Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

LNFS

Ganar en Sevilla es una maravilla

El Aspil venció en casa del Betis y suma tres victorias consecutivas

Gabriel Vasques, jugador del Aspil-Vidal, intenta frenar a Eric Pérez
Gabriel Vasques, jugador del Aspil-Vidal, intenta frenar a Eric PérezLNFS
Actualizado el 20/11/2021 a las 09:41
Reza el dicho popular que ‘La lluvia en Sevilla es una maravilla’. Ayer no llovió en la capital hispalense. Al menos sobre sus calles. Pero sí lo hizo sobre el parqué del pabellón San Pablo, feudo del Real Betis, donde el Aspil-Jumpers Ribera Navarra Fútbol Sala se llevó tres puntos ‘caídos’ del cielo. Si no se creen lo que les cuento, pregúntenselo al portero verdiblanco Cidao quien vio cómo dos disparos naranjas, uno de Terry y otro de David, le pasaban por encima de la cabeza como una tormenta para convertirse en otros tantos goles con los que los riberos encarrilaron su victoria.
Una historia con final feliz que, curiosamente, comenzó de la peor forma posible. Y es que tan solo habían transcurrido 16 segundos de partido cuando el Betis ya mandaba en el marcador gracias a un disparo de Ivi que Marcao dejó pasar por debajo del cuerpo.
No quedaba otra que apretar los dientes e intentar reponerse ante un rival que, hasta ayer, estaba invicto en su feudo. Así, los de Pato fueron acercándose con peligro, llamando a la puerta del Betis..., hasta que Vasques la derribó para hacer el 1-1.
El gol de los riberos fue un jarro de agua fría para los béticos, quienes adelantaron líneas en busca de responder al golpe. Y tanto se volcaron sobre la meta del Aspil..., que se olvidaron de guardar la suya. Así, primero Terry y después David aprovecharon la posición adelantada del meta local Cidao para colarle sendas parábolas. Lo dicho, dos goles ‘caídos’ del cielo.
En apenas un suspiro, el marcador pasó del empate a uno al 1-3 a favor del Aspil con el que se llegó al descanso.
Un frontón en Sevilla
Una vez hecho lo más difícil, los naranjas encararon la segunda parte con la intención de que pasaran pocas cosas.
Los riberos retrasaron líneas para ahogar las ideas de un Betis que, conforme consumía minutos, más y más se estrellaba contra el frontón navarro levantado por Pato en el corazón de Sevilla.
Marcao, desacertado en el gol del Betis, se redimió después con un buen puñado de acciones que salvaron al equipo. Lo mismo que hizo Joao Miguel, fallón en la primera mitad, pero verdugo en la segunda al hacer el 1-4 que, a falta de 5 minutos para el final, sentenció el partido.
Ayer no llovió en Sevilla. Al menos no agua. Porque la tormenta fue de goles. Y la puso un Aspil que, tras tres victorias consecutivas, ya mira hacia el cielo.

Ficha técnica:
Betis:
Cidao, Rubén Cornejo, Joselito, Lin, Ivi -cinco inicial-, Raúl, Eric Pérez, Luco, Bocao, Emilio Buendía.
Aspil-Vidal: Marcao, David, Espín, Pintinho, Terry -cinco inicial-, Anás, Joao Miguel, Kadinho, Gabriel Vasques, Nacho Gómez.
Goles: 1-0 (min.1): Ivi. 1-3 (min.): Gabriel Vasques. 1-2 (min.10): Terry. 1-2 (min.12): David. 1-4 (min.): Joao Miguel.
Árbitros
Alberto y Jordi Centeno Bono (comité catalán) mostraron tarjeta amarilla al jugador del Aspil Anás, y a los locales Emilio Buendía y Lin.
Incidencias
Partido disputado en el Pabellón San Pablo de Sevilla.

volver arriba

Activar Notificaciones