me quedé en la habitación para ayudar en todo lo que pudiese. Estuve unos 40 minutos sin medidas de protección. Al día siguiente me llamaron de la Clínica para decirme que esa persona tenía el covid-19.


Entonces se quedó aislada. ¿Cómo se detectó su positivo?
El domingo y el lunes tenía un poco de tos. No le di nada de importancia, yo me encontraba bien. Mi madre me dijo que llamara al 112. Como yo no lo hice llamó ella sin decirme nada y la ambulancia apareció en mi casa para cogerme una muestra nasal y faríngea. Me dijeron que al día siguiente me llamarían para decirme el resultado. A las 24 horas me confirmaron que era positivo.


¿Qué pensó cuando le dijeron que tenía coronavirus?
Me quedé en shock. No sabía si llorar o reír. Lo primero que hice fue escribir en el grupo de la familia que tenemos, necesitaba hablar con alguien porque me iba a dar algo. Estaba asustada. Suelo pensar que las cosas malas les pasan a los demás y que no te me van a tocar a mí.


¿No se lo esperaba?
No, no. Estaba segura de que iba a dar negativo. Al saber el positivo me dio un vuelco el corazón, me empezó a temblar el cuerpo. Creo que toda esta repercusión mediática y el terror se apoderó de mí. El positivo me lo notificó la Seguridad Social y yo llamé a la CUN para avisar. Me hicieron placas en la Clínica y todo salió bien. Me mandaron a casa a pasar la cuarentena.


¿Le han marcado plazos?
Me dijeron que estuviera así 14 días. Por suerte estoy sola. Como tocó en fin de semana decidimos que mis padres se quedaran en el pueblo (Zurucuáin) este tiempo y yo en el piso.


¿Cómo se vive el encierro con el virus en soledad?
Ha sido muy intenso. Uno de los primeros momentos que más me impactó fue cuando vinieron a cogerme la muestra. Llamaron por el telefonillo y me dijeron: “Venimos a hacerte la prueba, acércate a abrirnos la puerta con guantes y siéntate a cinco metros con mascarilla de protección”. Me senté en una silla. Ellos llevaban un camisón, la mascarilla, gorro, gafas, guantes… En ese momento sentía que mi casa era Marte y yo un extraterrestre al que venían a ver. Me sentí fuera de lugar.


¿Por qué es tan intenso?
Los primeros cuatro o cinco días los pasé en el sofá, cansada, con dolor de cabeza, foto sensibilidad en los ojos, con fiebre y tos. Como una gripe. Me dieron paracetamol y antiinflamatarios. No estuve muy mal, me marqué una expectativa tan devastadora que hizo que los días fueran mejor. A los días ya no tomé nada y estuve bien, aunque cansada y con dolor de cabeza. A los siete días dejé de tomar la medicación. Me iban desapareciendo los síntomas. Pero hace cinco días aparecieron otra vez. Fiebre, dolor de cabeza, cansancio… Me dijeron que podía ser una sobreinfección bacteriana y comencé con un antibiótico.


¿Le volverán a hacer la prueba para saber si está curada?
No lo tengo claro porque todos los días actualizan los protocolos. La última información que me han dado es que tengo que estar tres días asintomática para hacer una confirmación negativa. Pasadas 24 horas me cogerían la segunda muestra. Entonces ya podré hacer cuarentena pero con gente.


¿Se le está haciendo largo?
Hay momentos de todo tipo. Soy una persona bastante positiva y trató de evitar pensar en cuándo acabará esto. Me centro en sentirme bien y afrontar los días como buenamente puedo. Sí hay momentos en los que no veo la luz, me entra el miedo y estoy más débil.


¿Cómo lo está gestionando?
Todos los días escribo un diario de cómo me siento y hago dibujos, me ayuda muchísimo. Los primeros días los estudios los dejé bastante apartados. Solo pensaba en esto y no dejaba de contestar a mensajes y llamadas. Al segundo día de tener el virus hice una reflexión para llevar mejor la situación. El virus ya estaba en mi cuerpo, no podía hacer nada ante eso, entonces decidí hacerle una bienvenida. Tengo que llevarme bien con él y afrontarlo de la mejor manera posible. Hasta le puse un nombre. Como me gustan los morenitos, los dulces, decidí llamarle ‘coronito’. De hecho durante el día hablo con él para llevarlo con filosofía.


No se ha contagiado nadie más del equipo.
Lo pasé muy mal los primeros días, es una de las cosas que más me preocupaba. Podía haber contagiado a mucha gente. Me sentía responsable de eso. El sábado estuve en contacto con el positivo y después tuvimos partido. Todas bebimos de la misma botella y nos dimos besos y abrazos. Por suerte no contagié a nadie ya que tienen que pasar 24 horas para que el virus se desarrolle en el cuerpo y lo podamos transmitir.


¿Qué le dice el club?
Me han llamado varios días para ver qué tal me encuentro. Me han ofrecido todo su apoyo. Se están portando muy bien.


Habrá notado el apoyo de su entorno más cercano.
He alucinado con toda la gente que me ha estado llamando y escribiendo. Desde aquí quiero dar las gracias a todas las personas que se están preocupando por mí. Suelo hablar con pocas personas en mi día a día. La gente de mi alrededor me ha mandado mensajes muy profundos, lo valoro mucho.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Noticias relacionadas
Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra