Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Turismo

Balnearios de Navarra, una experiencia saludable y muy relajante

Desde las aguas milenarias de Fitero a la experiencia de extrema flotabilidad de Elgorriaga, disfrutar de un balneario es una forma muy relajante de cuidar de uno mismo

El Balneario de Elgorriaga, destino de vacaciones para 250 personas ciegas
Piscina de chorros en el Balneario de Elgorriaga.
DN (ARCHIVO)
Actualizada 10/08/2020 a las 11:39

¿Qué mejor plan para en cualquier época del año que buscar un espacio de relax en el que sentirnos mimados? Si eres de los que disfrutan de las aguas termales, Navarra te ofrece dos opciones totalmente diferentes pero extraordinariamente satisfactorias: el balneario de Elgorriaga, en la zona pirenaica y el balneario de Fitero, en la Ribera de Navarra.

LAS AGUAS SALADAS DE ELGORRIAGA

En el norte de Navarra, en la localidad de Elgorriaga, se encuentra el balneario del mismo nombre. Se trata de un espacio termolúdico creado alrededor de un manantial de aguas minerales que surgen a una temperatura de entre 14º y 16º C. La principal peculiaridad de este balneario es que sus aguas son las más saladas de Europa. Una increíble experiencia que te permitirá flotar sobre el lienzo de agua como si estuvieras en el Mar Muerto.

La instalación cuenta con cabinas de masaje, piscinas de hidromasaje, baños turcos, saunas, duchas para distintos tratamientos, piscina de flotabilidad, galería de reposo, solárium y gimnasio. Ademas, también dispone de restaurante y hotel para aquellos que deseen realizar una estancia larga. Entre los diferentes tratamientos que oferta este espacio, destacan los masajes orientales, la chocolaterapia o la olivaterapia.

UN BALNEARIO LLENO DE HISTORIA

Las aguas de Fitero han sido utilizadas con fines terapéuticos desde la época de los romanos. Existen vestigios que lo datan en el siglo II a.C. en tiempos de César Augusto. En el siglo XII, los baños pasaron a ser propiedad del Monasterio, tras la donación realizada por el rey Sancho III de Castilla. Durante la guerra de la Independencia, los frailes fueron expulsados y los baños se usaron por los heridos franceses hasta el regreso de los frailes en 1814.

El acuífero de la Estación Termal Baños de Fitero aflora en dos manantiales, por lo que en la localidad existen dos balnearios, dedicados a dos figuras insignes: Gustavo Adolfo Bécquer y Virrey Palafox. Bécquer disfrutó de las aguas de este balneario en varias ocasiones y algunas de sus leyendas tienen origen en la zona, como la de la Cueva de la Mora. D. Juan de Palafox y Mendoza nació en el propio balneario y llegó a ser Virrey y capitán de la Nueva España, Arzobispo de México y Obispo de Burgo de Osma.

Respecto a las propiedades del agua, cuenta con un caudal de 1.800 litros por minuto y una temperatura de 52 º C. Se trata de aguas cloruradas, sulfatadas, sódicas, cálcicas, radiactivas e hipertermales de mineralización fuerte indicadas para tratar numerosas dolencias.

Entre sus tratamientos se encuentran los baños de burbujas, sauna termal, ducha circular, chorros, maniluvios y pediluvios, todo lo necesario para recargar pilas en vacaciones. El complejo cuenta con piscinas hidrotermales interiores, donde el agua se encuentra entre los 33 y 34ºC, y exteriores, con temperatura entre 34 y 35ºC.

Una experiencia reconstituyente, relajante y muy beneficiosa para la salud, que además puede completarse con interesantes paseos, como el que lleva al Macizo de Roscas. (Revisar en la web balneariofitero.es la apertura de este centro).

UN PROYECTO PARA LA CUENCA DE PAMPLONA

Aunque todavía no es una realidad, uno de los proyectos más ilusionantes con los que cuenta Navarra es la recuperación del antiguo balneario de Belascoáin. El proyecto incluye la construcción de un hotel de cuatro estrellas con una zona balnearia interior con sus áreas de tratamientos de hidroterapia y relax, además de gimnasio y una piscina termal exterior. También, en la adecuación exterior, se prevé un paseo fluvial, con la posibilidad de rehabilitar el antiguo molino y la capilla. Las aguas del balneario de Belascoáin han sido ingeridas desde hace siglos por sus propiedades para todo tipo de afecciones. En 1829 se construía el balneario original, que vivió un siglo de máximo esplendor hasta el inicio de la Guerra Civil. Al mismo tiempo, comenzaba a embotellarse de forma artesanal sus aguas, empresa que –modernizada- continúa funcionando en la actualidad.

CENTRO TERMOLÚDICO

Aunque no sean balnearios propiamente dicho, ya que sus aguas no tienen propiedades específicas como las mencionadas anteriormente, han proliferado por toda la geografía de Navarra los centros lúdicos alrededor del agua. Casi todas las piscinas han completado sus instalaciones con saunas, jacuzzis, chorros de agua, etc. que permiten disfrutar de una experiencia relajante a los usuarios. Uno de los ejemplos más completos está en Cascante, donde se ha construido un Centro Termolúdico que cuenta con: jacuzzis, camas de burbujas, chorros subacuáticos y aéreos, río de corriente, sauna, baño de vapor, duchas ciclónicas o bitérmicas, etc.

 

Te puede interesar

Te puede interesar

Te puede interesar

 


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE