x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Ciencia

Los dientes terribles del megalodón tardaron millones de años en evolucionar

Los dientes del megalodón se aplanaron y desarrollaron bordes serrados, pasando a una forma de cuchillo para matar y comer animales como las ballenas

El megalodón se alimentaba de tiburones blancos y ballenas.

El megalodón se alimentaba de tiburones blancos y ballenas. Los dos animales, en una imagen promocional de la película 'Megalodón'.

Actualizada 05/03/2019 a las 14:38
Etiquetas
  • Europa Press
A+ A-

Los dientes de megalodón, el tiburón más grande que haya existido, descritos como las 'herramientas definitivas de corte', tardaron millones de años en evolucionar hasta su forma icónica.

El antepasado más antiguo de megalodón, 'Otodus oblicuo', lucía dientes de tres puntas que podrían haber actuado como un tenedor para agarrar y desgarrar peces en rápido movimiento. En las especies de tiburones de megadientes posteriores, los dientes se aplanaron y desarrollaron bordes serrados, pasando a una forma de cuchillo para matar y comer animales carnosos como las ballenas y los delfines.

Pero un estudio reciente muestra que la evolución final de los dientes en este linaje de depredadores poderosos aún se prolongó 12 millones de años. Un análisis de los dientes de megalodón y su antecesor inmediato, 'Carcharocles chubutensis', trazó el inusualmente lento y gradual cambio de un diente grande flanqueado por minidientes, conocidos como cúspides laterales, a dientes sin estas estructuras.

"Esta transición fue un proceso muy largo y prolongado, que finalmente resultó en la herramienta de corte perfecta: un diente ancho y plano con pendientes uniformes", afirma el autor principal del estudio, Víctor Pérez, estudiante de doctorado en geología en el Museo de Historia Natural de Florida. "Aún no está claro por qué este proceso se prolongó millones de años y por qué se perdió esta característica", reconoce.

Los dientes pueden ofrecer una gran cantidad de información sobre un animal, incluyendo pistas sobre su edad, cuándo vivió, su dieta y si tenía ciertas enfermedades. Los dientes de megalodón sugieren que su estilo de caza era probablemente una táctica de ataque único, diseñada para inmovilizar a su presa y permitir que se desangrara, según indica Pérez.

"Después de eso, simplemente se convertiría en desperdicio --apunta--. Un tiburón no querría agarrar y sostener a una ballena porque va a golpear y posiblemente herir al tiburón en el proceso".

Pérez y sus colaboradores realizaron un "censo de dientes", analizando 359 fósiles con información precisa sobre la ubicación de los acantilados de Calvert en la costa occidental de la Bahía de Chesapeake en Maryland, un océano en los días de 'C. chubutensis' y megalodón. Los acantilados proporcionan un récord de roca ininterrumpida de hace unos 20 a 7,6 millones de años, un período que se superpone con estos tiburones con megadientes.

Los investigadores observaron una disminución constante en el número de dientes con cúspides laterales durante este período de tiempo. Alrededor del 87 por ciento de los dientes de 20 a 17 millones de años tenían cúspides, cayendo a alrededor del 33 por ciento hace aproximadamente 14,5 millones de años. Durante 7,6 millones de años, ningún diente fósil tuvo cúspides.

El adulto 'C. chubutensis' tenía cúspides, mientras que el megalodón adulto no las tenía, pero esta característica no es un identificador confiable de a qué especie pertenecía un diente, dice Pérez. El megalodón juvenil podría tener cúspides, haciendo imposible discernir si un diente con cúspides provenía de 'C. chubutensis' o de un megalodón joven.

Algunos dientes analizados para el estudio tenían pequeñas protuberancias o estrías pronunciadas donde estarían las cúspides. Un conjunto de dientes de un solo tiburón tenía cúspides en algunos, no en otros o se reemplazaban los dientes con cúspides reducidas.

Esta es la razón por la cual los paleontólogos no pueden identificar exactamente cuándo se originó el megalodón o cuándo se extinguió 'C. chubutensis', comenta Pérez, que comenzó el proyecto como pasante en el Museo Marino de Calvert.

"Como paleontólogos, no podemos mirar el ADN para decirnos qué es una especie distinta. Tenemos que hacer distinciones basadas en características físicas --explica--. Creemos que es imposible hacer una distinción clara entre estas dos especies de tiburones. En este estudio, nos centramos en la evolución de este rasgo único en el tiempo".

Las cúspides laterales podrían haber sido usadas para agarrar presas, dijo Pérez, lo que podría explicar por qué desaparecieron cuando estos tiburones cambiaron a un estilo de alimentación de corte. Otra posible función era evitar que los alimentos se atascaran entre los dientes de los tiburones, lo que podría provocar una enfermedad de las encías. Pero si las cúspides cumplían un propósito, ¿por qué perderlas? "Todavía es un misterio --sostiene--. Nos preguntamos si se modificó algo en la vía genética del desarrollo dental".

Etiquetas
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra