Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

A tiro de piedra

La huella de uno de los hombres del saber

El castillo de Antoine d’Abbadie (Hendaya) alberga las cosas de su dueño, que fue un hombre de ciencia y un erudito del siglo XIX

Vista exterior del castillo de Antoine D’Abbadie en Hendaya
Vista exterior del castillo de Antoine D’Abbadie en Hendaya archivo dn
Publicado el 07/08/2021 a las 15:29
El castillo de Antoine d’Abbadie es el rey dominante de la bahía de Hendaya (Pirineos Atlánticos, País Vasco Francés). Erigido sobre los acantilados escarpados, en plena landa, fue construido entre 1864 y 1884 por Viollet-Le-Duc para Antoine Thomson d’Abbadie d’Arrast (Dublín, Irlanda, 3 de enero de 1810 - París, Francia 20 de marzo de 1897). Un edificio de arquitectura neogótica cuyo dueño fue un erudito del siglo XIX que realizó viajes e instaló un observatorio astronómico en el propio castillo. Fue etnólogo, geógrafo y un hombre ciencia.
Entre las cosas que se encuentran todavía en el castillo, hay un fresco con escenas de la vida en Etiopía, una biblioteca de la época y un salón turco.
En una visita por el castillo se puede comprobar que hay perforaciones en sus muros. Huecos del tamaño de un puño junto a la entrada principal, en la pared del vestíbulo o en las estancias interiores. Todas ellas están alineadas hasta el observatorio, que está en el extremo noroeste del edificio. Antoine d’Abbadie lo hizo para poder enfocar con su telescopio la cumbre del monte Larrún, que quedaba hacia el sureste. Al ver que solo podía apreciar una mancha negra, tapó el hueco del muro externo con cemento (visible todavía). Junto a él, hay una placa que Abbadie, ya anciano, colocó con el lema: “Ez ikusi, ez ikasi (no vi, no aprendí)”.
Antoine d’Abbadie fue un erudito que publicó estudios gramaticales sobre el euskera, viajó a Brasil para medir las variaciones del magnetismo terrestre, a Noruega, Haití, Castilla y Argelia para estudiar eclipses y determinar la composición del sol. También visitó Etiopía y elaboró diez mapas.
volver arriba

Activar Notificaciones