Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

"Dicen que este ha sido el último verano a tutiplén, que el invierno será largo, muy largo. No sé, amigo, relájese y dese el último baño"

Leo en la prensa mexicana la pujanza que van alcanzando los antitaurinos. A los diecinueve años, un amigo me llevó a un palenque; ya saben, ese circo romano en miniatura donde dos gallos de pelea se destrozan armados de cuchillas atadas a los espolones. La cosa no duró mucho, con diez pesos alterné mis apuestas al rojo y al verde. Vaya ojo el mío: todos acabaron en un surtidor de sangre y plumas. Alguno de los galleros soplaba al pico del gallo moribundo por ver si lo revivía, como a un boxeador noqueado se le abanica con una toalla para que vuelva al ring y no vuelva a levantarse. Allí abajo se apostaban fajos de billetes, joyas y relojes, mientras los galleros retiraban a sus bichos como trapos sangrientos. No he escuchado a ningún mexicano decir ni pío sobre esta práctica cobarde. Y mejor no mencionemos las peleas de perros, dizque prohibidas… Estos seguidores de López Obrador sólo ven la paja en el güero ajeno. Todo este preámbulo viene a cuento de la moda por denostar el turismo, ese que muestra Rosalía en su vídeo, pero también el que abarrota museos, parajes naturales y playas de azul malaquita. Nadie parece caer en la cuenta de que aquí turistas somos todos, los mismos que toman una playa como si fuera la de Omaha o hacen fila en Praga, ese parque temático; en Venecia o en Atenas. Basta ver fotografías no tan antiguas de Ibiza o Menorca para darse cuenta de que entre la pobreza y una pujanza económica sin precedentes ha mediado el turismo, esa peste. El infierno es el otro, dicen los isleños afortunados; el turista también. No sé dónde está la solución, si en las ecotasas, en moratorias o en qué. Uno procura elegir lugares donde no vea a nadie de su ciudad natal; donde no se hable español ni otra lengua oficial. No hace falta irse a Bora-Bora para encontrar sitios apacibles donde los turistas somos todavía escasos. Dicen que este ha sido el último verano a tutiplén, que el invierno será largo, muy largo. No sé, amigo, relájese y dese el último baño.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE