Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Fútbol sala

José Lucas Mena 'Pato': “Nuestro objetivo es salvarnos, pero con trabajo, todo es posible”

El técnico alicantino afronta su décima temporada al frente del Ribera con la misma ilusión que las anteriores y con el reto de volver a configurar un ‘puzzle’ con 8 piezas nuevas

El técnico alicantino José Lucas Mena ‘Pato’, durante la presentación del equipo este jueves en Cascante.
El técnico alicantino José Lucas Mena ‘Pato’, durante la presentación del equipo este jueves en CascanteBlanca Aldanondo
Publicado el 01/10/2021 a las 06:00
El Ribera Navarra Fútbol Sala cumplirá este curso su temporada número 11 en Primera División, y en 10 de ellas el alicantino José Lucas Mena ‘Pato’ ha sido su entrenador. Una década en la que ha conseguido clasificaciones para el play-off por el título de Liga, para la fase final de la Copa de España, y para una Final Four de la Copa del Rey. Pero también en las que ha sufrido, sobre todo en las dos últimas campañas, para mantenerse en la élite nacional. Ahora empieza una nueva etapa, y Pato lo hace con la misma ilusión que sus pupilos.
Ocho caras nuevas en un plantel de 13 jugadores. Una vez más toca reinventarse.
El grupo ha trabajado muy bien en pretemporada. Mañana sábado tenemos nuestro último partido de pretemporada en casa, ante el Burela, y en 10 días nos espera el primer partido de Liga ante el Inter en Madrid. El equipo ha ido cogiendo el sistema, pero aún nos quedan cosas por ajustar.
Los resultados de la pretemporada han sido positivos e, incluso, se ha conseguido ganar por primera vez la Copa Navarra.
Es cierto, pero estos resultados no suelen ser un indicador fiable de cómo puede ir luego la temporada. Tenemos que ir partido a partido y, desde el trabajo, es como iremos dando pasos hacia adelante.
¿El objetivo sigue siendo la permanencia, o se puede aspirar a algo más?
Si miramos el presupuesto de los equipos, seremos cuatro los que vamos a pelear por salvarnos: Xota, Burela, Manzanares y nosotros. El resto cuentan con plantillas amplias y con jugadores muy experimentados. Como siempre digo, con dinero caramelos, y creo que somos el último o penúltimo equipo de Primera en cuanto a presupuesto. Pero hay otra variable que determina el puesto en el que queda cada equipo: el trabajo. Nuestro objetivo es salvarnos, pero con trabajo, todo es posible.
El equipo lleva dos temporadas sufriendo demasiado para poder salvar la categoría.
La gran diferencia entre la campaña pasada y esta es que el curso pasado descendían 3 equipos y promocionaba un cuarto, mientras que este año solo bajarán 2 de forma directa. Es cierto que el panorama es más propicio, pero hay que tener los pies en el suelo.
¿Qué destaca del nuevo bloque que tiene a sus órdenes?
Sobre todo la ilusión y las ganas de mejorar que tienen todos. Es un grupo ambicioso. Hay gente joven, que desea abrirse paso en el fútbol sala, y gente con experiencia, pero que mantiene esa ilusión. Ahí está nuestro capitán David, que tenía muchas ganas de conseguir un título con este equipo y lo logró este verano alzando la Copa Navarra; o Pintinho, que con 36 años mantiene esa motivación que hace falta para competir al máximo nivel.
La temporada pasada, solo un día antes de cerrar la Liga, el club anunció la baja de 8 de sus 13 jugadores. ¿Qué ocurrió?
De esos 8 jugadores había 4 que yo quería que continuaran, pero que decidieron buscar un proyecto nuevo. Y a los 4 restantes les comuniqué que no iba a contar con ellos.
Y a partir de entonces, se comenzó a configurar el Aspil que vemos hoy.
Esa es una tarea que realizamos entre el director deportivo, Samuel Pozos, y yo. Ambos tenemos una muy buena relación, incluso de amistad, y vemos el fútbol sala de la misma manera. Él sabe el tipo de jugadores que quiero y los que me puede ofrecer y yo le expongo lo que necesito. Y, a partir de ahí, decidimos entre los dos.
Otro de los factores que podrían servir al equipo para crecer es aumentar el número de canteranos en una plantilla en la que solo está Uge Miramón.
Este tema no se trata exclusivamente de algo relacionado con el plano deportivo, sino que va mucho más allá. El problema que tenemos en Tudela es que muchos chavales de 16, 17 o 18 años se tienen que ir a estudiar fuera, y eso les aleja de la dinámica del equipo. El caso de Uge es excepcional, ya que sus estudios le han permitido quedarse en casa y dar el salto al primer equipo. Yo sigo con atención la evolución de los valores que hay en el filial, pero tenemos ese importante handicap.
Después de año y medio de pandemia, la afición va a poder volver a llenar el Ciudad de Tudela.
Este tiempo sin ellos ha sido muy duro. La temporada pasada, cuando peor estábamos, pudieron volver al pabellón con las restricciones de aforo, y el equipo reaccionó y se salvó. Y eso no es casualidad. La afición es consciente de lo importante que es para nosotros que esté siempre ahí, y estoy seguro de que así lo hará. Jugar en la Caldera, arropados por nuestros seguidores, nos da muchos puntos. Además es una afición madura, que sabe lo importante que es para una ciudad como Tudela tener al Aspil en la élite y al Tudelano en la Primera RFEF. Saben que es un lujo, y van a pelear por seguir disfrutándolo.

Pato-Ribera, diez años de ‘matrimonio’ muy feliz

Durante la temporada pasada, cuando peor pintaban las cosas y el descenso estaba cada vez más cerca, el Ribera Navarra y su entrenador, José Lucas Mena ‘Pato’, renovaron su unión por dos temporadas más. Y lo hicieron sin ‘letra pequeña’, dejando claro el alicantino que, aunque el equipo descendiera, él permanecería al frente del mismo.
“Tengo que reconocer que tenía muchas dudas. Contaba con ofertas de otros sitios, pero valoré que no podía dejar al club en esa situación, y menos cuando los rectores del club volvían a apostar por mí pese a la marcha del equipo. Hablé con la familia, y decidimos quedarnos”, recuerda Pato, quien considera que “siempre hay que ser agradecidos con las personas que son agradecidas con uno mismo”.
“DAR UN PASO MÁS ALLÁ”
Ahora, y más allá del reto de salvar la categoría una temporada más, Pato se marca como objetivo “dar ese paso que se merece este club y esta ciudad”.
“Después de tantos años viendo cómo se nos van algunos de los jugadores más destacados y tenemos que volver a reinventarnos, lo que debemos intentar es conseguir retener a los puntales del equipo y traer a nuevos que mantengan la calidad o, incluso, la aumenten con respecto a los que salgan”, explica el entrenador naranja, quien señala que esa será la clave para construir el Ribera Navarra del futuro.
volver arriba

Activar Notificaciones