Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Gigantes y cabezudos

Braulia se bate con su cantera en la despedida de los Gigantes y Cabezudos

Un espontáneo disfrazado de la reina africana se ha unido al baile final del último Gigante en entrar en el zaguán.

Braulia se bate con su cantera en la despedida de los Gigantes y Cabezudos
Braulia se bate con su cantera en la despedida de los Gigantes y Cabezudos
Braulia se bate con su cantera en la despedida de los Gigantes y Cabezudos
David García
Las dos Braulias durante la despedida de los Gigantes.
Las dos Braulias durante la despedida de los Gigantes.
Javier Martínez de la Puente
Actualizada 14/07/2017 a las 22:06

Las fiestas de San Fermín llegan a su fin. Pero con sus últimos coletazos, las festividades siguen dejándonos imágenes de lo más curiosas. La última nos llega directamente de la despedida de gigantes. Y es que este año, a los más 'grandes' de la comparsa, les ha salido un contrincante en miniatura

Pasadas las 14 horas del mediodía, la Plaza Consistorial está en plena ebullición mientras, uno a uno, los Gigantes entran en el zaguán para descansar tras el trajín que han supuesto las festividades de este 2017. Se despide Toko-toko y en la plaza sólo queda Braulia. El respetable se viene arriba mientras la reina africana gira y gira. 

"¡Eh, eh, eh!", jalea la multitud mientras el compás va in crescendo y, con él, los giros de la reina gigante. Pero el espectáculo no ha terminado, y en el fragor del último baile de 2017 aparece un espontáneo. Una Braulia en miniatura se une a la fiesta para dar comienzo a un duelo improvisado entre gigantes. 

El pequeño espontáneo entra y sale de la multitud sin perder el ritmo, mientras el final del baile de Braulia se siente en el sonar de los txistus y en los gritos de los presentes. "¡Eh, eh, eh!", gritan, mientras los dos gigantes, cada uno a su altura, giran y giran. Llega el momento álgido y, como si llevara semanas ensayado, las dos Braulias terminan en perfecta sincronización

La plaza dedica una ovación final a su reina africana, mientras el pequeño espontáneo mira a los lados y recupera su sitio entre el gentío, satisfecho tras ver que su nivel de baile no dista mucho del de todo un Gigante. Pero, ¿y el vencedor? Juzguen ustedes. 


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE