Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
SUPERACIÓN

"¿Mi sueño? Seguir siendo artista... y que se cure mi madre"

Mikel Sola Ayesa cumplió el jueves 40 años. Haber nacido con Síndrome de Down no le ha impedido llevar una vida plena

Mikel Sola Ayesa observa a través de la ventanilla del autobús que le lleva a las ocho de la mañana a Tasubinsa, donde trabaja desde hace 20 años.

Mikel Sola Ayesa observa a través de la ventanilla del autobús que le lleva a las ocho de la mañana a Tasubinsa, donde trabaja desde hace 20 años.

04/12/2016 a las 06:00
Etiquetas

"Todos somos viajeros en este mundo...”, dijo el novelista escocés Robert Louis Stevenson. “Viajar es vivir...”, escribió también el prolífico autor danés Hans Christian Andersen. La vida de Mikel Sola Ayesa, de 40 años, representa perfectamente las palabras de ambos escritores. Y así lo demuestra en su día a día. Para este deportista y artista, portador de la antorcha olímpica en 1992 a su paso por Navarra, la vida se cimienta sobre dos pilares: sensibilidad y desparpajo.


Pero Mikel también guarda otros secretos. Destaca por ser perfeccionista y su sentido de humor. Sus padres, Sagrario (Charo) y Ramón, y sus dos hermanos mayores, Iñaki y Ramón, le han inoculado altas dosis de sensibilidad, apego y amor por el deporte y el arte.


Desde niño, cuenta su hermano Iñaki, Mikel ha demostrado desparpajo y pasión por el baile, la música y el escenario. Durante un tiempo le dio por cantar jotas. Y cada vez que surgía una oportunidad, se subía a las tablas y entonaba. Tal y como hizo con 15 años durante una visita a un pueblo de la Ribera navarra con su familia. Se le ocurrió subir al escenario y arrancarse. “¡Esta jota se la dedico a mi madre!”, exclamó micrófono en mano, ante el asombro de su familia.


En la distancias cortas, se maneja bien, con soltura. A la “enorme sensibilidad” se suma una especial y “sorprendente” fuerza psicológica, principalmente a la hora de afrontar la enfermedad de otros. Su madre sufre desde hace seis años esclerosis múltiple y Mikel lo lleva “con mucha entereza”. De hecho, al llegar a casa después de una intensa jornada, no se separa de su lado. “Y no se duerme hasta que ella no se acuesta”, detalla Ramón, su padre.


No hay más que convivir con él unas horas, un día cualquiera, para comprobar la energía que destila. Desde la Fundación Atena, en la que participa desde hace 20 años, subrayan su dedicación, su esfuerzo e ilusión. “Es metódico. Siempre lo encuentras calentando muy concentrado antes de empezar sus clases y ensayos. Cuando tiene alguna dificultad con algún paso lo trabaja por su cuenta porque es perfeccionista. Es afable y presta su apoyo a sus compañeros. Destaca por su sentido del humor y fomenta un ambiente muy agradable”, esbozan. “Además tiene una familia espectacular, siempre dispuesta a todo, acudiendo a cada cosa que la entidad organiza y disfrutándola, dando valor y amando el arte, amor que han sabido transmitir muy bien”. La danza, el arte, la música se han convertido en su motor. “Mikel vive y ama Atena”.

Etiquetas
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Noticias relacionadas
Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra