Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Copa de la Reina

Calor rojillo para no dejar de soñar

Osasuna recibió el apoyo de 6.167 aficionados en el duelo ante el laureado Barça

Ampliar osasuna femenino
La portera titular ayer con Osasuna Silvia Pérez se hace un ‘selfie’ con un nutrido grupo de aficionadas de OsasunaUrdíroz
Publicado el 11/01/2023 a las 08:02
¡No dejes de soñar! La pegadiza canción de Manuel Carrasco se escuchó minutos antes del partido. Sin duda, ese estribillo lo pueden seguir al pie de la letra las jugadoras de Osasuna y también todas aquellas que busquen en el fútbol su modo de vida. Pero en concreto las dirigidas por Kakun Mainz, con independencia del resultado, deben aspirar a ello, a no dejar de soñar en una temporada en la que van a por todas.
Y más en particular le animaron a seguir cumpliendo sus sueños a la pivote Maite Valero, habitual en el segundo equipo, aunque ya ha debutado con el primero y que ayer formó parte de la convocatoria de la entrenadora de Osasuna. Una pancarta con un retrato de Valero y la frase en euskera: “Segi ametsak betetzen. Egurre Maite!” (Sigue cumpliendo tus sueños. ¡Ánimo Maite!). La navarra salió en el descanso para tratar de dar consistencia al centro del campo.
Calor rojillo desde Nájera se leía en una de las pancartas que dieron la bienvenida desde la banda a los dos equipos. El calor, sin duda, iba dirigido, principalmente, a uno de los conjuntos y en este a una de las jugadoras, Celia Ochoa, que luce el dorsal 6, y jugó en el once de Osasuna.
También dieron la bienvenida a las veintidós jugadoras los dos equipos campeones del Torneo Interescolar, que se ha disputado en las instalaciones de Tajonar durante las vacaciones de Navidad. El speaker reclamó un fuerte aplauso para el Luis Amigó (femenina) y el Camino de Santiago (mixto). Por separado y con sus respectivos trofeos se fotografiaron con el primer equipo de Osasuna. También les acompañaron las mascotas del club, Rojillo y Rojilla.
Los jóvenes jugadores fueron testigos de un partido histórico para el fútbol femenino. El sorteo de los octavos de final de la Copa de la Reina le deparó a Osasuna el premio gordo. Se enfrentaría al Barça. Finalmente las puertas de El Sadar se abrieron para acoger al laureado conjunto blaugrana. En realidad, es solo la sexta vez que el primer equipo femenino de la entidad rojilla disputa un encuentro en el estadio pamplonés. También acogió el duelo de la selección española contra la de los Estados Unidos.
Fueron 6.167 los aficionados que acudieron a presenciar el partido. En el ranking de asistencia, el partido ante el Barça se sitúa en la cuarta posición. En la primera continúa el duelo ante el Eibar que Osasuna ganó por 2-1. Acudieron 10.250 espectadores. El vestuario se vistió también para acoger una cita especial. Las jugadoras vieron su fotografía y su nombre en un lugar determinado. En uno de los vídeos que hizo público el club se les vio captando esa imagen como si fueran turistas, cuando, en realidad, eran ellas las principales protagonistas.
APOYO EN LA GOLEADA
Y lo fueron. El resultado dejó clara la diferencia de potencial entre los dos conjuntos. Tras el 0-2, resultado al descanso, Osasuna hizo tres cambios pero el Barça puso una marcha más y dejó el marcador en el 0-6 al minuto 56. El calor rojillo se quiso hacer notar cuando las locales más lo necesitaron. Desde Graderío Sur, unas jóvenes aficionadas golpearon en la valla para acompañar sus cánticos de ánimo. Un grupo de aficionados dio continuidad a los vítores. Con una fuerte ovación despidió el público a la portera local Silvia Pérez al ser sustituida en el minuto 67 por Jaione Larraiotz, tercera portera del equipo, heroína en la tanda de penaltis contra el Juan Garde. E incluso hubo tiempo para hacer la ola que dio una vuelta a la grada.
El público no perdió los ánimos pese a que las suyas sufrían una dura goleada. Con el pitido final y, el 0-9 en el marcador, llegó uno de los momentos más emocionantes del partido. La afición subió los decibelios para despedir a las jugadoras, que agradecieron el apoyo desde el centro del campo. Unas futbolistas, convertidas en profesionales durante unas horas, que dieron la vuelta al campo entre los aplausos del graderío. Las rojillas sintieron el calor, a pesar de los tres grados de temperatura que marcaba el termómetro de El Sadar pasadas las diez y media de la noche. Antes de volver a vestuarios, las jugadoras se acercaron a saludar a sus compañeras del filial, que fue unas aficionadas más anoche.
“Y siempre tienes que luchar, y a veces tienes que perder para luego poder ganar”. Continúa la canción de Manuel Carrasco y ganar ha demostrado que sabe hacerlo y bien este Osasuna.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora