Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

San Fermín

Sanfermines y La Oreja de Van Gogh: tormenta perfecta

El grupo donostiarra convirtió la Plaza de los Fueros en una marea de gente entregada a la música

  • Asier Aldea Esnaola
Actualizado el 11/07/2022 a las 18:01
Dicen que cada tormenta es precedida por la calma, un estado de sosiego y tranquilidad, unos instantes de calma previos al estallido de rayos y olas que pronto arrasarían con todo. Y cada tormenta es distinta, hay fuertes que no dejan más que daños superficiales y otras que sin apenas agitación causan grandes impactos. El público permanecía calmado, algo nervioso, pero no demasiado. No había necesidad de adelantar lo que vendría. Desde el público bastaba con alzar la vista hacia el escenario y ya se podía avistar unos focos que parpadeaban sobre unos platillos y micrófonos. "Es un concierto que me hace mucha ilusión. Nunca los he escuchado en directo y creo que va a ser una experiencia muy buena", dijo Nahia Argarate. Los vientos de fiesta eran favorables y la noche gozaba de buena temperatura. Once y media de la noche. El domingo estaba hecho. San Fermín y la Oreja de Van Gogh: la tormenta perfecta.
LA TORMENTA
Bastó con un golpe de guitarra de Pablo Benegas. Sonó una nota suave, un chispazo  y cuando uno se quiso dar cuenta la tormenta ya había llegado. La gente bailaba suavemente, algunos abrazados, como un vaivén por las olas suaves que acarician el barco a ritmo de 'Como un par de girasoles' , 'Verano' y 'Sirenas' con aplausos incluidos. 
Pero los clásicos son los clásicos y a golpes de 'Puedes contar conmigo', 'La playa' o 'Muñeca de trapo' se vivieron los olas más altas de la tempestad. Con cada letra la gente cargaba los pulmones y la cantaban a coro con la voz de Leire Martínez. La cantante entonaba cerca del micrófono con los labios a escasos centímetros del aparato como si fuera "un susurro en la tormenta". Tal vez por esa forma íntima de cantar rodeada de instrumentos que truenan armónicamente fue lo que le dio el nombre a su último álbum (Un susurro en la tormenta). El humo y la luz azul de fondo que iba y venía acrecentaban la atmósfera marina.
Las letras de sus canciones generaban un aura de complicidad entre el público y el grupo. "Es buen día para entender un poco lo que le pasa a la cantante y el drama que tiene", asegura Xabitxu Bakaikoa, quien lleva  "muchos años escuchando la Oreja de Van Gogh". Y es que tal vez fue ese "entender" lo que provocaba que tanta gente las recordarse y las cantasen como si fueran ellos los que estaban en el escenario. Leire Martínez aprovechó la canción 'La niña que llora en tus fiestas' para lanzar un mensaje conciliador por la convivencia y la ausencia de agresiones sexistas. "Nos gustaría que ninguna niña por ser niña llorase en estas fiestas", pedía la cantante.
LA CALMA
La últimas canciones fueron '20 de enero" y 'Cometas por el cielo": las olas finales. El público se entregó completamente  a ellas. Y esta vez era la propia gente quien expresamente las quería, pues la Oreja de Van Gogh ya había abandonado el escenario instantes antes. Regresaron y cumplieron la petición. Y así concluía a la 1.10 h la tormenta perfecta. "Ha sido una pasada de concierto. Todas las canciones, hasta las que no conocías, las disfrutabas. El inicio y el final han sido brutales", expresaba Iker González.  Y del mismo modo, como un circulo, detrás de toda tormenta le sucede la calma y la plaza volvió a serenarse
Más información sobre San Fermín 2022:
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE