Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Entrevista
Festival Punto de Vista

Garbiñe Ortega: “Todos los cineastas están mucho más cerca de lo que creemos”

El festival de cine de vanguardia se prepara para recibir a partir del lunes un aluvión de invitados. Punto de Vista inicia su XIV edición más femenino, más internacional y más oceánico que nunca

Foto de Garbiñe Ortega, directora artística del Festival Punto de Vista de Pamplona, en el hall del Baluarte, donde se desarrolla la mayor parte de la programación
Garbiñe Ortega, directora artística del Festival Punto de Vista de Pamplona, en el hall del Baluarte, donde se desarrolla la mayor parte de la programación
Actualizada 01/03/2020 a las 06:00

De temer algo sería que le falle el aguante físico, pero Garbiñe Ortega (Vitoria, 1981) duerme bien estos días previos al festival, está tranquila con el trabajo hecho y con el equipo que le acompaña, así que afronta su tercera edición como directora artística del Punto de Vista con confianza. Detecta que hay ganas de festival y eso, asegura, le lleva en volandas.

¿Así que en los festivales de Rotterdam y Berlín se escucha “See you in Pamplona”?
¡Sí! Es tal cual. Me pasó en Rotterdam, estando con Ben Rivers y otros cineastas, entre todos se decían: “¡Nos vemos en Pamplona!”. Esta semana, Matías Piñeiro, que estaba presentando película en Berlín y que trabaja con nosotros como programador, me dice: “¡Estaba en una fiesta y todo el mundo me decía qué increíble era la programación de Punto de Vista!” No nos damos cuenta del eco que tiene el festival. Muchas veces tú haces tu trabajo y confías en ello, pero llega mucho más allá de lo que creemos.

Se le ve contenta con la edición que empieza, ¿de las tres que ha dirigido es la más completa?
Cada edición ha tenido algo especial para mí. Llego a esta tercera con la sensación de haber hecho un recorrido. Ha habido una evolución de ciertos programas como Dokbizia y veo que el festival está funcionando a nivel de interés y de público.

Este año van a visitar Pamplona muchos invitados. ¿La gente quiere venir cada vez más?
Punto de Vista ha sido un referente desde hace mucho tiempo. Yo recuerdo que cuando venía como espectadora, en los años de Josetxo Cerdán como director artístico, ya era un festival de referencia, y de eso hace ya más de ocho años. Se ha ido posicionando de manera cada vez más fuerte en el mapa de festivales.

Te puede interesar



¿Cómo?
Creo que en parte es por esa apuesta por tener una identidad más marcada, con cuestiones como la de hibridar los públicos y las prácticas artísticas. En los festivales siempre hay algo en ese sentido más anecdótico, una performance o lo que sea, pero aquí es uno de los ejes centrales. Luego está la comunidad de colaboradores que tejes, porque hay muchas personas que vienen a colaborar de diferentes maneras. Erika Balsom, por ejemplo, para mí una de las grandes escritoras de cine, vino el año pasado, le gustó la programación y las actividades y ella a su vez va a traer a más gente este año. Es todo como una cadena.

Usted habla de un ecosistema propio, ¿tienen la sensación de que forman una tribu?
Para mí, sí. Es gente con la que se va generando relaciones profesionales y de pronto vas viendo que tienes muchos intereses en común. Yo a Erika Balsom cuando la invité no la conocía, y sin embargo luego, leyendo su libro An Oceanic Feeling, le hice la propuesta de hacer un ciclo así. Es todo un tejido que se va creando con muchos intereses e intercambios. La experiencia del personal la forman todas esas energías y personas que participan de diferentes modos.

¡Este año tiene cabida hasta el mítico capitán Cousteau!

Sí, todo depende de cómo lo presentemos, de cómo se genere el contexto. Es algo que les digo siempre a mis alumnos de comisariado, que tiene que ver con cómo generamos los marcos para presentar la obra. Todos los cineastas están mucho más cerca de lo que creemos. Para mí Punto de Vista, siendo un territorio específico, sigue teniendo muchas capas, lenguajes muy diversos entre sí. Para mí es muy importante seguir cuestionando los prejuicios.

¿Cómo encaja este tipo de cine en un momento en el que los hábitos de consumo audiovisual se están estandarizando tanto con las plataformas de streaming?
Precisamente creo que tiene más importancia que nunca. Afortunadamente hay muchos festivales haciéndolo muy bien, pero en la era de la información, de tanta saturación de estímulos y de información, todo tan acelerado, y de tanta sobreproducción audiovisual, que a mí me resulta abrumadora, creo que es más importante que nunca generar espacios en donde contextualicemos bien el trabajo, donde acompañemos al público en ese camino que hemos elaborado tan cuidadosamente y cuidemos a los espectadores. Para mí es muy importante que la gente quiera volver a Punto de Vista. Que tengan una buena experiencia. No quiere decir que les guste todo, pero que quieran volver, que les haya generado el interés y que sepan apreciar el cuidado en todos los detalles como para querer realmente regresar.

¿Se vuelve ahora casi a la experiencia de los festivales originales, cuando las cosas que se vivían allí sólo ocurrían allí?
Exacto. Para mí es muy importante poner en valor que hay tantos profesionales viniendo, tantos estudiantes. Hoy en día hay mucha oferta, hay muchos festivales haciéndolo muy bien, y cada vez es más fácil tener acceso en nuestras casas. Antes era muy difícil ver James Benning y ahora por muchos canales podemos verlo.

¿Qué es lo que moviliza entonces a la gente?
El concepto de la experiencia. No tiene que ver sólo con ver películas, tiene que ver con todo lo demás que estamos tratando de plantear, con esos espacios de intercambio, esos encuentros, esa idea de familia y de comunidad que ha tenido siempre Punto de Vista y que es muy fuerte en estos momentos.

Este año ponen a hablar entre sí a invitados ante del público. ¿Qué espera de la experiencia?

Sinceramente, espero no equivocarme, pero creo que va a ser histórico. Simon Field es un referente absoluto para muchos de nosotros. Dirigió el Festival de Rotterdam más de ocho años, está siempre en la vanguardia y pensando en el cine contemporáneo de una forma única. Ha accedido a venir de jurado, que ya es bastante extraño, y a compartir su experiencia. Otros colegas de profesión me decían: “¿Cómo lo has conseguido? ¡jamás quiere hablar en público!”. Se van a producir momentos bastante únicos porque los ponemos a conversar con personas con las que tienen mucha confianza. En este caso va a conversar Simon Field con Andrea Lissoni. O Mónica Valenciano, que es historia de la danza en España, la ponemos a conversar con Idoia Zabaleta, que ha venido también varias veces y es una gran admiradora. O el propio Rabih Mroué con Aurora Fernández Polanco, a quien traemos exprofeso para hablar con él. Esas conversaciones para mí tienen el mismo nivel de importancia que muchas proyecciones.

A las cineastas alemanas Ute Aurand, Helga Fanderl y Renate Samiy, y a la chilena Jeannette Muñoz, que nunca han trabajado juntas y son de distintas generaciones, incluso las unen en una retrospectiva común y un libro.
Sí. Ellas mismas están sorprendidas, pero nos parecía muy importante ponerlas en relación. Vas viendo que a lo largo de los años se repiten temas y hay ciertos intereses y obsesiones. En mi caso la idea colaborativa, de unidad, de acompañamiento, está muy presente. Sé que tienen muchos fans en España y en el extranjero que van a venir solo a verlas, y que va a ser muy emocionante.

¿Tiene ideología el festival?
Todo proyecto tiene que tener ideología. Tiene varias. Más que ideología diría que tiene un espíritu y una filosofía muy marcada por estas ideas que comento.

¿En su Olimpo particular, si tuviera una capillita en casa, quiénes serían sus santos laicos?
Sería un altar muy poblado. Hay muchas personas que te influyen de muchas maneras, algunas a través de su obra como Jonas Mekas, pero también a partir de su filosofía y de su estar en el mundo, como Agnès Varda, que admiro muchísimo. Pero también todas las personas que programo deberían tener un lugar ahí, porque finalmente son las que te hacen cuestionarte constamente cómo piensas las cosas, cómo las ves, cómo te afecta la mirada. Pero también todas esas personas que son colaboradores más sutiles, todas esas conversaciones, esos intercambios de ideas.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Noticias relacionadas
volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE