Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

DN Running

¿Te pesas todos los días?¿Crees que vale la pena?

Ampliar La báscula, mala amiga a diario
La báscula, mala amiga a diarioDN
Actualizado el 04/09/2022 a las 17:28
¿Te interesa saber cuánto pesas o cuánta grasa tiene lo que pesas? ¿Eres de los que se preocupa más del aspecto exterior que de la funcionalidad o de la salud? Las básculas convencionales son poco precisas en relación al cálculo de la grasa corporal. ¿Acaso es mejor perder cinco kilos que aumentar la energía? ¿Y sabes con exactitud de qué fueron los cinco kilos que perdiste? ¿Quizá dos de grasa, dos de agua y uno de músculo? ¿Eso te lo dice la báscula con precisión? ¿Estás totalmente seguro que los cinco kilos que perdiste fueron de tejido graso? ¡Imposible!
¿Te fías del índice de masa corporal o índice de Quetelet para determinar tu situación ponderal? Si el resultado de dividir el peso en kilogramos entre la altura en metros al cuadrado es mayor a 25 presentas sobrepeso y si pasas de 30 padeces obesidad. ¿Un índice inventado hace dos siglos que en principio tenía otra finalidad y que ahora se usa como indicador exclusivo para determinar si estás o no pasado de peso?
Clasificación según el Índice de Masa Corporal (IMC)
Clasificación según el Índice de Masa Corporal (IMC)DN
La obesidad afecta al 17% de la población adulta usando este indicador, mientras hace 30 años solo el 7,4% de esta población tenía un índice de masa corporal (IMC) igual o superior a 30. Además, si sumamos el sobrepeso el porcentaje de adultos afectados supera el 53%. Estas conclusiones se han realizado usando el IMC como indicador. Pero la realidad es aún peor. Muchas personas con un índice de masa corporal «normal» presentan porcentajes de grasa elevados tanto a nivel subcutáneo como a nivel visceral. Es decir, una persona de 1,74 con un peso de 70 kilos (lo que equivale a un IMC de 23,1) y con un porcentaje graso del 37% estará en situación de normalidad ponderal mientras que uno de 78 kilos con la misma altura y con un 15% de masa grasa presentará sobrepeso. Pero eso no se contempla en los estudios y la realidad muestra que son más los individuos con normopeso que presentan valores muy elevados de grasa que aquéllos con sobrepeso que muestran índices bajos de grasa corporal. En los estudios epidemiológicos no se tiene en cuenta este factor, puesto que medir la grasa es más costoso que pesar y tallar. Los índices de sobrepeso y obesidad serían más elevados que los actuales si se midiera la grasa corporal. Valores por encima del 25% en hombres adultos y por encima del 35% en mujeres adultas indicarían obesidad, independientemente del peso corporal, y este dato es el que debería tenerse en cuenta en todos los estudios, pues hoy en día disponemos de infinidad de aparatos para medir la grasa corporal de forma eficaz.
De los que presentan un IMC por debajo de 25 una cuarta parte tiene obesidad al medirles la grasa corporal y otra cuarta parte muestra sobrepeso. Lo peor de ello es que de los que tienen sobrepeso al aplicar la fórmula del IMC casi un 80% presenta obesidad al medirles la grasa corporal y de los que superan un IMC de 30 más del 99% presenta obesidad al efectuar la medición de grasa corporal. Por lo tanto el IMC subestima la obesidad. La aplicación de una fórmula tan sencilla para determinar si uno tiene sobrepeso u obesidad es cuestionable. Según esta fórmula y su interpretación actual si uno tiene un IMC de 24,9 está en situación de normalidad y si posee un 25,1 ya tiene sobrepeso. Esa diferencia puede ser de menos de 300 gramos y, como ya he resaltado, esta fórmula no tiene en cuenta otras variables que son determinantes para precisar una situación de normalidad o anomalía en relación al peso corporal. Un IMC de 24,2 está bien y uno de 25,5 no ¿Por qué?
Diferentes IMC en deportistas de elite
Diferentes IMC en deportistas de eliteDN
¿Estos jugadores cuyo índice de masa corporal pasa de 25 estarían catalogados como personas con sobrepeso? Será “sobrepeso muscular” en todo caso, algo sumamente recomendado y que es el resultado de un estilo de vida activo, una alimentación personalizada y del deporte que practican con frecuencia.
¿Entonces cómo sé si tengo sobrepeso si no es a través de una báscula y sin la necesidad de recurrir al IMC? De forma general te diría que si al cogerte la grasa en la región abdominal pasas de 3,5 centímetros el sobrepeso está asegurado y si pasas de 5,5 tendrás obesidad. Otra forma sería la resultante de dividir tu cintura, con una cinta métrica que pasa a la altura del ombligo, entre tu altura en centímetros que si es de 0.53 existe sobrepeso y si es mayor a 0,6 la obesidad estaría confirmada.
Obesidad según el IMC
Obesidad según el IMCDN
En la mayoría de los individuos se observa un incremento de peso con el paso del tiempo y en realidad no debería ser así, puesto que lo natural es perder peso con la edad. Un individuo con 25-30 años está en plenitud, periodo en que la masa muscular se encuentra en proporciones máximas. A partir de los 35 años se produce un descenso que se agrava con el paso del tiempo. De los 45 en adelante achacamos a la menopausia y a la andropausia como responsables de dichos cambios y nada más lejos de la realidad. Las transformaciones corporales que se producen a partir de entonces son causadas por una disminución de la masa muscular (lo que conlleva a un descenso en el ritmo metabólico del organismo), la merma en la producción de determinadas hormonas que tiene lugar a partir de edades maduras, la disminución en el gasto energético derivado del ejercicio y, sobre todo, al asentamiento de malos hábitos nutricionales que se repiten constantemente a lo largo del tiempo.
Las elecciones dietéticas se reflejan en nuestra salud. Comemos demasiados azúcares refinados enmascarados en cientos de “productos”, un exceso de sal que se introduce en todos los snacks, salsas y preparados industriales, mucha carne procesada, sobreabundante grasa transesterificada cuyo abuso es muy dañino a medio plazo, no paramos de comer hasta saciarnos totalmente y tras ello nos vamos al sillón a punto de explotar, picamos constantemente y no dejamos reposar a nuestro páncreas y a nuestra fisiología, apenas consumimos fibra, comemos pocas verduras, pocos frutos secos y pocas legumbres.
Nos han educado en un patrón alimentario erróneo que en gran parte cuesta modificar y que provoca inflamación, patologías digestivas, déficits nutricionales, apetito desmedido, fatiga y un exceso de grasa a nivel central. Aliméntate con Sentido Común, muévete más, gestiona tu estrés, descansa mejor, deja de pesarte con tanta frecuencia y te aseguro que pondrás fin al sobrepeso y a la obesidad.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE