Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Podemos

La baja de Iglesias y Montero trastoca el día a día de Podemos

El partido afronta sin sus dos principales dirigentes la precaria estabilidad del Gobierno o la crisis interna con la organización andaluza

Imagen de archivo de Irene Montero y Pablo Iglesias, en el Congreso..
Irene Montero y Pablo Iglesias, a su llegada el pasado 20 de marzo al pleno del Congreso.
EFE/Javier Lizón
  • Colpisa.Madrid
Actualizada 06/08/2018 a las 06:00

Las ausencias de Pablo Iglesias e Irene Montero con motivo del nacimiento prematuro de sus hijos ha impulsado a la primera línea política a otros dirigentes del partido morado. Pablo Echenique, Rafael Mayoral, Ione Belarra y Noelia Vera, todos ellos destacados 'pablistas' que cerraron filas con el secretario general en Vistalegre II, han multiplicado su actividad las últimas semanas para el cubrir el vacío que han dejado sus jefes de filas, que podría extenderse aún durante algunos meses. Frente a estos dirigentes, otras figuras destacadas de la formación que se midieron a Iglesias en el pasado han quedado relegadas de este relevo temporal en la cúpula podemista. Iñigo Errejón mantiene su radio de acción dentro de la Comunidad de Madrid, a cuya Presidencia aspira en las autonómicas del próximo mayo. Mientras, Carolina Bescansa cumple aún la condena al ostracismo que le impuso la dirección nacional tras destaparse su propuesta a Errejón para destronar al secretario general.

El día a día del partido se mantiene, como antes, en manos de Echenique. El no tener acta de diputado le permite centrarse en sus labores de secretario de Organización, pero también priva a Podemos de tener en el Congreso a una de los voces con más carisma entre la militancia, además de la de un reconocido azote de sus adversarios políticos. A nivel interno es donde menos se echa en falta la presencia de Iglesias. Más aún cuando, se señala desde Podemos, existe una absoluta coordinación entre el líder de la formación morada y su secretario de Organización. En cualquier caso, y aunque "siempre está el whatsapp", añaden, Echenique enfrenta en estos momentos en solitario la crisis con la organización andaluza a cuenta de la marca electoral para los inminentes comicios en esta comunidad y el deseo de la anticapitalista Teresa Rodríguez de convertir a Podemos Andalucía en una confluencia más, al estilo de Podem en Cataluña o En Marea en Galicia.

Más complicada ha resultado la transición en la Cámara baja. La portavoz adjunta Ione Belarra, persona de la más absoluta confianza de Montero, ha asumido los galones. Fue ella quien dio la réplica a Pedro Sánchez cuando el pasado 17 de julio presentó su programa de Gobierno en el hemiciclo. A lo largo de julio ha demostrado gran conocimiento de los principales asuntos sobre la mesa política y se ha mostrado como una dirigente que no se arruga en los cara a cara con sus adversarios. Belarra está escoltada por el veterano Mayoral. Uno de los principales problemas ha estado en cubrir los espacios que ocupan Iglesias y Montero en las comisiones. En la de secretos oficiales, por ejemplo, el PP vetó que Mayoral sustituyese a la portavoz para asistir a la comparecencia del director del CNI, general Félix Sanz, algo que finalmente hizo Belarra.

 

ACTUALIDAD POLÍTICA

 

Pero Iglesias no es tan fácil de sustituir a nivel de las negociaciones políticas, menos aún cuando la continuidad del Gobierno pende de un hilo e, incluso, podría darse un adelanto electoral ya que "sería absurdo aguantar una situación más allá de lo razonable", según señaló la ministra portavoz, Isabel Celaá. En las últimas semanas el secretario general ha estado ausente en las negociaciones de temas claves como la senda del déficit, en el que Unidos Podemos dejó plantado al Ejecutivo, o la designación de Rosa María Mateo como administradora de RTVE. En paralelo, el Gobierno de Sánchez trata de tender puentes con el independentismo, con el que Iglesis mantiene una comunicación directa -fue el primer líder nacional en ser recibido por el presidente Quim Torra- gracias a su apuesta por el derecho a decidir. Otro de los asuntos a tratar sin demora son las próximas citas electorales. Además de la 'patata caliente' andaluza, la dirección nacional tiene que plantear unas municipales a las que Podemos se presenta por primera vez, ya que en 2015 optó por concurrir a través de candidaturas ciudadanas. Una de las principales incógnitas a resolver, y quizá la más urgente, es la lista en la ciudad de Madrid, donde Manuela Carmena aún no ha deshojado la margarita sobre su futuro. "No existe una sensación de ¡oh Dios mí no están aquí!", se zanja desde Podemos, donde, en cualquier caso, se destaca que la menor actividad política del verano ayuda a sobrellevar la baja de sus dos principales dirigentes.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE