Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

San Fermín

Un aficionado a los toros con mucha suerte

Un niño de 12 años de Corella, Alberto Martínez Gómez, consiguió que todos los toreros de San Fermín 2022 firmaran su capote. Martínez incluso ha obtenido una oferta de 1.000 euros por él de una mujer de Bilbao

Ampliar El torero Alejandro Talavante firma el capote de Alberto Martínez Gómez de 12 años, junto a su tía Rosa Gómez Astráin
El torero Alejandro Talavante firma el capote de Alberto Martínez Gómez de 12 años, junto a su tía Rosa Gómez AstráinRubén Albarrán
  • Micaela Barriga Arbulú
Publicado el 17/07/2022 a las 06:00
Aunque sus padres no le dejen ser torero, Alberto Martínez Gómez se aferra a su pasión. El pequeño de 12 años de Corella es un entusiasta de las corridas de toros y de todo el mundo que las rodea. Durante las fiestas de su pueblo, uno de sus abuelos trabajaba de ayudante de carpintero en la plaza de toros de Corella. El niño lo acompañaba y, cada vez que lo hacía, su curiosidad crecía y crecía. “Soy un seguidor desde los 8 años. Mis abuelos también eran pastores, mi afición viene de familia”, comenta Martínez.
Su tía, Rosa Gómez Astrain, lo acompaña a todas las corridas. “Yo iría sola, pero él me lo pide. Me lo llevo a todas las plazas de toros, tiene más afición que yo”, declara Gómez. Ella vive en Pamplona pero visita Corella y a su sobrino los fines de semana. De viaje en viaje, ambos van cruzando juntos pueblos y ciudades de su lista donde han visto corridas de toros.
Entre sus posesiones más preciadas tiene una colección de entradas a todas las corridas de toros a las que ha asistido. “¡Hasta tienen los pesos de los toros!”, exclama el niño. También tiene varios libros sobre toreros que ocupan un espacio importante de su habitación. Sin embargo, tiene un objeto que supera en valor a todos los demás. Martínez tiene un capote que ha llevado a las corridas de toros con su tía. Al final de los eventos, cuando los diestros salen a saludar, el niño va hacia ellos y pide que se lo firmen. Hasta ahora, el capote tiene alrededor de 35 firmas.
El capote ha recorrido, junto a su dueño, corridas de toros en Madrid, Palencia, Bilbao, Sevilla, donde Martínez ha conseguido añadir más firmas a su colección. “De Sevilla tengo 12 firmas. Ya tengo firmas de toreros de primera categoría, pero también tengo firmas de toreros de mi pueblo y de ganaderos”, menciona emocionado.
Siendo admirador de los toros, no se iba a perder el regreso de San Fermín. Todas las mañanas se levantaba temprano para ver los encierros. Por las noches iba cerca a los corrales de Santo Domingo para echar un vistazo a los toros de la corrida del día siguiente. No obstante, los eventos más importantes para él eran las corridas de las 18.30 en la monumental pamplonesa.
Martínez consiguió las firmas de todos los toreros de San Fermín 2022. Pudo ver a su favorito, José Antonio Morante de la Puebla, quien inauguró las corridas de San Fermín el 7 de julio. No pudo asistir a todas las corridas, pero siempre esperaba fuera de la plaza para cruzarse con los toreros y pedirles su firma.
Gómez se suma a su sobrino en sus iniciativas: “Cuando son niños los toreros suelen detenerse”. La mujer disfruta de ver a su sobrino divertirse y de escuchar los comentarios e impresiones que hace de las corridas a las que van juntos. Recuerda cuando su sobrino estaba viendo a Andrés Roca Rey torear durante San Fermín. Él se giró hacia ella y le dijo: “Tía, él es el encargado de la tauromaquia. De verdad que es un rey”.
Hay veces en las que los diestros se rodeaban de seguridad y trataban de irse en cuanto podían, pero Martínez no se daba por vencido tan fácilmente. “Suelo gritar sus nombres con mi tía para llamar su atención”, indicó. En la última corrida de San Fermín, el torero Antonio Ferrera estuvo a punto de irse de la plaza. Martínez inició su estrategia y empezó a gritar su nombre. La policía y seguridad intentó alejar al niño. Sin embargo, la ventanilla de la furgoneta de Ferrera bajó y el torero anunció: “Traigan al niño” y después firmó su capote.
Cuando tía y sobrino fueron a Bilbao por el aniversario de la plaza de toros de la ciudad, incluso antes de que Martínez tuviera todas las firmas de San Fermín, una mujer le ofreció al chico 1000 euros por su capote. Su respuesta inmediata: “¡Ni hablar!”.
Después de San Fermín la dupla tiene pensado viajar para ver corridas de toros en Tudela, San Sebastián y Bilbao. Aunque ya tiene las firmas de los principales 20 toreros, su misión es continuar rellenando el capote hasta que no quepa ni una firma más. No tiene planes de separarse de él.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE