Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

"Está siendo un mal año para la moral de los docentes"

Avatar del Jose María Romera Jose María Romera21/01/2023
Está siendo un mal año para la moral de los docentes. A los sinsabores inherentes al oficio se ha añadido este curso la entrada en vigor de una nueva ley educativa digamos que desconcertante, cuyos preceptos han puesto a prueba no solo el proverbial aguante del profesorado sino también sus capacidades de comprensión de los textos legales cuando estos parecen destinados más a sembrar la confusión que a mejorar la calidad del aprendizaje. Pero la tribulación causada por la Lomloe es insignificante si se la compara con la irrupción del GPT-3, ese producto de la inteligencia artificial capaz de elaborar de modo automático y sin intervención humana cualquier tipo de escrito, desde una carta comercial hasta un soneto amoroso y desde un parte meteorológico hasta un trabajo escolar. Y aquí es donde viene el lío: en los trabajos escolares. El grado de perfección alcanzado por la máquina permite al estudiante obtener de ella, en un abrir y cerrar de ojos, composiciones escritas de una calidad razonable en fondo y forma sin ningún esfuerzo añadido que no sea el de poner su firma. A partir de Google el profesorado se había provisto de bastantes herramientas y destrezas para la detección de copias en los trabajos de sus alumnos. Ninguna de ellas, ay, sirve de ayuda ante la definitiva superioridad del ChatGPT, capaz de producir escritos personalizados que sortean todos los controles. Al profesor, superado por las circunstancias, se le presenta el dilema de mantener la evaluación basada en la entrega de trabajos, a sabiendas de que tras ellos no hay labor de investigación personal ni esfuerzo redactor ninguno, o recurrir al clásico sistema de solo exámenes, con todo lo que implica de retroceso a viejas fórmulas superadas, cuando no desacreditadas. Es una consecuencia más de la entrada de la inteligencia artificial en nuestro día a día. No son solo los profesores quienes van a tener que responder a la competencia del GPT-3. También sus asombrosos progresos ponen en jaque a otros oficios de la palabra, la comunicación y la transmisión del conocimiento. Que cada cual elija entre encerrarse en el desdén defensivo o adaptarse y sacar provecho de las ventajas que ofrece.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora