Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Medalla de Oro de Navarra

La felicidad de dos leyendas

Después de recibir la Medalla de Oro, Unzué y Olaizola hablaron de deporte y de vida

Ampliar Cálido apretón de manos entre OIaizola y Unzué
Cálido apretón de manos entre OIaizola y Unzué eduardo buxens
  • L. Guinea Zavala / María Vallejo Munárriz
Publicado el 01/12/2021 a las 06:00
Antes de que el Gobierno de Navarra les premiara con la Medalla de Oro al Mérito Deportivo, Juan Carlos Unzué y Aimar Olaizola no habían compartido muchos momentos cara a cara, pero no les hicieron falta presentaciones. Unzué, conocedor de la pelota, sabía bien quién era Aimar. Olaizola, que es seguidor de la Real Sociedad, pero con un barcelonista y fan de Messi en casa, su hijo mayor, Irai, tenía bien situado a Juan Carlos, que ha sido un emblema del club azulgrana tanto como portero como miembro del cuerpo técnico en distintas etapas.
Entre las dos leyendas surgió automáticamente una complicidad que se tradujo en pequeñas cosas: en darle la mano el de Goizueta al de Orcoyen cuando recibió la medalla, en hacerse la foto con las dos familias juntas, o en el detalle del ex pelotari, cuando acabada la comparecencia ante los medios de comunicación, le ayudó a Unzué a sentarse en la silla con la que llegó al Palacio y abandonar la sala de prensa, para darse de nuevo un cariñoso apretón de manos antes de marcharse.
Después de serles entregada la Medalla de Oro, los dos premiados hablaron distendidamente con los medios de comunicación. Uno y otro se escucharon con admiración.
Son dos grandes referentes del deporte, ¿se han emocionado con la medalla?
Unzué: He sentido una mezcla de emoción y de nervios, estoy acostumbrado a hablar en público, pero hoy era un día especial. Es un día en el que uno se siente satisfecho por ser navarro. Llevo muchos años viviendo fuera, pero en casa nos hicieron saber que no nos olvidáramos nunca de dónde venimos. En el fondo las raíces no se pierden ni se olvidan nunca, en mi caso las dos familias, la mía y la de mi mujer, han vivido siempre aquí. Ha sido como volver a casa.
Olaizola. Estoy muy contento, para mí ha sido un premio muy bonito. Antes he recibido otros por ganar campeonatos y otras cosas, pero éste valora el trabajo que hemos hecho durante muchos años. Para mí ha sido uno de los premios más importantes que he recibido en mi carrera porque soy navarro, porque hay mucha gente del entorno del deporte, por estar con Juan Carlos... ha sido muy bonito y estoy muy agradecido. Estos premios se reciben una vez en la vida.
¿Emociona más que una txapela?
Olaizola: Esto es como una txapela más. Cando estás en activo piensas que lo que has ganado en el momento es lo más importante, pero ahora con el paso del tiempo ves que los campeonatos y las txapelas son importantes, pero en las despedidas que he tenido estos días he visto el cariño que me ha transmitido la gente. Para un deportista sentir el calor de la gente es algo muy bonito.
Aimar ha dicho que le hacía una especial ilusión recibir esta medalla con Juan Carlos.
Olaizola: En el mundo del deporte Juan Carlos ha sido un referente, como futbolista ha tenido una carrera muy larga y muy grande. Ahora, con la enfermedad, está siendo un referente para todo el mundo, está visibilizando muy bien lo que está pasando. Eso tiene mucho mérito y me hace muchísima ilusión estar hoy con él.
Unzué: Creo que los dos tenemos una cosa en común y es la perseverancia. Aun con el paso del tiempo, nos mantenemos activos, superando muchos momentos de dificultad y siendo capaces de continuar. Estoy seguro que Aimar se siente un privilegiado por haber podido hacer de su hobby su profesión. No somos muchos los que llegamos, pero le he dado siempre mucha importancia a que más importante que llegar es mantenerse. Que Aimar haya sido capaz de jugar hasta los 42 años en profesionales y a ese nivel es espectacular. Ahora yo estoy con otra faceta de la vida, no relacionada con el fútbol, pero sí con mi vida. Lo que transmito ahora está muy condicionado por todo lo que he vivido.
No ha querido dejar pasar la oportunidad de volver a solicitar a las autoridades que den más medios para poder investigar su enfermedad.
Unzué: Sin duda. Y creo que como equipo, yo hablo en nombre colectivo de los enfermos de ELA, sigo sintiendo que casi somos invisibles para los que mandan y pueden cambiar esto. Les vamos a estar muy agradecidos. La ELA no sabe de ideologías, colores y nacionalidades y nos tiene que interesar a todos. Los políticos no son críos, son gente adulta que está cerca de vivir el deterioro que la propia vida te genera. Estas enfermedades neurodegenerativas están cada vez más al orden del día, porque cada vez vivimos más. ¿Pero en que condiciones? Es algo que nos compete a todos. Hay que tener cuidado, prestar atención porque nos puede tocar a cualquiera. Ojalá que este ruido haga que nos presten atención y que actúen. Es el momento en el que los políticos tienen que actuar.
En su situación ¿qué valoración hace de la Ley de Dependencia y la Ley de Eutanasia?
Unzué: He hablado de este tema y he dicho que estoy de acuerdo con que sea un derecho que tengamos las personas en circunstancias específicas si queremos tener una muerte digna o no. Pero los pacientes de ELA, antes de llegar a ese momento de decidir sobre eso, lo que queremos es tener una vida digna. Y eso, con las ayudas, con la forma de actuar, con la burocracia no es así. Por explicarlo, el día que te diagnostican te están dando una sentencia de muerte. Suele costar llegar al diagnóstico porque es un diagnóstico por descarte. Los neurólogos se aseguran de no equivocarse; si a eso le sumamos seis, ocho o diez meses para todos los temas burocráticos, estamos complicando la vida a unas personas que ya tienen suficiente con el estrés de que le han dado una sentencia de muerte. Les pido que eso se dé de forma automática en el diagnóstico, para no sumarle un estrés más al del propio diagnóstico.
Aimar, ¿cómo está siendo la vida después de dejar la pelota?
Olaizola: Estoy encantado por ahora. La vida me ha cambiado mucho porque estaba jugando a pelota desde que era un crío y 24 años de profesional. Me dedicaba todo el día a eso. Yo últimamente me notaba un poco cansado de cabeza, no de físico. La decisión que he tomado no tiene vuelta a trás y no estoy echando en falta el volver a jugar ni estar en los frontones. Estoy encantado de la nueva vida que estoy viviendo.
¿De quién se han acordado cuando les han dado la medalla?
Olaizola: Para mí es un premio muy importante que lo recibo después de muchos años de actividad. Los que más me han ayudado en todo este tiempo han sido la familia, y en los últimos años la que más me ha tenido que aguantar en casa son la mujer y los hijos. Olaia tiene muchísimo mérito.
Unzué: Yo me he acordado de la familia. Me ha hecho una especial ilusión recibirla delante de mi madre, Camino, de mi mujer, María, mi hermana y mis suegros. Sé lo que siente y lo que está viviendo mi madre también. Ver que su hijo es merecedor de esta medalla le va a hacer sentirse orgullosa. Y estoy encantado con que así sea. Mi madre es muy fría y yo me parezco a ella. Me cuesta sacar una lágrima, porquepara mí la lágrima no está relacionada con algo triste, la lágrima también alivia.
¿Qué mensaje les daría a los deportistas que les ven como ejemplo?
Unzué: Primero me gustaría animarles a que practiquen deporte en general. Parece que hay una tendencia que a la gente joven le cuesta activarse a hacer deporte. Y creo que es imprescindible, porque aunque no llegues al profesionalismo, con el deporte adquieres unos valores que son útiles para toda la vida. Que se animen, que encuentren el deporte que les haga sentirse mejor, se sientan más capaces. Es un deporte que va a ser saludable y que les va a servir para siempre.
Olaizola: Es lo que dice Juan Carlos. Los chavales practican mucho deporte y los que practican suelen tomar como referencia a algunos profesionales. Muchos, cuando ven que no pueden alcanzar la cima del profesionalismo, lo dejan. Ser deportista no solo es llegar al profesionalismo en el deporte que te guste. Lo más importante son los valores que transmite el propio deporte y, por encima de todo, que disfruten haciéndolo.
volver arriba

Activar Notificaciones