Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

ENTREVISTA
Natación

Mireia Belmonte: "Estos Juegos servirán de homenaje a nuestros compatriotas que están sufriendo"

La mejor nadadora española de todos los tiempos afronta sus terceros Juegos Olímpicos con cuatro preseas ya en su haber entre Londres y Río

Mireia Belmonte se cuelga el bronce en los 400 estilos
Mireia Belmonte en los Juegos Olímpicos de Rio 2016REUTERS
  • Colpisa
Actualizado el 21/07/2021 a las 18:58
Tocó la pared del Centro acuático de Río y se dio la vuelta. Le costó un segundo mirar al marcador y palmear el agua con la mano. En ese gesto, la alegría propia y la de todo un país que nadó con ella esas últimas brazadas para atrapar la medalla en los 200 mariposa. El culmen de todo deportista. Mireia Belmonte (Badalona, 1990) volvía a empujar los límites de lo posible, borrando el prefijo 'im' para inscribir su nombre en letras doradas en la historia del deporte español. La catalana había completado un póker que la convierte en la mejor nadadora española de todos los tiempos, con las dos platas en Londres 2012 (200 mariposa y 800 libres), además del bronce en 400 estilos en la cita carioca. Cuatro medallas olímpicas que refrendaban, no obstante, solo una parte de todo lo que invirtió en ellas, desde que una recomendación médica la llevara a la piscina de Badalona cuando era una niña.
El gen competitivo, ese que solo unos elegidos tienen y menos aún lo saben desarrollar, la impulsó a buscar nuevos objetivos nada más despertarse con el oro colgado al cuello. Puso su meta en los Juegos de Tokio 2020 que hoy comienzan. Unos muy especiales porque ese brillo de las medallas se queda corto al que tiene la nadadora desde que fue designada como abanderada de la delegación española, honor que comparte con Saúl Craviotto y que se produce por primera vez en una nueva normativa que impulsa la igualdad y el reconocimiento de los éxitos femeninos que tanto han crecido en los últimos años. Ambos buscan el más allá, con David Cal como referente, el límite de las cinco medallas olímpicas que posee el gallego.
¿Qué significa para usted llevar esta bandera?
Significa portar el símbolo de pertenencia a un país, sostener la bandera de España dentro de un evento universal como son los Juegos Olímpicos.
¿Imagina ya ese momento? 
Sí, con ilusión, responsabilidad y con honor.
¿Cree que tendrá más nervios que cuando se enfrenta a una final?
Son sentimientos diferentes, pero en todos ello subyace el hecho de representar a España en una cita tan trascendental como unos Juegos.
¿Cree que ha contribuido, con sus éxitos, para que haya una mujer también al frente de la delegación después de tantos años?
Somos muchas las mujeres que en los diferentes eventos deportivos estamos demostrando nuestra capacidad de sacrificio y de competitividad.
Esto prueba que estamos aquí y que debemos visibilizarlo.
¿Qué papel pronostica que hará la delegación española? 
España es un país con grandes deportistas y a pesar de que el presupuesto no es de los más importantes, siempre supera las expectativas en un evento deportivo global como son los Juegos.
En los Juegos Olímpicos de Invierno aparecen hasta cuatro mujeres portando la bandera de España en la ceremonia de inauguración: Blanca Fernández Ochoa (Sarajevo 84 y Albertville 92), Ainhoa Ibarra (Calgary 88 y Lillehamer 94), María José Rienda (Turín 2006) y Queralt Castellet (Vancouver 2010). Sin embargo, Belmonte será la tercera mujer que lidere a la delegación española en unos Juegos de verano. Inauguró tal honor la Infanta Cristina en Seúl 88 y la sucedió la judoca Isabel Fernández en Atenas 2004. Es el empuje de estos tiempos, en los que el esfuerzo del día a día se ha visto reflejado por fin en los éxitos, hasta alcanzar casi la paridad en la representación (aunque en esta cita se baja del 45 % de representación femenina al 42 %) y sobre todo en los podios, pues en Londres 2012 fueron 12 medallas de 18, y en Río 2016, nueve medallas fueron conquistadas por mujeres por ocho de hombres.
Lesiones En el plano deportivo, Belmonte rebaja la euforia que se desata siempre con ella para esta cita japonesa. Pues ha acostumbrado al personal a celebrar cada brazada hasta tocar la pared. Ha pasado un ciclo olímpico muy complicado con lesiones que le han impedido desarrollar sus siempre draconianos entrenamientos: una lesión de tobillo en 2017, unas hernias inguinales en 2020, mareos y vértigos, y, sobre todo, esa tendinitis crónica que ha desarrollado en los hombros de tanto pelear contra el agua. De ahí que la badalonesa exponga que quiera centrarse en el día a día. Levantarse al día siguiente de haber desfilado la primera y encontrar las mejores sensaciones para lanzarse al agua esa misma mañana del 24 en la prueba de 400 estilos, una de las tres pruebas en las que compite, con la de 800 y 1.500 libres.
Su meta principal es meterse en las finales, a pesar de que sus registros no han sido tan brillantes como en otros eventos del ciclo olímpico anterior.
Pero Belmonte, a sus 30 años y en sus cuartos Juegos, siempre saca ese plus de agresividad en los momentos clave. A partir del poyete, lo mejor de sí misma. Se encontrará, eso sí, con una piscina vacía de ánimos, después de un año muy duro para el planeta por la pandemia de coronavirus, pero es consciente de ello y la adaptación a las dificultades siempre ha sido una de sus asignaturas favoritas.
¿Hay más incertidumbre con este año añadido tras la cancelación que por cómo llegarán sus rivales?
Lo importante es luchar, y no dejar de competir por ti, y que esas ganas de competir sirvan para hacer buenas marcas.
¿Le afectará que en la piscina no pueda haber espectadores o, al tener que estar tan concentrada siempre, lo notará menos?
Sentiré la ausencia del público, sin duda, pero buscaré recuerdos pasados y me imaginaré que están presentes a través de las retransmisiones de los medios de comunicación.
Van a ser unos Juegos distintos a los que ya ha vivido, pero ¿cree que serán todavía más especiales en lo personal de los deportistas por todo lo que se ha sufrido este año pasado? 
Son los Juegos Olímpicos en los que me toca competir en este momento. Serán especiales por todo lo que significan en este tiempo covid, y de ahí que puedan servir de homenaje y recuerdo a todos nuestros compatriotas que están sufriendo y también para los que desgraciadamente han fallecido en este tiempo de pandemia.
volver arriba

Activar Notificaciones