Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
San Fermín

Cornadas y sustos más impactantes del encierro

Una larga lista de montones, caídas, golpes, cornadas, empujones, quiebros y heridas marcan la historia del encierro. Estos son algunos de los sustos más impactantes en la carrera

Montón del 11 de julio de 1993.

Montón del 11 de julio de 1993.

SESMA
29/03/2017 a las 11:45
  • Diario de Navarra

La historia del encierro ha dejado numerosas carreras bonitas, pero también una larga lista de montones, caídas, golpes, cornadas, empujones, quiebros y heridas, que se amplía año a año. Aunque son inevitables las malas noticias, la mayor parte de estos sucesos se queda en anécdota, en una aventura “para contar a los nietos”. Estos son algunos de los sustos más impactantes del encierro hasta ahora:

Durante el sexto encierro de los Sanfermines de 1988 los Cebada Gago dejaron seis heridos por asta, uno de ellos grave, y protagonizaron una carrera muy fraccionada. Tal es así que uno de los toros dio la vuelta en el Ayuntamiento y bajó hasta los corrales de Santo Domingo. Una escena que se ha repetido muchas veces a lo largo de la historia.

“Un montón para la historia”. Este fue el titular de portada de Diario de Navarra sobre el encierro del 11 de julio de 1993. Según cuenta la crónica, no fue el más grande ni el más grave de los montones históricos, pero fue el primero que se producía a la salida de la Estafeta. Era domingo y, como era previsible, una multitud que pretendía colarse en la plaza sin correr ante las astas provocó un tapón antes incluso de que los toros emprendieran su carrera. Los animales llegaron en dos grupos y atravesaron a trompicones y saltos el montón.

Montón del 11 de julio de 1993.

 

El 12 de julio de 1994, ‘Romero’, un toro de Torrestrella, enganchó con un cuerno al pamplonés Iñaki Zaragüeta desde el final de la cuesta de Santo Domingo hasta el comienzo de Mercaderes, casi 80 metros. La cogida fue espectacular y la cornada en el abdomen requirió una operación de tres horas. Según informó Diario de Navarra al día siguiente, el pastor Vicente Martínez ‘Chichipán’, que perseguía en ese momento a los morlacos, aseguró que la situación le dejó “helado”. “Iba colgado de un costado. Sólo de verlo me han entrado unos escalo fríos terribles. Se me ha quedado carne de gallina. He avisado a los voluntarios de la Cruz Roja. Al dejarlo en el suelo he visto la sangre en la camisa y el pantalón. Impresionante”.

Romero, un toro de Torrestrella, enganchó con un cuerno al pamplonés Iñaki Zaragüeta

 

El 8 de julio de 1995 un toro negro de Miura se convirtió en el protagonista indiscutible de un encierro abarrotado. ‘Barragán’ tuvo en vilo a la plaza durante el medio minuto en el que decidió dar la vuelta completa al ruedo con el morro pegado a las barreras, para después salir por el portón de la plaza hasta Telefónica. Fue un milagro que no hubiese cogidas.

Momento en el que Barragán sale de la plaza de toros.

 

El 12 de julio de 2004, los ‘jandillas’ dejaron un saldo de ocho mozos empitonados y un impresionante montón en el acceso a la plaza. En este accidentado encierro, el herido más grave fue el corredor de Hernani Julen Madina, recientemente fallecido, que recibió cinco cornadas.

Julen Madina recibe cinco cornadas en el callejón

 

El 14 de julio de 2014, el Miura ‘Olivito’ se obsesionó con el australiano Jason Gilbert en la curva de Mercaderes. El morlaco persiguió y embistió al corredor sin ningún tipo de consideración. En la memoria de todos los que vieron aquel encierro quedó grabada la imagen de su pierna completamente rebanada.

El australiano Jason Gilbert trata de escapar de Olivito con la pierna destrozada.

 

‘Olivito’ también la lió en Estafeta, donde corneó al burladés Eñaut Górriz en las piernas. El joven aguardaba en un portal, cuando el toro se fijó en él y con un primer golpe le alzó del suelo, dejándole dos heridas de 15 y 10 centímetros de profundidad en los muslos.

Olivito corena al burladés Eñaut Górriz en las piernas.

 

El 11 de julio de 2016 un hombre con visera de capitán vive un milagro en el callejón. Su cuerpo se interpuso en la carrera de ‘Decana’, un Jandilla de 585 kilos, de manera que el toro le puso el cuerno derecho en la garganta sin llegar a herirle.

El toro Decana, de 585 kilos de peso, a punto está de cornear al corredor en la entrada de la plaza de toros.

 

¿Recuerdas algún otro susto en el encierro? 

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+