Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Turismo Navarra

De la Selva de Irati a Roncesvalles, una ruta paso a paso

Son dos de los enclaves más visitados de Navarra y pueden conocerse en una única jornada

El embalse de Irabia es uno de los rincones más buscados dentro de la enorme masa forestal de la Selva de Irati.
El embalse de Irabia es uno de los rincones más buscados dentro de la enorme masa forestal de la Selva de IratiFrancis Vaquero - Turismo de Navarra
Actualizado el 25/10/2021 a las 09:46
La Selva de Irati es uno de los espacios naturales más espectaculares de Navarra. Roncesvalles, un lugar cargado de historia, puerta de inicio del Camino de Santiago y mítico lugar de tradición europea. Ambos se encuentran a menos de media hora en coche, por lo que es posible organizar una intensa jornada turística conociendo estos dos rincones. Un día, sin duda, inolvidable.
A IRATI DESDE ORBAITZETA
Para acceder a la Selva de Irati existen dos posibilidades: desde Ochagavía (valle de Salazar) o desde Orbaitzeta (valle de Aezkoa). En este caso, elegiremos la segunda opción, entrando al bosque por su vertiente occidental, que es la que nos acerca a Roncesvalles.
Desde Pamplona, tomamos la N-135 que remonta el valle de Esteribar y posteriormente el de Erro hasta llegar a Aurizberri/Espinal. Poco después, encontraremos a nuestra derecha un desvío hacia Garralda y Aribe (NA-140) que nos sumerge de lleno en el valle de Aezkoa. Desde esta última localidad, cogemos la carretera local NA-2030 y pasamos los pueblos de Orbara y Orbaitzeta. Enseguida veremos a nuestra derecha la entrada a la Selva de Irati. Una pista cementada de unos tres kilómetros nos dejará a escasos 200 metros de la presa del embalse de Irabia.
Dar la vuelta a este bucólico rincón, el embalse de Irabia, es una de las excursiones más bonitas que podemos realizar dentro de la Selva de Irati. La ruta tiene unos 10 kilómetros de longitud y un desnivel casi inapreciable, que la hace perfecta para recorrer con niños. También es una opción ideal para hacerla en bicicleta de montaña. De una u otra manera, el paseo nos ofrece rincones cargados de fotogenia en los que se mezclan la belleza del hayedo y los reflejos de la lámina de agua. Una vez de regreso al coche (la ruta es circular), podemos acercarnos a la Fábrica de Armas de Orbaitzeta remontando la NA-2030. Las ruinas de esta fábrica, atravesadas por una regata, nos permiten conocer uno de los mejores ejemplos peninsulares de arquitectura industrial.
UNA TARDE EN RONCESVALLES
Tras pasar la mañana al aire libre disfrutando del bosque de Irati y tras reponer fuerzas con una buena comida, cogemos de nuevo el coche para desandar el camino. En este caso, al llegar al cruce con la N-135, giraremos a la derecha en dirección a Orreaga/Roncesvalles. Nuestra meta se encontrará tras recorrer poco más de seis kilómetros de carretera. En total, apenas habremos invertido media hora en coche desde la Selva de Irati hasta la colegiata.
Roncesvalles nos recibe envuelta en un halo de espiritualidad. Estamos en uno de los enclaves esenciales del Camino de Santiago. Para muchos peregrinos, este es el inicio de su ruta, el punto de partida. Visitar la Real Colegiata nos permite conocer lugares como la iglesia de Santa María, de estilo gótico francés, con su claustro donde podremos visitar la capilla de San Agustín, donde descansan los restos del rey navarro Sancho el Fuerte. También merecen especial atención la iglesia de Santiago, la capilla del Sancti Spiritu, el Museo o el monumento a Roldán. Un complejo cargado de leyenda que nos permitirá completar esta intensa jornada de turismo.
UNA OPCIÓN PARA LOS MÁS MONTAÑEROS
Unir la Selva de Irati con Roncesvalles es también posible a través de un exigente itinerario solo apto para montañeros experimentados
Desde la Fábrica de Armas de Orbaitzeta sale una pista paralela a la regata Txangoa que nos acerca al refugio de Azpegi. Desde allí, por el collado de Soroluze, llegaremos a la Torre de Urkullu. Por este tramo, además, podremos disfrutar de interesantes restos megalíticos. Desde aquí, bordeando la frontera que separa Francia y Navarra, en pleno paisaje pirenaico, llegaremos a la cima del Txangoa (1471 m de altitud). La ruta nos lleva posteriormente hasta el refugio de Izandorre, que ha dado cobijo a muchos peregrinos cuando las inclemencias meteorológicas les han sorprendido en plena ruta jacobea.Finalmente, siguiendo ya las marcas del Camino de Santiago, llegamos a Roncesvalles pasando por el collado de Lepoeder.
volver arriba

Activar Notificaciones