Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
San Fermín

Las polémicas más sonadas en el concurso de carteles de San Fermín

Las acusaciones de plagio salpican año tras año el concurso de carteles de de San Fermín. Esta edición no se ha salvado

Carteles 2012 y 2017.

Carteles 2012 y 2017.

16/05/2018 a las 13:49

Año tras año, la polémica salpica el concurso de carteles de de San Fermín, casi siempre por acusaciones de plagio. Esta edición no se ha salvado, la obra 'La fiesta es ella', en la que aparece una mujer frente a la fachada del Ayuntamiento de Pamplona, guarda cierto parecido con una obra del cartelista danés Mads Berg. O eso dicen los más críticos. El Ayuntamiento, por su parte, lo ha considerado “una clara inspiración”. Echamos la vista atrás para repasar las últimas veces que ha surgido la polémica en torno a este concurso.

No es necesario retroceder mucho en el tiempo para chocar de frente con este debate casi más sanferminero que el copatrón. El año pasado fueron dos los carteles envueltos en la polémica, aunque ninguno de ellos fue eliminado del certamen. En '9 días de taquicardias', el plagio rescató de la hemeroteca una obra presentada al concurso de 2012 por Elisa Apesteguía. En ambos carteles podía verse un electrocardiograma, “un elemento gráfico utilizado en múltiples ocasiones, y entre ellas en los carteles de San Fermín”, según el jurado del concurso.

El mismo jurado consideró “inédito y original” el cartel 'Sentí por las venas un San Fermín', protagonizado por una fotografía del banco de imágenes Gettyimages a la que el autor añadió un nuevo contexto para presentarse al certamen.

 

En 2015, por las redes se insinuó que la musa de uno de los participantes estaba en Burgos, en el cartel de las fiestas de 2012. Se trata de ‘La despedida de los gigantes’, que representa los faldones de estos entrañables personajes pamploneses. El cartel burgalés emula las faldas de los trajes tradicionales en giro. Juzguen ustedes mismos.

También ese año la polémica salpicó al certamen de Tudela, en el que se valoró si el ganador, obra de Gorka Aizpurua, diseñador de Eibar, merecía el premio o no, por su gran parecido con un anuncio de La Caixa. Además, el autor había presentado este mismo cartel, pero adaptado a Pamplona, al concurso de 2012. El Ayuntamiento de Tudela decidió mantenerlo como ganador “porque lo ha elegido un jurado y el informe encargado al secretario municipal avala que cumple las bases del certamen y la normativa de propiedad intelectual”.

 

El año anterior, el debate estuvo protagonizado por los números. Uno de los carteles finalistas, ‘7+7=14’ utilizó la misma idea que otro presentado un año antes: una suma entre las fechas principales de la fiesta y el año de celebración. “Hablamos de una idea primaria similar, pero no de plagio”, consideró Fermín Alonso, entonces presidente del jurado del cartel de San Fermín, para justificar que el cartel continuase en el concurso.

Y, de nuevo, un cartel tudelano estuvo en el punto de mira porque el autor lo había presentado ya al certamen pamplonés de 2012. Sólo cambiaba el nombre de las fiestas y algún detalle como el escudo del pañuelo. Ese año, en 2014, el Ayuntamiento de Tudela modificó las bases del concurso para evitar esta polémica.

En 2011, la empresa de diseño Intercastilla se presentó al concurso de carteles de San Fermín y, aunque no fue finalista, su propuesta resultó elegido para la exposición de los mejores. No ganaron el certamen sanferminero, pero sí el de la localidad zaragozana de Villanueva de Gallego y sin presentarse al concurso. ¿Cómo puede ser? Porque alguien aprovechó su idea. Es decir, un plagio en toda regla.

Quizá de las polémicas más sonadas fue la del 2009 y el cartel finalista número 5, en el que una bota de vino representaba la cabeza de un toro. La misma obra se presentó en 2008, según entendió el Ayuntamiento por el mismo autor, porque nadie reclamó el plagio. El consistorio pamplonés consideró que concurrir al certamen con la misma idea no incumple la norma de inédita.

Lo mismo sucedió ese año con el cartel número 3, que también optó -con los mismos elementos, pero con diferente composición- a anunciar las fiestas de Santa Ana de Tudela.

 

Y el cartel finalista número 2 también guardaba un parecido razonable con la obra ganadora en 1998: una mezcla de trazos en blanco y rojo.

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra