Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Pleno de investidura de María Chivite

Chivite asume la minoría de su gobierno y llama ahora al diálogo a Navarra Suma y Bildu

La socialista será elegida este viernes presidenta, tras la votación fracasada del jueves

Foto de la socialista María Chivite habla con Uxue Barkos (Geroa Bai) ayer en el atrio del Parlamento, con el secretario general de Podemos, Eduardo Santos, de testigo.
La socialista María Chivite habla con Uxue Barkos (Geroa Bai) ayer en el atrio del Parlamento, con el secretario general de Podemos, Eduardo Santos, de testigo.
Actualizada 02/08/2019 a las 06:00

El guión de la investidura de María Chivite Navacués (Cintruénigo, 1978) como presidenta del Gobierno de Navarra sigue la senda prevista. El jueves, la candidata socialista no obtuvo la mayoría absoluta necesaria de 26 apoyos para triunfar en primera votación. Sobre las siete y cuarto de la tarde, la secretaria general del PSN recibió 23 síes (los 11 de su grupo, 9 de Geroa Bai, 2 de Podemos y uno de Izquierda-Ezkerra) y 27 noes: 20 de Navarra Suma y 7 de Bildu. Este viernes, veinticuatro horas después como fija el Reglamento, la socialista logrará su objetivo. El pleno votará de nuevo y, a la segunda, ya únicamente será necesario que haya más votos a favor que en contra. Todo hace indicar que el Parlamento elegirá presidenta del Ejecutivo a Chivite con los 23 respaldos antes expuestos, frente a 22 votos negativos y 5 abstenciones decisivas. Navarra Suma no alterará su posición. Bildu, sí. Los abertzales brindarán a Chivite las 5 abstenciones necesarias para posibilitar su investidura. De los 7 parlamentatios de Bildu, se prevé que 2 voten ‘no’.

La candidata llegó al Parlamento diez minutos antes de las doce de la mañana, hora programada para el inicio de la sesión. Chivite hizo su aparición con Santos Cerdán a su lado. El diputado navarro y secretario de Coordinación Territorial del PSOE ha sido actor clave para que Ferraz acaba aceptando que el PSN pueda presidir navarra mediante un pacto con los nacionalistas de Geroa Bai -también Podemos e I-E- y la abstención independentista de Bildu. Al lado de Chivite también desfilaron por el atrio de la Cámara el delegado del Gobierno central, José Luis Arasti; Idoia Mendia, líder del Partido Socialista de Euskadi; el resto de parlamentarios del PSN y la pareja de la futura presidenta foral, Miguel Mangado.
 

Te puede interesar



El guión de la investidura sigue la senda prevista. También el del día a día que le aguarda al Gobierno de María Chivite, que tendrá 8 consejerías socialistas, 4 de Geroa Bai y una de Podemos. Un Ejecutivo sin mayoría parlamentaria y que para sacar adelante sus iniciativas necesitará acuerdos con Bildu o Navarra Suma. Acuerdos que durante la campaña electoral y durante el proceso de configuración del gabinete el PSN ha descartado o negado. Hasta ayer. “Somos conscientes de que es un Gobierno en minoría”, asumió María Chivite quien, para paliarla, llamó al “diálogo” e incluso a la “responsabilidad” de “los cincuenta parlamentarios”. Es decir, los de Bildu y Navarra Suma incluidos. “Estoy convencida de que la acción, las propuestas, contarán con amplios apoyos. Los trabajaremos día a día”, aventuró la máxima dirigente socialista. “Anticipo que en materias sensiblesy claves para nuestro futuro y para la calidad democrática de nuestras instituciones, haremos especial esfuerzo por buscar consensos, ojalá unanimidades. Porque hay materias en las que, por encima de siglas, no debería haber fisuras como sociedad”, dijo. No concretó de qué materias hablaba.

Te puede interesar



El discurso de Chivite para la investidura no llegó a la hora de extensión. Durante el mismo, la candidata fue leyendo y, al levantar los ojos del papel, no fijó su mirada en las bancadas de las dos formaciones de las que depende su gobernabilidad, Navarra Suma y EH Bildu, habida cuenta de que con Geroa Bai, Podemos e I-E ya ha suscrito un acuerdo programático. Pero se dirigía a la coalición que lidera UPN y la que encabeza Sortu, aunque tampoco citó sus siglas. “Espero que favorezcan la gobernabilidad. Que las instituciones se pongan en marcha a pleno rendimiento porque los retos están ahí y sus tiempos rara vez son los de la política. Los retos no pueden esperar y los problemas de la gente, tampoco. Señorías, diálogo y acuerdo para mejorar y convivir”, significó. Y apeló a la “responsabilidad” de los “cincuenta parlamentarios”. “La ciudadanía nos reclama acuerdos porque tiene problemas que esperan respuesta”, incidió.

CON BILDU: “COINCIDIREMOS”

- A Chivite le ha costado dos meses darse cuenta de que no tiene mayoría absoluta y que necesita el diálogo y el acuerdo para sacar adelante sus proyectos -manifestó Adolfo Araiz (Bildu) tras el discurso de la socialista.

Pese a que Chivite manifestó su convicción de que en el trabajo diario del Parlamento “el acuerdo entre distintos será realidad”, sus intercambios de pareceres de ayer con Navarra Suma y Bildu no presagiaron que vaya a resultar sencillo.

La portavoz abertzale, Bakartxo Ruiz, ya en su intervención en el atril del salón plenario, advirtió a la futura presidenta de que “sin Bildu no es posible construir ninguna alternativa a la derecha en Navarra”. Y sentenció: “El PSN no cree en un cambio de verdad, sino en el mantenimiento del status quo y en una alternancia meramente estética”.
 

Te puede interesar



- Después de la investidura vendrá la normalidad y seguro que coincidiremos -, replicó Chivite, quien reclamó a Bildu que “den los pasos que quedan pendientes de dar” en relación a “unos valores éticos fundamentales en la memoria y la verdad”, alusión al terrorismo de ETA.

Desde Navarra Suma, Javier Esparza recriminó a Chivite por “poner al mismo nivel” a su coalición y a Bildu. “Al mismo nivel a quienes justifican los asesinatos de ETA y a miembros de UPN que junto a miembros del PSN los hemos llegado a padecer”, afirmó Esparza, a quien Chivite reclamó que “abandone la estrategia de la crispación”.

El discurso para la investidura de la socialista fue aplaudido por los parlamentarios del PSN y Geroa Bai. No por los de sus otros socios, Podemos e I-E.
 

Te puede interesar


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE