Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Solidaridad

Un proyecto navarro para apoyar a los olvidados de la Llanura de Nínive, Irak

Con el apoyo de Cáritas, una iniciativa particular ha puesto en marcha desde Pamplona un proyecto para apoyar a las familias cristianas desplazadas de la Llanura de Nínive (Irak) por la invasión del Estado Islámico. Buscan proporcionarles un empleo

Un proyecto navarro para apoyar a los olvidados de la Llanura de Nínive, Irak
Un proyecto navarro para apoyar a los olvidados de la Llanura de Nínive, Irak
Actualizado el 03/04/2018 a las 06:00
La ocupación del territorio por parte del Estado Islámico obligó a cientos de miles de cristianos de la Llanura de Nínive a huir de sus hogares y, tres años después, muchos aún no han podido regresar o, si han podido, se han encontrado en medio de la más absoluta desolación. Son “los olvidados” del conflicto, la otra cara del éxodo masivo de refugiados que intentan llegar a Europa. “Los medios han hecho de altavoz para estos segundos, pero no para quienes se han quedado y son perseguidos por su condición de cristianos”.
Esta es la razón que ha movido a “un grupo de fieles” a impulsar desde Pamplona un proyecto que busca proporcionar a estas familias un medio de vida mientras sigan sin poder retomar su vida anterior. Después de barajar diferentes opciones, han optado por apoyar el funcionamiento de una pequeña fábrica de alimentos inaugurada en febrero de 2017, que emplea a 11 personas. La contraparte con la que trabajan es la organización Humanitarian Nineveh Relief Organization (HNRO), promovida por el Padre Benham Benoka y la hermana Diana Momeka. Cáritas Diocesana de Pamplona-Tudela respalda la iniciativa, y es quien se hace cargo de gestionar los fondos que se vayan consiguiendo. “Es toda una garantía”, agradecen.
Maconcha Orbe Sivatti y Nuria Armendáriz Moreno son dos de las cinco personas al cargo del proyecto. Llevan año y medio preparando el terreno para desarrollarlo, haciendo contactos, valorando la mejor forma de proceder. Durante este tiempo, han logrado recaudar la mitad de los casi 33.000 euros que han presupuestado para que la fábrica de alimentos, un pequeño obrador de productos típicos iraquíes, continúe su andadura otros seis meses más, con el objetivo de que un día llegue a tener un funcionamiento plenamente autónomo. “Todo ese dinero, proveniente de donaciones privadas, ya ha sido enviado allá. Ahora necesitamos financiar la otra mitad para que estas personas puedan rehacer su vida con un trabajo digno”, detallan. “Ellos no quieren vivir de la caridad. Son gente culta, con formación y emprendedora”, recuerdan.
HOSPITAL Y ESCUELA
Ankawa/Erbil, la capital del Kurdistán iraquí, fue el primer emplazamiento de muchas de estas familias desplazadas y también de la pequeña factoría, “que es muy básica y que puede transportarse por carretera”. “Ahora algunos de ellos han podido regresar a Qaraqosh (ya liberado del Estado Islámico) y la fábrica se ha trasladado con ellos”. “Tienen ya hospital y escuela en su pueblo de origen, pero la falta de puestos de trabajo es un enorme problema”.
Las impulsoras del proyecto planean ya un viaje para conocer mejor el terreno y valorar las necesidades. “Financiado de nuestros bolsillos”, aclaran. De momento, les han recomendado esperar un poco, porque la situación es todavía “inestable”. “Nuestra presencia allí podría comprometer también su seguridad”.
MÁS INFORMACIÓN
Email: maconchaorbe@gmail. com Donativos: ES83 0030 8025 9308 5018 0271
volver arriba

Activar Notificaciones