Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Un bar, una historia

Gastro Okei Errialde, cocina tradicional y global

En los fogones del Errialde se cocinan platos tradicionales a cargo de Javier Iriarte, mientras que su hijo Fermín se encarga de platos más urbanos y modernos

Los famosos nachos siguen la receta de los totopos mexicanos
Fermín Iriarte, de 25 años, es camarero en el bar de su padre Javier, el Gastro Okei Errialde de VillavaCalleja
  • Bosco Hernández
Actualizado el 18/07/2021 a las 19:07
El Gastro Okei Errialde de Villava ha conseguido unificar la cocina de toda la vida con las tendencias típicas de los bares y restaurantes modernos. Antonio Zazpe Oyarzun y Javier Iriarte Lusarreta son los dueños, y Fermín, el hijo de Javier, trabaja tanto detrás de la barra sirviendo cañas y preparando mojitos como en la cocina montando hamburguesas. Inauguraron su primer local en Mendillorri hace cinco años, donde solo cabían siete mesas. Debido al éxito que cosecharon y a que no tenían el espacio para atender a todos los clientes que llegaban hasta su puerta, iniciaron la expansión hacia Villava. “Tenemos una cocina pequeña y por eso no podemos abarcar una gran producción, pero siempre tratamos de que la comida que piden los clientes llegue a su mesa en las mejores condiciones, ya sea en el propio bar o a domicilio”, comenta Fermín. Él también se encarga de las redes sociales del local, y prepara e idea las hamburguesas que se distinguen de otras de otros bares porque algunas llevan carne de vaca gallega, sin aditivos y sin otros ingredientes que camuflen el sabor de “una carne de tanta calidad”. Por otro lado, su padre Javier se encarga de la cocina más tradicional: chipirones, carrilleras, revuelto de hongos, alcachofas, y una selección de fritos preparados con la masa de la abuela. Lo lógico sería pensar que los clientes más jóvenes son los que se decantan por las hamburguesas, pero no siempre es así. Fermín cuenta que, en una ocasión, un par de señores habituales del Errialde le pidieron la hamburguesa que veían cada día anunciada en la televisión del bar. Sorprendido, Fermín les sirvió una, partida por la mitad, y al día siguiente volvieron los dos digiriendo aún la comida del día anterior. Los estragos los causó la ‘Operación Bikini’, o como Fermín la llama, “una hamburguesa que llena para comer y para cenar”. Esta “amiga” de las dietas contiene mayonesa, carne de ternera , queso cheddar, queso Monterrey, doble de bacon, otro piso igual, salsa cheddar, salsa barbacoa y huevo frito. El desafío está servido para quien se atreva.
volver arriba

Activar Notificaciones