Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Pensiones

Si retraso mi jubilación, ¿tengo algún incentivo en España según la reforma de las pensiones?

Para las pensiones más altas el aumento de la base reguladora podría alcanzar el 4%

Dos de cada diez navarros tienen un plan de pensiones y la inversión crece el 18%
El incentivo se puede recibir en una única cantidad o en forma de aumento de la base reguladora al calcular la pensiónCEDIDA
Actualizado el 15/07/2021 a las 11:19
La reforma de las pensiones sigue en boca de todos, porque supone cambios muy relevantes ya desde la aprobación del primer paquete de medidas. Estas afectarán a la revalorización de las pensiones y al factor de sostenibilidad, pero también a la edad de jubilación.
Desde un inicio, José Luis Escrivá hizo referencia a que uno de los principales objetivos de esta reforma era acercar la edad real de jubilación (64,6 años) a la edad legal (66 años) para garantizar la sostenibilidad futura del sistema de pensiones.
Para animar a los trabajadores a continuar trabajando una vez alcanzada la edad de jubilación la reforma ha establecido una serie de incentivos. En Navarra, son más de 3.150 trabajadores los que retrasan su jubilación y a partir del momento en que estas medidas entren en vigor podrán obtener los siguientes incentivos:
  • Un pago único de una cantidad máxima de 11.000 euros al año en el caso de las pensiones más altas, que podría incrementarse otro 10% para las personas con más de 44 años y medio trabajados.
  • Un aumento de la base reguladora en el momento de calcular la pensión de jubilación. Las personas con menos de 25 años trabajados obtendrán un aumento del 2%, las que tengan entre 25 y 37 años trabajados obtendrán un aumento del 2,75% y las que superen los 37 años trabajados obtendrán un aumento del 4%.
  • Una modalidad que combine las dos anteriores y que todavía se está diseñando.
PARTE NEGATIVA
Escrivá afirma que estos incentivos harán mucho más atractiva la idea de prolongar la vida laboral. Pone como ejemplo el caso de una persona a la que le correspondería una pensión anual de 15.000 euros con edad ordinaria de jubilación. Si esta misma persona retrasara su jubilación un año pasaría a tener una pensión de 21.285 euros y, si la retrasara dos años, la pensión llegaría a los 27.570 euros anuales.
Aunque es cierto que se trata de un aumento considerable de la pensión, estas medidas no suponen un cambio positivo para todas las partes. Esta vez son las empresas las mayores perjudicadas, ya que se verán forzadas a mantener a trabajadores más caros y con más posibilidades de pedir la baja en vez de sustituirlos por otros más jóvenes. Sin embargo, la CEOE ha manifestado esta preocupación y ha conseguido que este coste se reparta entre las empresas y el Gobierno.
volver arriba

Activar Notificaciones