Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Atletismo

El ‘León’ vuela de Barañáin al Olimpo

El atletismo arranca en Tokio y, de entrada, le toca estrenarse a Sergio Fernández, un ejemplo de coraje en el deporte navarro, que ha sido capaz de superar tantos obstáculos como vallas ha afrontado en una trayectoria llena de brillo

Sergio Fernández, el pasado 25 de junio, cuando se proclamó campeón de España por séptima vez y logró refrendar su billete olímpico
Sergio Fernández, el pasado 25 de junio, cuando se proclamó campeón de España por séptima vez y logró refrendar su billete olímpicoefe
Actualizado el 28/07/2021 a las 22:02
"No hay mejor momento para matar que cuando ya te han dado por muerto”. Así acompañaba Sergio Fernández la imagen que compartía en sus redes sociales nada más ganar un Campeonato de España al que acudió prácticamente sin entrenar. No era cualquier oro. Era el séptimo. Y cada vez más difícil que el anterior. Pero ese oro, además de épico por las circunstancias en las que llegó a la cita, supuso el espaldarazo definitivo para que esta noche (las cinco series de 400 vallas comienzan a las 3:55 de la madrugada del viernes en España, ya 10:55 de la mañana en Tokio) Sergio repita como atleta olímpico.
Sabe el joven de Barañáin, licenciado en Ciencias Físicas y del Deporte, procedente de la cantera de vallistas internacionales de Luis Requetibate en Lagunak (como Iñigo Monreal y Txema Romera), que casi nadie daba un euro por su recuperación a tiempo para la cita olímpica, quizá también él dudó por sus problemas físicos continuados en el tiempo, pero de lo que no había duda es de que no lo iba a dejar de intentar.
Y así, viendo pasar las semanas y los meses sin poder completar sesiones de entrenamiento en la pista, acumuló casi dos temporadas en blanco. Pero Sergio se identifica con el rey de la selva, el león, y así se le conoce en el mundillo del atletismo. Y el león mata, aunque le den por muerto.
Sus números de esta temporada son: dos carreras, una semifinal en 51.42 y una final en 49.55. Antes de su séptimo oro, la nada. El vacío. Con los isquiotibiales siempre a punto de decir basta, se la jugó a una carta y, primero, venció de paseo en la semifinal y después asestó el golpe y el marcón para disipar dudas a quien las tuviera y decir: “Hola, Tokio”.
Después de quince años en el atletismo, nadie ha conseguido tanto en este deporte en Navarra como Sergio. Después de atesorar varias participaciones en los Juegos Deportivos, el atleta berinianense debutó en la que serie la prueba de su vida, los 400 vallas, en 2010, con 17 años. Su marca, 57.29. Su primera medalla llegó en 2012, plata en el nacional júnior, con 52.64, lo que le dio el billete para el Mundial de la categoría, junto a Javier Colomo.
En 2014, con 21 años, comenzó su reinado. Bajó la mítica frontera de los 50 para ser oro absoluto (49.90). No sabía entonces que llegarían seis más después, ni que en 2016 destrozaría su marca varias veces, sería subcampeón de Europa y olímpico en Río con récord de España (48.87). No volvió a conseguir esta marca, dichosas lesiones, pero repitió Europeo en Berlín en 2018 con 48.98. El año pasado fue un calvario y este 2021 también, pero ha conseguido dejar su alma para cumplir su palabra: volver a estar en los Juegos.
Hombre de círculo íntimo muy familiar, reflexivo, generoso, atento, profesional, subido a una montaña rusa, inconformista, excelente conversador, reacio a ser expuesto, sensible. Sergio Fernández no se olvida de que su compañero Adrián Vallés no va a poder cumplir el sueño: “Se lo merecía, es un deportista excelente. Le mando un fuerte abrazo. Estará en nuestros corazones, en el mío y en el de Asier”.
volver arriba

Activar Notificaciones