Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Turismo

Ruta de los Paisajes de Navarra (1)

Prepara una breve mochila, en la que no deben faltar ni los prismáticos ni la cámara de fotos. Puedes dirigir tus pasos hacia los cuatro puntos cardinales. Este otoño, los más espectaculares paisajes de Navarra te están esperando.

El mirador de Ariztokia
El mirador de Ariztokia permite una espectacular vista del valle de Aezkoa, el río Irati y, en la lejanía, la Selva de Irati.
  • Conocer Navarra
Actualizada 18/09/2020 a las 12:23

(Reportaje publicado en la revista Conocer Navarra nº 31 con fecha junio de 2013. Textos de SARA SÁNCHEZ y fotografías: Alto del Perdón/J.C. CORDOVILLA y Mirador de Iso/TURISMO GOBIERNO DE NAVARRA).


Saltos de agua, foces, montaña agreste, valles de suaves contornos... Navarra tiene mucho que enseñar y la Ruta de los Paisajes, impulsada este año por el Departamento de Turismo, te abre uno de sus abanicos más impactantes. Treinta y cinco lugares de fácil acceso, con vistas que perdurarán en nuestras retinas mucho tiempo después de finalizar la escapada. Nos detenemos en cinco de ellas. Es sólo un aperitivo, pero el banquete queda abierto a todo el que esté dispuesto a dejarse atrapar por la magia de esta espectacular propuesta.

Pocas cosas nos hace más humanos que nuestra capacidad para emocionarnos. Y entre todas las emociones, una de las más puras es la que nos atrapa cuando nos encontramos ante el espectáculo de la naturaleza. No importa cuántas veces acudamos en busca de esa magia a un mismo lugar. El que sabe buscar, y escuchar, siempre la encuentra. Y, en Navarra, no son necesarios esfuerzos titánicos para alcanzar estos parajes. Están ahí, al alcance de la mano. Son tantos, que resulta complicado hacer una selección. Pero ese ha sido el objetivo con el que ha nacido la Ruta de los Paisajes, presentada este año por el Departamento de Turismo del Gobierno de Navarra. Reunir, a lo largo de toda la geografía navarra, lugares en los que el idilio sea posible. Algunos, son verdaderos clásicos –Leurtza, Xorroxin, Pitillas, Bardenas...– otros nos retan a descubrir nuevos horizontes –Betelu, Ariztokia, Larraun, Fitero...– pero todos tienen como denominador común su espectacularidad.

Finalmente, se han seleccionado 35 hitos. Una extensa ruta que se ha articulado alrededor de dos leitmotiv: miradores y agua. A su vera, surgen otras posibilidades de turismo activo, que se van a potenciar a lo largo de este año 2013. En cada punto, el visitante se encontrará con un panel turístico en el que, además de encontrar la descripción de la zona e información práctica, podrá acceder a un código QR que le enlazará con la web creada para este recurso turístico. En ella, se reúnen otras informaciones interesantes, como lugares cercanos en los que comer o alojarse, posibilidades de ocio, otros espacios de interés en la zona, poblaciones cercanas, etc. En definitiva, todos los recursos necesarios para organizar una jornada inolvidable.

 

Fotografía monumento al peregrino alto de El Perdón.
1. MIRADOR DEL PERDÓN: desde la cima del monte Erreniaga (NA-6056)

Paso a paso, el peregrino asciende la clara senda que le levanta sobre la Comarca de Pamplona. Al fondo, han quedado ya lejos los pueblos de Zizur, el despoblado de Guenduláin y el más cercano Zariquiegui. El ascenso es contínuo, pero llevadero. Las vistas se van abriendo, son cada vez más amplias. Al llegar a una altitud de 770 metros nos da la bienvenida una original escultura de figuras de hierro, peregrinos también, inmortalizados en diferentes épocas. “Donde se cruza el camino del viento con el de las estrellas”, tituló –con gran acierto– el autor de la obra. No está ubicada en un punto cualquiera. En este mismo lugar se levantaba, en tiempos, una ermita dedicada a Nuestra Señora del Perdón y un hospital donde se atendía a peregrinos y viajantes. Resulta imposible separar la esencia de este monte del camino jacobeo que lo cruza. Así lo atestiguan algunas de las leyendas que recuerdan las gentes de los alrededores. Como aquella en la que un peregrino, sediento tras la larga caminata, vio cómo aparecía ante él un hombre joven que le ofreció calmar su sed si renegaba de Dios, de la Virgen María y del Apóstol Santiago. Pero el peregrino, seguramente advertido de las argucias del diablo, se negó por tres veces, momento en el que el extraño personaje desa­pareció, dejando tras él una nube de azufre. En ese mismo instante, apareció en el lugar una fuente –la hoy conocida como de Erreniega o de Gambellacos–, con la que pudo finalmente saciar su sed.

Si giramos nuestro rumbo hacia la izquierda, siguiendo la cumbre de la sierra, continuaremos en ascenso, hasta alcanzar la cota más alta de este monte, que se sitúa en los 1.037 m de altitud. Por el camino, nos han acompañado los ciclópeos molinos de viento del Perdón, que en 1994 dieron forma al primer parque eólico de Navarra. Cuarenta turbinas pioneras, que abrieron el camino a muchos otros parques en nuestra Comunidad foral.

Pero, sobre todo, la Sierra del Perdón o Erreniega es un extraordinario mirador. Si perdemos nuestra vista hacia el norte, podremos distinguir, en los días claros, Sarbil, San Miguel, Txurregui, Gaztelu, Txaruta, Belate, Saioa y Adi entre otros muchos montes como los de Aoiz y el Pirineo. Y, en el llano, se desperdigan otras tantas poblaciones. En pocos lugares como en este podremos disfrutar de una panorámica fantástica de toda la Cuenca: Ibero, Etxa­uri, Atondo, Olza, Ochovi, Larragueta, Pamplona, el valle de Elorz y todos los pequeños pueblos de su falda: Biurrun, Subiza, Arlegui, Esparza, Zariquiegui, Astráin y Undiano.

Si giramos sobre nosotros mismos, volviendo la mirada hacia el sur, nos sorprenderán los montes de la Guerinda, El Moncayo, La Peña Isasa, los Picos de Urbión, la sierra de Ezcaray, Montejurra… E, igualmente, quedan en las zonas de valle poblaciones como Añorbe, Úcar, Tirapu, Muruzábal, Uterga, Legarda, Obanos, Puente La Reina etc. La vista se pierde en todas las direcciones. Un pequeño secreto, el mirador del Perdón es un sitio espectacular para ver los fuegos artificiales de San Fermín.

¡Ah! y para aquellos que no cuenten entre sus planes subir al Perdón por la ruta jacobea, recordarles que disfrutar de este espléndido mirador es tan sencillo como ascender por la antigua carretera que parte, tanto de la N-111 como de la autovía A-12, y alcanza la cima. Allí, se encontrarán siempre acompañados. Paseantes, amantes de la fotografía y otros personajes son visitantes habituales. Es lo que tiene estar a poco más de 12 kilómetros de la capital.

 

Fotografía del mirador de Iso.
2. FOZ DE ARBAIUN: desde el mirador de Iso (NA-178)

Un gentil ha tenido que pasar, hacha en mano, por aquí. ¿Cómo entender si no la brecha que aparece, insolente, ante nosotros? Abajo, un hilo de agua serpentea entre las rocas –es el río Salazar, ya lo sabemos– y la vegetación se encarama con obstinación allá donde la piedra se lo permite.

Podemos quedarnos aturdidos ante el paisaje. Recordar lo que tantas y tantas veces hemos leído sobre él: que es la más bella entrada al valle pirenaico de Salazar; la más extensa e impresionante de las gargantas navarras; que sus asombrosas paredes verticales se prolongan durante casi 6 kilómetros; y que luego caen, desde el cielo a la tierra, en desplomes de hasta 300 m de altura.

Pero haríamos bien en despejar nuestra cabeza, liberarnos del ensimismamiento y sacar los prismáticos de la mochila. Es el momento de lanzarse a la caza de los habitantes más buscados de estos roquedos. Allí están, escondidos, sus nidos. Y, cuando emprenden el vuelo, se muestran con toda su belleza, robusta y liviana a la vez. Entre las muchas rapaces que podremos avistar, una colonia de buitres leonados se ha ido apoderando del lugar, y se dejan ver, exhibicionistas, en vuelos majestuosos, planeando entre las paredes.

Una vez que hayamos conseguido liberarnos del embrujo del paraje, podemos descender desde este balcón voladizo que es el Mirador de Iso hasta Lumbier, para visitar el Centro de Interpretación de las Foces. Allí, hemos de sentirnos de nuevo escolares, bien dispuestos a aprender. Entenderemos la importancia natural de este espacio, y las razones para que haya sido protegido con las figuras de Reserva Natural y Zona de Especial Protección de las Aves. También en ese centro conoceremos otros espacios similares en Navarra. Quizá nos veamos ten­tados a terminar la jornada con la visita a la vecina Foz de Lumbier (también incluida en esta Ruta de los Paisajes). Una foz que puede caminarse desde dentro, gracias al recuperado recorrido del antiguo tren eléctrico del Irati. Y todavía queda una más dentro de esta ruta: la de Burgui. Más modesta, menos conocida, pero igualmente impactante, y tan relevante o más desde el punto de vista medioambiental. Cuenta, asimismo, con un sendero interior, aunque no tan sencillo como el de Lumbier. Tres opciones o una misma, con tres caras, para disfrutar de estas gargantas esculpidas por la fuerza del agua y del tiempo.

 

Te puede interesar

Te puede interesar


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE