Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Atletismo

Carmen Riaño: "Hamza Bouazzaoui era el compañero que todo el mundo quiere tener"

La peraltesa está arrasando en el inicio de temporada de cross de Estados Unidos y su última victoria se la dedicó al joven atleta fallecido en accidente hace un año

Ampliar Carmen Riaño, en la llegada de la carrera de Athens (Ohio).
Carmen Riaño, en la llegada de la carrera de Athens (Ohio)cedida
Publicado el 02/11/2022 a las 06:00
En un inglés perfecto con acento estadounidense, que demuestra lo que se ha integrado ya en su vida como atleta universitaria en Ohio, Carmen Riaño pronunciaba el pasado sábado unas palabras llenas de júbilo, pero también de emotividad. La peraltesa acababa de cruzar la meta como campeona de cross de la Mid-America Conference y expresó lo que tenía en mente: el impulso que le había dado pensar en su amigo y compañero de entrenamientos Hamza Bouazzaoui, fallecido el 26 de octubre de 2021 en accidente de tráfico a los 19 años. El corredor marroquí afincado en San Adrián acudía con su bicicleta a trabajar a Calahorra cuando fue atropellado mortalmente por un vehículo, truncando así su vida y su prometedora carrera deportiva. Un año después, Carmen quiso acordarse de Hamza en un nuevo triunfo que encadena en su espectacular inicio de temporada de campo a través.
La navarra se fue a Estados Unidos en 2020, con un inglés básico, a estudiar Ingeniería Biomédica. Le costó adaptarse. Nadie lo diría ahora. Brillante en el barro y en la pista, ha construido un gran grupo de amistades y está totalmente integrada en la Miami University de Ohio, que le ha nombrado tres veces consecutivas deportista de la semana. El recuerdo de Hamza, que tanto la animaba, está siempre presente en ella.
SU RECUERDO, UN IMPULSO
Este martes 1 de noviembre por la tarde, mañana en hora de Ohio, Carmen Riaño atendía la llamada de Diario de Navarra. La noticia de su victoria con dedicatoria a su compañero llegó a oídos del padre de Hamza, que llamó a la peraltesa para agradecerle el hermoso detalle.
“Hamza era el chico con el que entrenaba siempre, siempre, siempre, desde que empecé a correr en San Adrián. Hacíamos un montón de series con muchísimo frío, entrenamientos durillos, y él siempre estaba ahí. Era el compañero que todo el mundo quiere tener. Ahora hace un año que tuvo el accidente con la bici y coincidió que cinco días después tenía que correr la Conference. Me decía a mí misma: ‘Tengo que correr bien por él. Y lo hice decente, pero me quedé con la cosa’. Este año era el aniversario y lo tenía otra vez presente. Recuerdo que a mitad de carrera iba con las kenianas, pensando: ‘Me muero’. Pero enseguida dije: ‘No te dejes como el año pasado’. Y fue lo que me impulsó a mitad de carrera a tirar y a ganarla”, recuerda emocionada la joven atleta, que cumple 21 años el día 8.
Hamza, atleta del San Adrián y después del Pamplona Atlético, como Carmen, falleció con solo 19. Su muerte causó gran impacto en San Adrián y en el atletismo navarro y su compañera se enteró al otro lado del océano. “Aquí son 6 horas menos. Me levanté y tenía varios Whatsapp que decían ‘Descanse en paz’. Yo estaba pensando que sería otra persona que se llamaba Hamza, pero no me imaginaba que era él, hasta que vi historias en Instagram y llamé a mis padres. Mi padre estaba llorando. Lo pasé muy mal”, recuerda la atleta.
La muerte de Hamza le dejó tocada. “Recuerdo los entrenamientos que hacíamos juntos, o el ambiente que daba. Sin él, es como si faltara algo”, reconoce.
LA HUMILDAD DE CARMEN
Carmen es una corredora humilde. Parece no entender qué está pasando para obtener tan buenos resultados. “No lo sé. Estoy entrenando bien, pero no esperaba correr tanto y desde tan pronto. Que siga así”, dice riendo.
Sus marcas personales no las mejora poco a poco, las baja a mordiscos. “Los circuitos en los que hemos corrido han sido rapiditos. El año pasado hizo muy mal tiempo y este año el tiempo fue muy bueno, eso ayuda. Cuando íbamos a la competición, hablaba con mi entrenador de lo que habían corrido en las anteriores carreras. Cuando mi entrenador me dijo que había corrido en 19:30, no me lo creía y le dije: ¿Pero de verdad eran 6 kilómetros?”, bromea con sencillez. “He corrido más que otras chicas, pero no he hecho nada espectacular, no voy a ir de sobrada”, apunta.
Ha corrido en tres carreras multitudinarias, imponiéndose en las dos más recientes y quedando tercera en la primera. Un inicio sorprendente. “En la universidad, mis entrenadores me dicen que puedo estar ahí, que confíe en ellos. La semana que viene tenemos los Regionals y espero correr lo mejor posible para ir a los Nationals”, expresa.
PISTA Y BARRO
Así empezó también el curso pasado. Dando pasos de gigante. Concluyó en España con una excelente temporada en pista a la que puso broche con su cuarta plaza rozando la medalla nacional absoluta en 3.000 obstáculos y su plata sub-23 en 5.000. Versátil como pocas, se le da tan bien el cross como el tartán.
¿Cómo ha preparado este nuevo curso para que todo vaya bien? Tras unas semanas de relax en las que disfrutó de los Sanfermines, empezó a entrenar fuerte. Corrió un 5.000 en Italia y volvió a Estados Unidos. “Me sorprenden los resultados, porque no he cambiado nada de los entrenamientos ni en su actividad diaria. Hago lo mismo que el año pasado. Si las cosas funcionan, ¿para qué cambiar? No hay que darle muchas vueltas”, razona.
Riaño está totalmente integrada en su vida estadounidense. “La verdad es que sí. En el equipo estoy muy bien. Algunos amigos ya se han graduado y se han ido, pero otros se han quedado a vivir cerca. Hacemos mogollón de cosas. El ambiente es mucho más guay que el de años anteriores y quizá eso ayude con el inglés, al pasar más tiempo con la gente”, reconoce la peraltesa.
Su fórmula de vida, sin marcarse grandes propósitos, está saliendo a la perfección. “Tenemos objetivos a corto plazo. Antes, me preocupaba un montón por los entrenamientos y las carreras, ahora voy con el flow y dejo que las cosas pasen. Mantengo una rutina para que todo vaya bien, pero prefiero disfrutar de otras cosas, de la experiencia aquí, de estar con mis amigos, no preocuparme tanto de correr y correr. Te preocupes o no, las carreras van a llegar, así que prefiero estar tranquila. No darle tantas vueltas a las cosas me está funcionando”.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora