Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Okupas en Pamplona

Acceden al tejado de Rozalejo y tratan de desplegar una pancarta

Medio millar de personas se concentra junto al clausurado ‘gaztetxe’ Maravillas en una nueva protesta

Intentan colocar una pancarta en el tejado de Rozalejo en una protesta sin incidentes
Concentración de protesta convocada por el Gaztetxe Maravilas.
R.M.
  • R.M.
Actualizada 12/01/2019 a las 08:41

Al menos una persona logró acceder este viernes al tejado del palacio Marqués de Rozalejo, en la Navarrería pamplonesa, e intentó desplegar una pancarta de apoyo al clausurado gaztetxe Maravillas, en el marco de una concentración de protesta celebrada junto al edificio. El cartel, de grandes dimensiones, se ha roto cuando la persona encaramada en la azotea intentaba desenrollarlo y ante la mirada de cerca de medio centenar de jóvenes que se congregaron en una nueva manifestación convocada a las 20.30 horas y que se saldó sin incidentes.

Los manifestantes gritaron algunas de las consignas habituales -sobre todo, “Maravillas aurrera”- y leyeron un comunicado en el que cargaban contra la acción del gobierno de realizar una “inspección técnica” como pretexto para “llevar a cabo el desalojo del gaztetxe Maravillas”.

La manifestación se desarrolló sin presencia policial y los manifestantes no intentaron “reokupar” el edificio o abrir las puertas selladas, algo que si ocurrió el jueves, durante otra concentración de protesta. Los manifestantes han dibujado en el suelo de Navarrería, junto a la fuente y con pintura azul, el símbolo de la okupación, un círculo atravesado por una flecha-rayo. Durante la protesta, se lanzaron al menos dos petardos y se encendieron varias bengalas, algunas de ellas desde el tejado. Hacia las 21.30 horas, se disolvió la manifestación aunque varias personas seguían junto al edificio pasadas las diez de la noche.

Con la de ayer, son ya cuatro jornadas de protestas consecutivas desde que la madrugada del pasado 8 de enero, a las 4.30 horas, se inició una operación de Policía Foral, que acompañó a técnicos del Servicio de Patrimonio del Gobierno de Navarra para, según el Ejecutivo, realizar una inspección técnica del palacio y evaluar posibles daños estructurales.

El informe realizado por Patrimonio revelaba varias obras realizadas por los okupas: cierres de fábrica, derribos de tabiquería, cierre del espacio bajo la escalera principal mediante doble fábrica de bloque armada, ampliación de la instalación eléctrica con enganche ilegal, picados, revocos y pinturas, y una ejecución iniciada de falso techo.

También apuntaban la acometida ilegal de la electricidad y déficit de seguridad por la instalación de cuadros de fusibles sin protección en la fachada y cableado sin protección. El informe alertaba asimismo de riesgo de incendio por acumulación de productos inflamables, bombonas de butano “y material muy inflamable”. En definitiva, según palabras de los técnicos, el edificio presentaba un “grave riesgo para la seguridad”.

Para los okupas, el informe de Patrimonio era un pretexto para “desalojar” el edificio, extremo que negaron desde el Gobierno ya que, adujeron, el palacio se encontraba vacío cuando accedió la Policía Foral. En cualquier caso, la asamblea del gaztetxe Maravillas negaba los términos del informe de Patrimonio para asegurar en un comunicado difundido ayer que “no se han realizado más que trabajos de limpieza y readecuación de varias zonas, reformando varias de ellas para desarrollar distintos proyectos y cerrando todas aquellas partes que pudieran suponer un mínimo riesgo para las personas”.

Tras la operación de la madrugada del 8 de enero, se estableció un perímetro de seguridad en todos los accesos a la Navarrería, con presencia de la Policía Foral y de la Policía Nacional en las calles Mercaderes, Navarrería y del Carmen. El objetivo, asegurar las obras de clausura del edificio para evitar así una reokupación del palacio, como la que se produjo el pasado 17 de agosto.

Esta última crisis de Rozalejo ha reabierto las diferencias entre los partidos del cuatripartito, mientras UPN, a través del parlamentario Sergio Sayas, trasladó ayer el “el agradecimiento al trabajo realizado por los policías, que se han tenido que enfrentar a duros disturbios protagonizados por radicales afines a la izquierda abertzale”.

Te puede interesar

Te puede interesar

Te puede interesar


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE