Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Escapadas

Rutas montañeras por Navarra: 3 ascensiones clásicas a Montejurra

Señalado por la historia, las tradiciones, la cercanía… y su presencia constante en el horizonte de la vida cotidiana. Montejurra está ahí, siempre al alcance de la mano. Para muchos de los habitantes de la zona no deja de ser una invitación, un reto permanente: “He de subir a Montejurra”

Vídeo Montejurra
Vídeo Montejurra
Tres ascensiones clásicas a Montejurra.
alt
Vídeo Montejurra
  • Conocer Navarra
Actualizada 23/04/2021 a las 21:15

(Reportaje publicado en la revista Conocer Navarra nº 54 con fecha marzo de 2019. Textos de JAVIER REY y fotografías de MONTXO A.G. Y JAVIER REY)

 

Llegar a la cima de Montejurra... ¿Motivos? Los que cada cual se proponga. Rememorar el pasado, revivir viejos ritos y costumbres, hacer ejercicio, disfrutar de la experiencia y la naturaleza, divisar desde lo alto las tierras donde la vida continúa…

Sirva de muestra un botón. En los últimos dos años Diario de Navarra ha publicado tres reportajes diferentes con un denominador común. Hablan de tres personas enamoradas de ese ritual: subir Montejurra, subirlo cuantas más veces mejor, y además escribir sobre él, y compartirlo…

En agosto de 2017 Richard Vidaurre, de Ayegui, parecía haber alcanzado un difícil récord: ascender el monte un día sí y al siguiente también, repitiendo el mismo de­safío 470 días seguidos, de forma ininterrumpida. Richard también se propuso escribir un libro sobre Montejurra. Mientras lo hacía, mientras subía y bajaba los caminos del monte, en su hija Anne no solo crecía la admiración por el tesón del padre. También heredaba la afición. En el último párrafo del artículo Richard mencionaba una probable sucesora… Y acertó.

En enero de 2019, un nuevo reportaje toma el relevo. Ahora la protagonista es Anne, que con 23 años ha superado al padre y alcanza las 500 ascensiones consecutivas.

Otro caso aparte es el de Raúl de Pradas, de Estella, que comparte idéntica pasión. Visita la cima todos los días que puede. Lo hace desde pequeño. Asegura que no le importa dónde vivir… siempre que desde su casa se vea Montejurra.

Mientras escribo estas cosas he de confesar que, cuando he visitado Montejurra, siempre he encontrado numerosos senderistas que suben y bajan por uno y otro lado. La media de encuentros es muy superior a lo que me ocurre en otras montañas de una geografía tan variada como la de nuestra comunidad.

¿Qué tendrá Montejurra? Resulta obligado reconocer que esta montaña, aislada de las cadenas pirenaicas, e incluso de las cordilleras más cercanas como Lokiz o Urbasa, reúne una colección de factores que la hacen única. ¿Cuál puede ser más determinante? ¿Estar rodeada de pueblos habitados en todo su contorno? ¿Su significado histórico? ¿La cercanía a las vidas de tantos pueblos de su entorno? ¿La abundancia y variedad de senderos? ¿Los bosques que cubren sus ladera?...

 

UN POCO DE HISTORIA

Aunque sea sobradamente conocido, conviene hacer un pequeño repaso histórico. En 1835 se desencadenó la primera de las guerras “carlistas”. En las cercanías de Montejurra se desarrolla una batalla, y a consecuencia de la misma los partidarios de don Carlos recuperan Estella. Es el primer suceso bélico, pero se repetirá años después, en noviembre de 1873, en la tercera guerra. Los carlistas vuelven a ganar otra batalla al ejército liberal. Volverá a repetirse el mismo enfrentamiento tres años después, pero en esta ocasión los liberales fueron los vencedores. Montejurra se constituye, a lo largo de esos años, en uno de los símbolos del carlismo, la “montaña sagrada de la tradición”.

Esto es lo que provoca en 1939 el inicio de una celebración que desde su primera edición se convertirá en fecha señalada del calendario. Todos los primeros domingos de mayo se concentran en la cima del monte los carlistas, y celebran después en la explanada de la base, cerca de Ayegui, su asamblea, su gran encuentro anual. Así, por el camino del Vía Crucis, ascienden en masa hasta lo más alto. La Diputación Foral subvenciona en los años 50 la instalación de las 14 estaciones de piedra que jalonan el itinerario. Se mencionan algunas concentraciones de hasta 100.000 personas. Aunque las cifras parecen algo exageradas, la jornada de confraternización tenía una resonancia espectacular en aquellos años.

El 9 de mayo de 1976, recién estrenada la Transición democrática, pocos meses después de la muerte de Franco, el ala ultraderechista del carlismo, liderada por Sixto de Borbón, organiza una emboscada que es secundada por la pasividad de las fuerzas policiales, algo que los responsables políticos nunca explicaron. Disparan contra los asistentes a la concentración y provocan la muerte de dos personas, además de herir a otras treinta.

Aquella fecha constituye un punto de inflexión. Al año siguiente no se autorizó la concentración. Posteriormente el movimiento carlista vio cómo mermaba ostensiblemente su militancia. La concentración pasa, hoy en día, casi desapercibida en la agenda nacional (y local) de actos políticos.

 

APUNTES GEOGRÁFICOS

Montejurra alcanza una altura máxima de 1.047 m. Situada en la zona prepirenaica, puede considerarse una elevación aislada, rodeada por varios valles: La Solana, San Esteban de la Solana y el Condado de Lerín. Al norte se encuentra la mayor concentración poblacional, con Estella y Ayegui, pero en la cercanía de sus laderas se asientan, además, numerosas localidades.

En la estructura de la cima podemos hablar de hasta tres cotas diferentes, muy parejas en cuanto a su altitud. La más septentrional (1.042 m) cae unos metros en vertical hacia su lado norte, presentando una pared en cuya base se abre una gruta de escaso relieve. El hueco, en el que se habilitó en su día la construcción de un arco, permitió cobijar un gran crucifijo y un altar de piedra a sus pies. Aquí se organizaban los actos religiosos principales de las concentraciones carlistas. Unos metros más abajo se ubica la ermita de San Ciprián.

La cota central (1.047 m) es la más elevada y, al mismo tiempo, la más afilada en su estructura. En ella se ubican el buzón montañero y varios recordatorios.

La cota meridional (1.044 m) presenta una mayor superficie “cimera”. Sobre ella se instalaron antenas de TV y telefonía. Al lado encontramos también un vértice geodésico. Hasta el lugar sube una pista de hormigón (en sus últimos metros) por el lomo suroeste.

Las laderas del monte están cubiertas en su mayor parte por masas boscosas. Predomina la carrasca, pero también abunda el quejigo (especialmente en la vertiente sur). Las repoblaciones de pinos (silvestre, carrasco y laricio) ocupan también grandes parcelas que conviven con el ecosistema autóctono.

Varias de las crestas que confluyen en la cima son, al mismo tiempo, mugas municipales. Se llega a tal extremo que, por ejemplo, la ermita de San Ciprián, que se levanta en término de Ayegui, tiene frente a la puerta, a menos de 10 metros, el límite de Aberin. Las antenas se levantan en término de Aberin, pero la pista llega a ellas por terrenos de Dicastillo. Muy próximas a la cima quedan también las mugas de Igúzkiza y la de la facería 67 (administrada por este mismo ayuntamiento). También una alargada lengua de tierra, que alcanza las cercanías de la cima por el nordeste, permite que el municipio de Estella participe en el condominio del territorio cercano a la cima de esta singular montaña.

 

SENDERISMO: TRES PROPUESTAS DE ASCENSIÓN A MONTEJURRA

Podemos remontarnos hasta el siglo XI para revisar la existencia del viejo camino de Santiago, anterior a la fundación de la ciudad de Estella por Sancho Ramiro (1090). Los peregrinos, hasta entonces, recorrían las laderas septentrionales de Montejurra, e incluso descansaban en un lugar que ahora es despoblado (Zarapuz, sede del monasterio de los frailes pinatenses).

El viejo recorrido se rehabilitó, se señalizó, y seguramente será el más antiguo de los caminos históricos que hemos heredado en la zona. En Villatuerta se aparta del camino principal y, cruzando el río Ega por un puente habilitado por el rejoneador Hermoso de Mendoza en terrenos de su propia finca, sube por encima de Ayegui y el monasterio de Irache. Después de cruzar la falda norte de Montejurra continúa hacia Luquin y se une al camino principal en las cercanías de Villamayor de Monjardín. También el camino jacobeo clásico (el principal) visita el monasterio de Irache y toca las laderas del monte antes de torcer hacia Azqueta.

Hoy –podemos comprobarlo en la imagen que acompaña este artículo– la cantidad de caminos que ascienden a la cima es considerable. Los bosques que cubren las laderas están cruzados por infinidad de caminos y senderos, frecuentemente recorridos por todo tipo de aficionados, tanto senderistas como corredores o ciclistas.

Hemos seleccionado tres itinerarios clásicos para quienes todavía no conozcan o no tengan costumbre de visitar esta montaña. Se han elegido tres localidades diferentes que permitirán afrontar la ascensión por distintas laderas u orientaciones.

No obstante, existen numerosas publicaciones y páginas de internet donde se pueden encontrar más recorridos. Los que se describen a continuación están ampliamente documentados en www.rutasnavarra.com

 

1. CAMINO DE VÍA CRUCIS

 

Es el camino clásico, el que seguían la mayoría de los participantes en las concentraciones carlistas. Para llegar al inicio de la ascensión podemos acercarnos con vehículo saliendo de Ayegi hacia el sur por pista asfaltada que supera la autovía por un paso elevado. De inmediato gira a la derecha, pierde el asfalto y vuelve a girar a la izquierda para ascender en línea recta unos 900 metros hasta un aparcamiento que encontraremos a la izquierda de la pista, donde ésta se convierte en camino más estrecho.

  • Km 0,00 – Aparcamiento (Altitud: 645 m): Seguimos en la misma dirección desde la que hemos llegado, subiendo entre carrascas. A escasos metros veremos a la derecha un camino que llega por el bosque. Puede ser el de retorno (en el enlace que brinda el código adjunto se describe el descenso por ahí). También encontramos pronto la primera de las cruces del Vía Crucis. Hasta hace unos años estaban despejadas, en terreno limpio y en buenas condiciones. Últimamente han desaparecido algunas; otras sufren serios desperfectos. Por ejemplo, veremos la tercera semiescondida en el interior del bosque, a la derecha del camino. El suelo es de piedra suelta y subimos trazando curvas. No se plantea ninguna duda especial. Ganamos altura entre carrascas y, de vez en cuando, dejamos atrás alguna cruz.
  • Km 1,45 Altitud 880 m – Al llegar a la octava de estas cruces, antes de trazar un giro de casi 180º a la derecha, vemos llegar de frente el camino de “La Mina”, procedente de Muniain, que describimos en el itinerario nº 2. Ambos siguen juntos hacia la cima. Como vamos sobre una cresta el paisaje se despliega, tanto al norte como al sur.
  • Km 2,00 – (Altitud: 1.012 m) – Ermita de San Ciprián. Está a la derecha del sendero, y permite ver debajo la localidad de Ayegui y, más al norte, Estella. Poco más arriba de la ermita vemos la pared bajo la primera cima. En ella, como hemos comentado, se encuentran el “Cristo Negro” y el altar de las ceremonias carlistas. Si no es nuestra intención subir a esta primera cima tomaremos el sendero que marcha por la izquierda de la pared. De lo contrario subimos a la derecha y, por una senda estrecha, ganamos la zona rocosa para llegar muy pronto a lo más alto.
  • Km 2,25 – (Altitud: 1042 m) – Cima norte de Montejurra. Lugar estrecho, rocoso y afilado. Está coronado por una cruz de hierro, visible desde abajo, sin más elementos. Retrocediendo unos metros encontramos un sendero que desciende por el sur, entre carrascas, con fuerte pendiente pero no excesivamente complicada. Pronto encontramos la senda que viene directamente de San Ciprián. Vamos por la derecha. Antes de empezar a bajar hacia un collado entre rocas veremos un desvío que permite ganar, por un estrecho paraje rocoso, la cima central.
  • Km 2,60 – (Altitud: 1047 m) – Cima central (la más elevada) de Montejurra. Encontramos el buzón montañero (del C. M. Estella). También hay una espada “clavada” en la roca y un pequeño monolito–recordatorio de mármol. Lugar rocoso, como el anterior, aunque algo más despejado. Regresamos al punto–base del desvío y bajamos por un bonito paso rocoso hasta un colladito herboso que permite seguir y subir hacia las antenas.
  • Km 3,10 – (Altitud: 1045 m) – Cima de “las antenas”. Es el espacio más amplio de los tres que podemos considerar cimas. Una verja cierra un conjunto de aparatos y antenas de televisión. En el lado occidental está enclavado un vértice geodésico. Desde aquí las vistas se extienden, sobre todo, hacia el sur y hacia el oeste. Llega la pista de hormigón que hemos citado antes, que sube en fuerte pendiente en sus últimos metros.

Nota: Si el senderista quiere descender utilizando otro itinerario, como he comentado al principio del recorrido, hay un camino complementario que nos devolverá al punto inicial por otros senderos. Puede consultarse en la web mediante el código QR que añadimos al finalizar este reportaje.

 

DESDE MUNIAIN Y DESCENSO POR MORENTIN

Muniain de la Solana se sitúa bajo la ladera oriental del monte. La localidad forma parte del municipio de Aberin y es su capital administrativa. Tiene unos 300 habitantes. Aberin queda a escasa distancia (200 m) y también está unida por carretera con el vecino Morentin (unos 700 m). El acceso se puede hacer desde la carretera NA–122 que une Estella con Allo.

  • Km 0,00 – (Altitud: 511 m) – Partimos del ayuntamiento. Subimos a la zona más alta del pueblo, la ermita de San Ramón. Por la izquierda arranca una pista recta entre campos de cultivo. Es el camino de la Balsa. Sin tener en cuenta desvíos mantenemos la dirección hasta una balsa.
  • Km 0,70 – Giramos 90º a la derecha para encontrar muy pronto el camino de Montejurra, que obliga a girar a la izquierda. Así retomamos la dirección.
  • Km 1,20 – Pequeño collado. Pasamos entre dos taludes que enmarcan, al fondo, la cima de Montejurra. Cruzamos una depresión. El suelo se torna herboso. En una bifurcación por la derecha; enseguida llega el encinar.
  • Km 1,85 – Bifurcación. A la izquierda. Ganamos altura en zig-zag. Así llegamos a la ermita de San Sebastián, muy grande, con refugio adosado y un aska. Hay una pared de roca a la izquierda. El camino sigue por detrás del edificio. Ahora el terreno se empina y durante largo rato subimos con intensidad.
  • Km 2,95 – Altitud: 880 m – Después de fuertes repechos alcanzamos el punto de confluencia con el camino del Vía Crucis que asciende de Ayegui (lo mencionamos en el itinerario nº 1), junto a la octava cruz. A partir de aquí la ascensión coincide con la anterior. Relataremos ahora el descenso por el camino de Morentin, que nos permite completar un itinerario circular.
  • Km 3,80 – (Altitud: 1045 m) – Cima meridional o de “Las antenas”. Como ya hemos descrito en el itinerario nº 1, una pista de hormigón baja hacia el sur. Descendemos por ella o por el sendero que la acompaña (en días húmedos el piso de cemento se torna muy resbaladizo).
  • Km 4,10 – Después de varias curvas se convierte en camino de tierra. Precisamente antes de que suceda esto, en la curva anterior, hay un camino que sale en diagonal a la izquierda y sigue por zona casi llana. Si no hemos visto el desvío lo encontraremos también en el punto donde finaliza el hormigón. Es un camino que sube de Dicastillo. El pasillo entre carrascas ofrece un tránsito muy agradable al tiempo que contorneamos la ladera.
  • Km 5,15 – Después de un descenso más intenso, rectilíneo, salimos a una pista de grava. Por la izquierda. Vamos dejando atrás, sobre el camino, ruinas de viejas bordas. La pista mantiene la dirección sureste.
  • Km 5,70 – A la derecha sale, en llano, el camino que comentamos en el itinerario nº 3, que marcha hacia Arellano. En este caso mantenemos la pista principal. El paisaje, hace rato, se ha abierto a los panoramas del sur de Montejurra.
  • Km 6,25 – (Altitud: 716 m) – Después de prolongar el descenso encontramos el arranque, a la izquierda, de un camino de suelo rojizo. Sale perpendicular a la pista y lo hace en ligero ascenso. Avanzamos entre carrascas y trazando una amplia curva hacia la izquierda.
  • Km. 6,75 – Salimos de entre los árboles a zona abierta con una señal que indica “Aparcamiento de coches” (para los cazadores). El camino gira a la izquierda y apunta de nuevo hacia la cima, pero aquí lo abandonamos. El lugar forma una explanada triangular; nos vamos rectos por la derecha para tomar un camino entre matorrales que apunta hacia la loma que cae más al nordeste. Más a la derecha entra un sendero hacia una balsa cercana, pero no lo tomamos, sino que seguimos recto.
  • Km 6,95 – A la altura de un puesto de caza rotulado con el nº 9 encontramos una senda que avanza por la loma y la tomamos a la derecha. Vamos dejando atrás varios puestos más. Terminamos viendo, debajo, la localidad de Morentin, hacia la cual estamos acercándonos. A la derecha, más lejos, divisamos el pueblo de Arellano. A la izquierda Aberin y Muniain. Descendemos pendiente fuerte, por la cresta, junto a una repoblación de pino laricio que ocupa la ladera que cae a la izquierda. El matorral mediterráneo crece en la de la derecha. El pinar queda después a nuestra espalda, cuando giramos a la izquierda y nos unimos con otro camino para volver enseguida a la derecha.
  • Km 7,60 – Collado y cruce de sendas. Bajaremos por la izquierda hacia el visible (y cercano) depósito de agua de Morentin. Dejándolo atrás seguimos perdiendo altura hasta tener, casi debajo, el pueblo. Trazando una cerrada “ese” terminamos por llegar a las primeras casas.
  • Km 8,45 – (Altitud: 538 m) – Localidad de Morentin. Podemos visitar el pueblo, aunque el camino de regreso a Muniain casi no necesita atravesar las calles. Con un simple giro a la izquierda (a la altura del frontón) salimos enseguida a la carretera. Por la izquierda, en ligero ascenso, antes de entrar en Muniain encontramos curva a la izquierda. Por una cinta de cemento que sigue recta enfilamos la calle que nos llevará a…
  • Km 9,40 – Ayuntamiento de Muniain.

 

DESDE ARELLANO

Arellano y Dicastillo son las localidades que, en las cercanías de Montejurra, quedan situadas más al sur.

Describiremos la ascensión desde Arellano con descenso por el camino de Dicastillo (que en un corto tramo comparte recorrido con el nº 2), para regresar al punto de partida enlazando sendas que discurren entre piezas de cultivo de ambos pueblos. Iniciamos la descripción en la plaza de Arellano, junto al ayuntamiento.

  • Km 0,00 – Arellano – Plaza El Parral (Altitud: 646 m) – Nos acercamos a la iglesia por una calle que sube hacia la zona izquierda del templo. Detrás del templo encontramos el cementerio. Finaliza el suelo de hormigón y por la izquierda, en ángulo recto, se inicia un camino con dos ramales. Seguiremos el de la izquierda, con traza muy clara entre campos de cereal y frutales. A veces el piso es algo irregular, con piedra suelta, pero casi siempre llevamos suelo cómodo, herboso. Al poco los campos ceden el sitio al bosque y el monte bajo.
  • Km 0,65 – El trazado adelgaza. Se hace sendero y se bifurca. Por la derecha, subiendo claramente, por senda de tierra. Pronto se encaja entre dos taludes, con quejigos a los lados del camino. Empezamos a encontrar cairns (montones de piedras que hacen función señalizadora).
  • Km 1,60 – En el lado izquierdo encontramos una estaca, en mal estado, de un antiguo PR (Pequeño Recorrido). Enseguida vemos una segunda estaca y el sendero asoma a un camino más ancho (podría calificarse de pista). Seguimos a la derecha, ascendiendo. Vemos que el camino apunta recto en dirección a las antenas de la cima (se ven al fondo, sobre nosotros).
  • Km 2,20 – De una balsa artificial que vemos debajo, a la derecha, sube otro camino justo antes de que lleguemos a un área recreativa o merendero, con mesas de piedra y fuente–aska a la sombra de grandes quejigos. Es el paraje de “La Fuentica” o “Fuente del Toro”. El camino sigue recto. Aparecen repoblaciones de pino laricio.
  • Km 3,20 – Alcanzamos un área despejada en el lomo del monte. Es zona de cruce de caminos y hay dos balizas. La de la derecha indica el camino que sube de Dicastillo y la distancia a la cima (1,200 km). La de la izquierda señala el descenso hacia Arróniz. Girando a la derecha entramos en zona boscosa por terrenos de escasa pendiente.
  • Km 4,10 – Encontramos el tramo de piso de hormigón mencionado en el itinerario nº 2, así como el desvío que citamos para el descenso. También lo seguiremos después. Ahora, con fuerte ascenso final, seguimos el hormigón (o el sendero que le acompaña, si nos resulta más cómodo) hasta las antenas de la cima.
  • Km 4,40 – (Altitud: 1045 m) – Cima meridional de Montejurra. Repetidor, vértice geodésico... Si deseamos visitar las otras dos cimas descenderemos por la senda que hemos mencionado en el primer itinerario para acercarnos a ellas. No obstante, habrá que regresar aquí para iniciar el descenso. Para ello, como ya hemos contado en el itinerario nº 2, bajaremos hasta donde termina el hormigón y tomaremos el desvío a la izquierda que sigue el camino de Dicastillo. Seguiremos por el bosque de carrasca, por camino muy agradable que después de recorrer la ladera, desciende hasta la pista allí mencionada. Tomaremos a la izquierda y seguiremos descendiendo…
  • Km 6,40 – (Altitud: 777 m) Arranca, paralela a la pista, una traza por la derecha que primero avanza en llano y escasos metros después gira a la derecha para asomar al borde de un campo de espárragos. Hemos de bordearlo por la izquierda y girar en la parte baja para encontrar, en el vértice opuesto al que hemos llegado, el arranque de un camino que, con trazado muy claro, va girando al oeste, ya con Arellano a la vista. Pasamos al otro lado de la depresión formada por el barranco del río, y por eso el camino gira a la derecha, dando la espalda al pueblo, antes de cruzar en la parte baja y subir hacia la localidad.
  • Km 7,90 – Previamente recibimos otro camino que llega desde la izquierda. Después, junto a unos olivos, alcanzamos el punto más bajo en el cruce del barranco y torcemos a la izquierda para enfrentar la última cuesta.
  • Km 8,65 – Llegamos a Arellano por el lado noroccidental. Encontramos la torre-atalaya medieval, restaurada en 2004, que resulta muy llamativa. Hermoso edificio, declarado “Bien de interés cultural”. Nos acercamos hacia la iglesia y, junto a ella, podemos ver otro edificio restaurado. Se trata del palacio cabo de armería de los Ramírez de Arellano. Desde aquí, girando a la izquierda...
  • Km 9,00 – Plaza “El Parral”.

 

EDIFICIOS HISTÓRICOS DE ARELLANO

En Arellano, por su volumen, llama la atención la iglesia de San Román, en cuyo interior se encuentra una bella y singular pintura mural, al temple, de San Cristóbal, realizada por Diego de Cegama.

Justo a la derecha del templo se levanta el palacio cabo de armería de los Ramírez de Arellano. Su propietario actual, Pablo Arrastia, cantero de profesión, dedicó muchos años a la tarea de restaurar el edificio, y lo hizo de manera magistral. El Consorcio Turístico de Tierra Estella le otorgó un premio en el año 2013. Y más allá, como hemos citado, la torre medieval, que parece ser que cumplía más funciones de vigilancia que de defensa. Nos cuentan la repetida circunstancia de los turistas que se extravían buscando la Villa de las Musas de Arellano, y aparecen preguntando en el pueblo. Quizás Turismo debería hacer un esfuerzo para evitar estos extravíos. El término municipal es muy largo en su extensión hacia el sur. La Villa de las Musas queda alejada de la localidad y el acceso con vehículo no puede hacerse desde el núcleo poblacional, sino desde la carretera Allo-Arróniz.

 

MUSEO DEL CARLISMO (ESTELLA), UNA EXPOSICIÓN TOTALMENTE RENOVADA

Aquellos que, una vez ascendido Montejurra, deseen comprender su estrecha relación con la historia del Carlismo, deben realizar una parada obligatoria en Estella para visitar el Museo del Carlismo. Podrán ver, además, un espacio totalmente renovado, ya que el pasado 22 de enero el museo volvió a abir sus puertas para presentar una actualización y ampliación de su exposición permanente.

Con la renovación, el antiguo ámbito del museo dedicado a la Segunda República y la Guerra Civil se ha ampliado, a través de dos nuevos espacios que cuentan con una renovada museografía con una amplia línea de tiempo en la que se señalan los principales hitos locales, nacionales e internacionales. Se han añadido además imágenes, e incorporado nuevas piezas, entre ellas cuadros cedidos por el Museo de Navarra, el Museo Gustavo de Maeztu y colecciones particulares, banderas y objetos históricos procedentes de la colección del Museo del Carlismo, del Museo Etnológico de Navarra “Julio Caro Baroja” y de colecciones particulares.

Junto a la renovación y ampliación de los contenidos, se ha introducido el bilingüismo (euskera-castellano) y se ha acometido la mejora del sistema de iluminación de toda la exposición.

La nueva exposición permanente del Museo del Carlismo puede visitarse de martes a sábados, de 10:00 a 14:00 horas y de 16:00 a 19:00 horas, y domingos y festivos , de 11:00 a 14:00 horas. La entrada ordinaria al museo tiene un precio de 2 euros, si bien existen opciones de entrada reducida, por 1 euro, y gratuita.

 

 

Te puede interesar

Te puede interesar

Te puede interesar


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Más información
volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE