Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Cáncer de mama

Reyes Gurrea, paciente de cáncer de mama: "¿Cómo? ¿Que no se me va a caer el pelo?"

Esta navarra de 49 años lleva ocho sesiones de quimioterapia, de las 12 que tiene que recibir como consecuencia del cáncer de mamá que sufre

Reyes Gurrea, paciente de cáncer de mama, cerca del CHN.
Reyes Gurrea, paciente de cáncer de mama, cerca del CHN.
Publicado el 01/12/2019 a las 12:38
Reyes Gurrea Díaz, navarra de 49 años (5-1-1970), lleva ocho sesiones de quimioterapia, de las 12 que tiene que recibir como consecuencia del cáncer de mamá que sufre. Antes de someterse al tratamiento, en agosto, le operaron y le quitaron un pecho. Cuando iba a iniciar el tratamiento, el oncólogo José Juan Illarramendi le habló de la posibilidad de utilizar este ‘gorro frío’ de Oncobel. Le había acompañado a la consulta su hija, de 28 años, y ninguna de las dos podían dar crédito a lo que estaban escuchando. ¿Cómo? ¿Que no se cae el pelo? ¿Qué me estás diciendo? ¿Será verdad? Fueron las preguntas que irrumpieron en la sala porque nunca habían oído hablar de este sistema. La hija de Reyes Gurrea dijo desde el primer momento que no se lo iban a pensar, que claro que lo iba a utilizar su madre. A día de hoy, Reyes Gurrea se mira al espejo y, según explica, no ve a una enferma. “Parece increíble, de ciencia ficción. No se me ha caído nada, ni cejas, ni pestañas. La gente casi no se cree que tengo cáncer”, explica la paciente, encantada de conservar su melena.
Sí reconoce que es “un poco duro” la utilización de este gorro. “Te colocas frío en la cabeza. Voy muy abrigada, estoy en una cama, con mantas. Estás helada. Mientras, suelo estar viendo la televisión. Lo llevo puesto media hora del iniciar la quimio y continúo con él dos horas más, después de haber finalizado la sesión. Pero luego me veo y es como si no te pasara nada”, explica. Reyes Guerrea tiene otro hijo, de 22 años, además de un nieto, de cinco meses: “El que me quita todas las penas”.
Después de la quimio comenzará el tratamiento de radio, con su pelo.
volver arriba

Activar Notificaciones