Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Novillada del 5 de julio

Verbena de orejas

Verbena de orejas
Francisco de Manuel, a hombros, tras cortar las dos orejas al sexto de la tarde.
  • Pablo García-Mancha
Actualizada 06/07/2018 a las 08:40

En la plaza de Pamplona suceden cosas sorprendentes que rivalizan con la mecánica de fluidos. Cosas aparentemente imposibles como que un novillo embista al puro ralentí y la muleta del diestro viaje a la velocidad del sonido. Sucedió ayer en el cuarto, un dije del Pincha, corniapretado, bajo y fino de cabos que atendía por el nombre de Hebillero y al que el sevillano Alfonso Cadaval le cortó una de esas orejas raquíticas que apenas sirven de consuelo para las estadísticas.

Una oreja en Pamplona solía ser algo serio y servía para firmar contratos en muchas ferias. Y dos orejas, un puro acontecimiento, un crepitar de teléfonos relatando la buena nueva entre los aficionados.

¡Dos orejas en Pamplona! ¡Fiestón! Pues bien, ayer el madrileño Francisco de Manuel logró semejante hazaña con el bravucón y astifino sexto y casi nadie encontrará motivos para explicar semejante suceso. Y no porque el joven coletudo no pusiera todo su empeño en la empresa, todo su valor para conseguirlas, todo su esfuerzo en un inacabable tercio de banderillas y después en una faena en la que enmascaró la poca clase del astado pero en la que apenas ningún muletazo fue capaz de pasar el rubicón del ole.

Tras un trasteo por ambas manos insustancial por la parquedad de la embestida, se encendió Pamplona con el arrimón del torero y tras tirarse a matar por derecho, el toro cayó sin puntilla y una singular efervescencia comenzó a trepar por los tendidos hasta cuajarse todo aquello de pañuelos como si los sostuviera un solo hombre.

El presidente sacó el suyo y la petición arreció... Esperó unos segundos más y... ¡dos orejas en Pamplona! ¡Fiestón! Francisco de Manuel puso cara de no creérselo, pero las tenía en la mano y tras su triunfo de Madrid, camina a toda velocidad hacia la cúspide del escalafón de futuribles.

Y es curioso, dispuso del peor lote ya que el sorteo matutino no le deparó ninguno de los premios gordos llevaba aparejada la corrida en los caprichosos papelillos de fumar. Tres novillos a los que literalmente se les caían las orejas por su inmensa bondad, por su compás en las embestidas y por la excelsa clase que derrocharon.

El que abrió plaza tuvo un pitón izquierdo que valía un Potosí, una embestida ralentizada, un ansia de comerse los vuelos de la muleta. Faena insegura de Cadaval con infinidad de lances dictados de uno en uno pero con el viaje casi siempre hacia las afueras y sin logra coger el aire de un toro que pedía casi que lo acariciasen.

Y Cadaval, que se llevó el mejor lote, tampoco pudo brillar con el cuarto, un novillo que tranqueaba y al que le planteó una faena extraña y precipitada. Comenzó de rodillas en el platillo; en una serie se mostraba generoso en las distancias y en otras racaneaba el espacio hasta coquetear con el encimismo. Facturó una buena estocada y le llegó a la mano una oreja incomprensible pero de similar valor a la que había conseguido Toñete con Soñador, el segundo novillo del festejo, un gran astado, un toro que se comió la muleta tras una irregular suerte de varas pero que no paró de galopar por ambos pitones.

Y Toñete hizo lo que pudo con él sosteniendo casi en el alambre la procacidad de su embestida. Por las afueras en redondo y en la órbita del Sputnik al natural. Ni el pinchazo antes de la estocada le privó de la oreja. Pero el novillo era de dos y de puerta grande.

 

FICHA TÉCNICA

Ganado. Seis novillos de José Antonio Baigorri ‘Pincha’, bien presentados y con astifinas defensas. De buen juego en general, con tres ejemplares (1º, 2º y 4º) a los que se les caían las orejas por su nobleza y calidad.

Diestros. Alfonso Cadaval: vuelta al ruedo y oreja. Toñete: oreja y silencio tras aviso. Francisco de Manuel: silencio y dos orejas.

Presidencia. A cargo de Juan Ignacio Ganuza, asesorado por Josetxo Gimeno y César Fernández.

Incidencias. Alrededor de tres cuartos de entrada largos en tarde soleada, fresca y ventosa en los primeros dos toros.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE