Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Fútbol

Osasuna y Liverpool planean un homenaje a Robinson en Anfield

El partido se jugaría el lunes 9 de agosto a las 19 horas si lo permite la situación sanitaria

PSG, City, Liverpool... y Osasuna
Publicado el 18/06/2021 a las 08:29
Osasuna y Liverpool están planeando un partido amistoso de pretemporada que sirva como homenaje a Michael Robinson, futbolista histórico de ambos clubes que falleció el año pasado. El encuentro sería en Anfield, uno de los estadios más míticos del planeta futbolístico, y se jugaría el lunes 9 de agosto a las 19.00 horas. De momento no está confirmado.
Los dos equipos tienen en su agenda de verano esa fecha reservada, pero hay que esperar a que las condiciones sanitarias lo permitan, algo que ahora no es viable. La posibilidad de jugar este partido puede cobrar realidad en los próximos quince días. Ambos se han comprometido con la agencia organizadora del evento a alinear a sus mejores hombres.
Por ahora, el contrato no está firmado. Osasuna tiene gestiones avanzadas en todo caso por si hay luz verde. El club ha reservado plazas de hotel en la ciudad de los Beatles, adonde llegaría en vuelo chárter de Noáin ese mismo día.
Sería la primera vez que el equipo pisaría el césped de Anfield, que tendría cabida para espectadores ya que la Premier League terminó la pasada temporada con público en la grada.
COMENZAR LA LIGA EN DOMINGO
Osasuna ha pedido a LaLiga comenzar el campeonato liguero en domingo. Si se juega el partido, de esta forma habría tiempo para preparar el debut en competición de la 2021-22. Jagoba Arrasate está informado de todo ello y ya ha dado el visto bueno.
Sería el último amistoso de la pretemporada para los rojillos, que por cuarto año trabajarán en el día a día en las instalaciones de Tajonar. Un gran colofón al verano con la figura de una leyenda como Michael Robinson presente.
DOS VECES EN LA HISTORIA
El Liverpool siempre ha tenido simpatizantes en el osasunismo. Viene de lejos. Los reds han visitado la capital navarra en dos ocasiones. Diferentes tiempos, pero la misma hospitalidad y gratitud. ¿Habrá una tercera en Anfield? Todo es posible.
Siempre se ve un atractivo especial en el equipo inglés, campeón de Europa en seis ocasiones. Los vínculos emocionales son fuertes por la época que marcaron Michael Robinson y Sammy Lee. La forma de entender el fútbol en Anfield guarda cierto parecido a la de El Sadar. Son aficiones pasionales y hasta en el campo, sus técnicos, Arrasate y Klopp, tienen una forma similar de ver este deporte. Y por si fuera poco, los dos visten de rojo.
El 15 de mayo de 1958, los ingleses jugaron en San Juan un partido organizado por la asociación de la prensa. Osasuna había acabado la temporada en Primera en quinto lugar, solo detrás del Real Madrid, Atlético, Barcelona y Valencia. Fue una gran fiesta. Vuelta al campo de la banda militar, dantzaris formando un arco por el que pasaron los jugadores, intercambio de banderines, reparto de trofeos...”Estamos encantados del trato y atenciones en esta ciudad admirada por la limpieza y belleza de sus calles”, declaró el presidente del Liverpool, Williams. 
El 1 de marzo de 1988, el Liverpool pisaba El Sadar con motivo del homenaje a Lee. Osasuna vistió de blanco. Los jugadores le hicieron pasillo entre coros a aquel genial menudo mediocentro. Hubo 8.000 espectadores. “Debo agradecer a toda la afición de Osasuna este apoyo y también a los jugadores ingleses y afición británica que ha venido”, señaló Lee emocionado. Ganó el Liverpool por 0-2. El Liverpool llegó con sus mejores jugadores como Grobbelaar, Barnes, Aldridge... y Kenny Dalglish, un mito en Anfield, entrenador y que se vistió de corto.
Como dice la revista Panenka , ni el Arga es el Mersey, ni El Sadar es Anfield, ni Graderío Sur la grada Kop, ni el Riau-riau suena como el Youll never walk alone, ni Pedro Mari Zabalza es Bill Shankly, ni Martín Monreal es rubio como Dalglish, ni tampoco los Iruñako se parecieron a los Beatles. Cada uno en su dimensión, pero con una esencia similar y unos lazos históricos. Ahora, pueden volver a cruzar sus caminos. Por Robinson.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones