Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

La crónica

Tambores y violines

Osasuna barre al Valladolid con un fuerte ritmo y un fútbol atractivo

Ampliar Osasuna
Los jugadores de Osasuna celebran con la afición rojilla el triunfo frente al ValladolidJ.P. URDIROZ
Actualizado el 30/10/2022 a las 23:08
Se hace difícil rescatar partidos en los que Osasuna haya alcanzado un nivel tan elevado de intensidad y fútbol a partes iguales. Los de Arrasate agitaron esa coctelera tan explosiva que hizo disfrutar a sus aficionados. Sonaron tambores y violines a la vez en El Sadar. Lo hicieron de principio a fin con una idea muy marcada de bloque. Siempre con ese nervio alerta para defender lejos de la portería y con esa velocidad precisa en el pase que está marcando este primer tercio de temporada. Es esta faceta la que le hizo ser diferencial para someter a su adversario por momentos y enganchar con la grada. No solo existe aquel Osasuna tradicional del juego directo y del centro-remate-rechace. Este equipo es capaz de más. Combina en espacios cortos para generar y decide con acierto qué conviene en cada momento. Es lo que tiene contar con un abanico tan rico.
El Valladolid será un recién llegado de Segunda y no tendrá el nombre ni los futbolistas de grandes equipos que han caído derrotados aquí, pero imponía respeto por ser uno de los más en forma de la categoría. En Pamplona, perdió la alegría que estaba mostrando. Osasuna le desdibujó por completo con un ritmo de vértigo. Se hizo camino pronto con dos goles que se quedaron escasos para el caudal de juego y ocasiones que se generaron durante el desarrollo.
Ganar no es sencillo en Primera. Ofrecer ese nivel superlativo, tampoco. Juntar ambas vertientes, menos aún. La zona noble de la tabla ha abierto definitivamente un hueco a los rojillos. Veinte puntos en doce partidos supera cualquier expectativa. Es momento de seguir disfrutando cuando se ofrece esta versión y de no cerrar puertas a la ilusión. Sobran los motivos.
La alineación de Jagoba Arrasate fue toda una declaración de intenciones. No pudo ser más ofensiva. Dos laterales de largo recorrido como Rubén Peña y Manu Sánchez, y dos volantes interiores extraordinarios para lubricar los ataques como Aimar Oroz y Moi Gómez. Chimy Ávila y Kike Barja apuñalaron los costados para redoblar la verticalidad y Budimir esperó su ocasión en el área sin renunciar al trabajo. La imagen se correspondió con lo que se buscaba en la pizarra. Fue la de un Osasuna que siempre miró hacia adelante con cualquier resultado en el marcador. Lo hizo con un dinamismo limpio para ir rompiendo líneas por fuera y por dentro.
PENALTI PARA EMPEZAR
En seis minutos se puso el partido con un huracán a favor. Roque Mesa derribó a Manu Sánchez en el área en una jugada típica del madrileño que se echaba de menos. No hubo debate en la decisión de Cuadra Fernández. El Chimy Ávila se encargó del lanzamiento desde los once metros. Marcó a Masip y con suspense anotó porque la pelota pegó primero en el palo antes de ir a la red.
El imparable ciclón rojillo se propagó mientras el Valladolid era incapaz de cruzar la divisoria y encontrar a Sergio León y Weissman. El balón solo lo podía tener en zonas estériles. Lo que le permitía un Osasuna con la guardia siempre alta que pronto anotó el 2-0. Budimir robó la pelota y se fue en carrera tras recibir de Aimar Oroz, un espectáculo cada vez que tocaba la pelota aunque estuviera rodeado de defensas. El croata no pudo finalizar, pero tampoco permitió el despeje de la defensa pucelana. De nuevo apareció por allí Aimar, que aceleró y vio a Moi Gómez para entregarle la asistencia. El alicantino marcaba con un disparo por bajo su primer gol con su nueva camiseta. El VAR abrió unos minutos de tensión. No hubo lamentos. La decisión ya estaba bien tomada.
Al descanso se pudo llegar con una ventaja bastante más holgada. Falló Budimir, demasiado lento, tras otro buen servicio de Aimar. El Chimy, Kike Barja y el canterano de Arazuri protagonizaron un aluvión de llegadas con peligro que encendieron todavía más a un Sadar que disfrutaba como en las mejores tardes. Osasuna se asociaba perfectamente. Todos participaban. Y en el equilibrio, aparecía la figura de Torró y la contundencia de los dos centrales. Unai García lo bordó con su anticipación, rapidez y solvencia para sacar el balón al pie.
El Valladolid se perdía con Roque Mesa, Óscar Plano y Kike por dentro. Un remate de cabeza en un córner que atrapó Aitor Fernández sencillamente fue su mejor argumento ofensivo de la primera parte. Pacheta había empezado con tres centrales. En el descanso hizo un triple cambio en busca de luz. Sus jugadores se cargaban de amarillas. Pasó a una línea de cuatro. Pero el sistema no era la solución. Había un grandísimo equipo delante.
A POR MÁS
Solo el marcador le mantenía vivo. Aitor sacó una mano espectacular a Weissman, aunque la acción estaba anulada. Parecía dominar el Valladolid iniciando desde atrás con Monchu. Osasuna se ordenaba en su campo, hasta que volvió a encenderse en la última media hora. Atacaban los rojillos con todo. Rubén Peña daba mucha profundidad. Aimar seguía en su salsa activo. Jagoba dio entrada a Moncayola y Rubén García. El Chimy pasó a la punta y Moi a la izquierda sin perder su vocación de pisar adentro.
Osasuna buscó el tercero. Kike García pudo marcar por partida doble. Su primer disparo desde el punto de penalti salió flojo. El segundo tenía más intención, una rosca con la zurda que se marchó fuera por muy poco. Moncayola también probó.
Con el partido resuelto, Lucas Torró fue objeto de un clamoroso penalti que reclamó con razón todo El Sadar y Roberto Torres volvió a tener minutos, dando muestras de que puede aportar calidad en ataque. Fue una fiesta en la que pudo haber varios goles más.

Las claves

ARRASATE APUESTA POR UN ONCE MUY OFENSIVO
Era el momento de ir a por el partido sin miramientos. El Valladolid llegaba en racha, pero claudicó en El Sadar. El once de Jagoba fue muy ofensivo y lo demostró en el campo. Laterales de ataque, centrocampistas con mucho fútbol y atacantes de garantías.
GOLES AL INICIO Y MUCHAS OCASIONES
El marcador se quedó corto seguramente. Pasado el cuarto de hora, Osasuna ya ganaba 2-0 con los goles del Chimy y de Moi Gómez, pero pudieron llegar más. Hubo media docena de ocasiones más entre la primera y la segunda parte repartidas en varios jugadores. Osasuna fue un auténtico rodillo. Sin parar.
AIMAR Y MOI, UNA MINA DE HACER FÚTBOL
Torró sujetaba el equipo y por delante jugaron dos maestros del balón. Aimar aportó mucha claridad a los ataques, pese a estar siempre rodeado de rivales, y Moi marcó los tiempos de las jugadas. Barja y Chimy dieron alegría al juego por el exterior.
UNAI GARCÍA, INFRANQUEABLE
David estuvo en su línea. Ya no sorprende. Por alto, no le tosió nadie y despejó muchos balones. Y Unai volvió a sobresalir. Está pleno de confianza y se nota. Cortó acciones de peligro por abajo y se mostró infranqueable. Hasta salió con el balón con elegancia. Sin duda, uno de los mejores.
AMBICIÓN PARA IR A POR EL TERCERO
El equipo encendió a la grada, que se lo pasó en grande. En la segunda parte, con el partido encarrilado, lo positivo es que no se metió atrás para gestionar la renta. Quiso ir a por más para deleite de los aficionados.
EL VALLADOLID QUIERE, PERO NO PUEDE
Pacheta jugó con tres centrales, pero en el descanso cambió el plan a dos. Osasuna superó sus líneas sin caer en el atasco. Su medular tocó sin profundidad. Sergio León y Weissman estuvieron incómodos arriba.

OSASUNA: Aitor Fernández; Rubén Peña, Unai García, David García, Manu Sánchez (Juan Cruz, m. 87); Torró; Chimy Ávila (Kike García, m. 76), Aimar, Moi Gómez (Roberto Torres, m. 87), Kike Barja (Rubén García, m. 64); Budimir (Moncayola, m. 64).
VALLADOLID: Masip; Rosa (Plata, m. 46), Feddal (Fresneda, m. 46), El Yamiq, Javi Sánchez, Olaza; Kike Pérez (Aguado, m. 65), Roque Mesa (Monchu, m. 70), Óscar Plano; Weissman (Guardiola, m. 73), Sergio León.
GOLES: 1-0: m.12: Chimy Ávila, 2-0: m.18: Moi Gómez.
ÁRBITRO: Cuadra Fernández (Comité canario). Amarilla a Torró por parte de Osasuna. A Roque Mesa, Olaza y Rosa por parte del Valladolid.
INCIDENCIAS: El Sadar ante 19.429 aficionados

volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora