x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Arte

Ana Mari Marín, toda una vida dedicada a la pintura

Ana Mari Marín abre las puertas de su casa en Elizondo y suma ya 49 exposiciones de verano. La artista, para quien pintura y sentimiento van de la mano, muestra sus obras expresionistas, vitalistas y llenas de color de los tres últimos años

foto de Ana Mari Marín, en su estudio ahora instalado en Elizondo, trabaja en una de sus pinturas.

Ana Mari Marín, en su estudio ahora instalado en Elizondo, trabaja en una de sus pinturas.

Cedida
Actualizada 20/12/2019 a las 07:49
A+ A-

Ya suman 49 veranos en los que Ana Mari Marín abre las puertas de su casa Vergarenea, en el corazón de Elizondo, para cumplir con su tradicional exposición estival. En la de este año no sólo se muestran más de un centenar de obras, entre óleos y acuarelas, sino que la pintora baztanesa abre también su corazón y se muestra como un libro abierto ante todos aquellos que visitan su casa, contemplan sus cuadros y se adentran en sus paisajes, naturalezas muertas, pinturas costumbristas y jarrones de flores. Sus creaciones, marcadas por el color y la expresividad, son el el reflejo de su manera de entender la vida. Porque para ella, sentimiento y pintura van de la mano.


A sus 86 años, Ana Mari Marín conserva intacta su ilusión por pintar. “Pinto todos los días, no puedo vivir de otra manera”, dice la artista, aunque ha tenido que modificar algunas costumbres de su proceso creativo. Marín ya no cubre todos los días los ocho kilómetros que separan su casa en Elizondo de su estudio de pintura en Amaiur. Tampoco recorre con su coche distintos lugares en los que encontrar el germen de un nuevo cuadro. Una recomendación médica le ha privado de conducir, por lo que ha trasladado su estudio a Elizondo y en sus salidas siempre va acompañada. “Me he puesto el estudio en mi habitación y tengo otro en el jardín. Me fastidia mucho que no me dejen conducir. No entiendo por qué no puedo coger el coche sola. Así que ahora o me llevan o pinto de Elizondo y el valle de Baztan que es una maravilla”.


RECREAR LA REALIDAD

Las paredes de la casa baztanesa de Ana Mari Marín se han revestido de colores y líneas trazadas en sus más de cien cuadros. En la exposición conviven sus óleos realizados en los tres últimas años con unas acuarelas, la mayoría de ellas pintadas este año y que evocan ciudades españolas, así como Venecia o Londres. Un recorrido por las distintas salas permite adentrarse en la pintura expresionista y vitalista de esta pintora que con sus cuadros muestra también su personalidad, su manera de recrear la realidad y ampliar su universo creativo con múltiples guiños al color y la emoción. No sólo a la que pueda sentir el público, sino a la suya propia. “Pinto en función de lo que siento, de lo que me sale de dentro. La pintura no es técnica, es sentimiento. A ves me ocurre que voy con mis trastos para pintar a un sitio, miro alrededor y me marcho porque lo que veo allí no me dice nada, no me nace del interior pintarlo. Si a mí y a la gente que ve mis cuadros no le hace palpitar lo que he pintado, pienso que no vale”.


Su universo creativo es tan amplio que en la exposición se puede encontrar escenas marítimas del Cantábrico, paisajes urbanos, campos de vendimia, jarrones con flores, girasoles, zanpantzar y numerosas referencias a los paisajes del Baztan, un valle que le cautiva en su totalidad, del que le gusta pintar los pueblos de Irurita, Arizkun, Maya o Ciga, sin olvidar el monte Gorramendi. Dicho monte aparece en Divertimento, una obra que tiende a la abstracción y que le hace sonreir cuando habla de ella. En el cuadro aparecen distintos objetos que tenía en su mesa de estudio, como unos papeles, ropas que había utilizado para pintar un cuadro de Mozart y la esquina del violín de su hermano Gregorio. Y en el hueco central en ncuentra Gorramendi. “Para mí, pintarlo es divertimento, todo es divertimento”.


SU AMIGO OTEIZA

Los paisajes, pueblos y ciudades que aparecen revestidos de su personal estilo en la exposición solo son una pequeña parte del mundo que ha recorrido en su amplia trayectoria artística. Porque Ana Mari Marín no solo pinta Baztan, sino que también se ha interesado por tierras como Andalucía, Cantabria, La Mancha, La Rioja, País Vasco o el resto de Navarra. A ello suma otros cuadros que se identifican con Francia, Reino Unido (Londres y Oxford), Holanda, Portugal, Alemania Italia (Venecia) o Rusia (San Petersburgo).


Aunque Ana Mari Marín es fiel a un modo de representar el mundo, reconoce que su pintura ha cambiado con el tiempo “pues la persona también cambia con los años” y considera que tanto su vida personal como artística “ha sido muy densa”. Tras estrenarse con los pinceles a los 7 años, cuando se recuperaba en la cama de unas fiebres reumáticas, nunca ha dejado de pintar. Y fue en 1956, con 23 años, cuando inauguró su primera exposición en Pamplona. “Es toda una vida. He pintado mucho, mucho... He pasado por tantos sitios y ha habido tantas cosas que me han emocionado que no quiero renunciar a seguir haciéndolo”.


Su pintura también es reconocida por el color, por esas pinceladas espontáneas llenas de tonalidades a las nunca ha renunciado, a pesar de las conversaciones que mantenía con su amigo Jorge Oteiza. “No se puede pintar sin color. Me gusta mucho. Jorge (Oteiza) me vigilaba mucho , estaba siempre encima de mi trabajo para que no dejara de hacer cosas. Fuimos muy amigos, tuvimos una amistad muy espiritual, me llamaba “mi encantadora gordita”. Recuerdo un día que iba vestido de negro, muy serio y oscuro. Y para hacernos una fotografía, le puse por encima una bufanda roja que llevaba yo. Desde entonces, cada vez que iba a Londres le traía bufandas y calcetines que siempre utilizó”.

 

+ Ana Mari Marín, Casa Vergarena de Elizondo. Hasta el 29 de septiembre. Horario: 11.30 a 13.30 y 18 a 19 horas.
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra