Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Opinión

La Unión en el Camino

Ampliar Jon Antomás
Jon AntomásCEDIDA
  • Jon Antomás Pascual
  • socio de Equipo Europa en Navarra
Publicado el 26/08/2022 a las 10:06
Como ya ocurrió el año pasado, dentro de la programación de los Cursos Europeos de Verano que se están celebrando esta semana en Pamplona, la juventud navarra ha contado de nuevo con un espacio para expresar, en diálogo con eurodiputados y otros destacados ponentes, su visión acerca de la Europa en la que cree. En esencia, se trata de una adaptación del formato ‘Terraza Europa’ de la Oficina del Parlamento Europeo en España, copatrocinadora junto con el Instituto Navarro de la Juventud de la actividad, que tuvo lugar este jueves por la tarde.
Tras la experiencia de 2021, ya sospechábamos de antemano que el evento constituiría uno de los momentos estelares de la cita, máxime cuando esta vez se conjugaban dos importantes novedades: por un lado, el acuerdo de colaboración entre la Fundación Diario de Navarra y Equipo Europa para la organización de esta IV edición ha favorecido que más de medio centenar de jóvenes de casi toda España pasen estos días en nuestra Comunidad foral, lo que sin duda lo enriquecería con puntos de vista complementarios a los que podemos tener aquí; por otro, aunque el marco de la Media Luna en el que nos reunimos hace doce meses era difícil de superar, la elección de Roncesvalles como emplazamiento garantizaría un componente simbólico adicional.
En efecto, no nos equivocábamos. Durante la hora escasa que duró el debate, dio tiempo a compaginar preocupaciones materiales como el desempleo juvenil, la tardía emancipación, las infraestructuras o el reto demográfico en sus múltiples derivadas con reflexiones sobre la defensa de los valores europeos y el Estado de Derecho o la manera de combatir la desinformación y la polarización política. A modo de síntesis de las distintas intervenciones, diría que se dibujó una Europa cercana, sostenible, ambiciosa, solidaria y garante de derechos y libertades. Sin embargo, dado que la grabación del acto se puede recuperar en la página web del Diario de Navarra, más que los contenidos concretos, me gustaría compartir algunas impresiones que me sugirió.
En primer lugar, fue una demostración más tanto de las virtudes del contacto intergeneracional como de la importancia de reivindicar el patrimonio histórico-cultural europeo. Cabe destacar que no solo las edades de los integrantes del panel oscilaban entre los 23 y los 40 años, sino que entre el público se encontraban personas nacidas ya en el siglo XXI. Además, la conversación en sí estuvo precedida por una visita guiada a cargo de Juan Ramón Corpas, exconsejero de Cultura y Turismo del Gobierno de Navarra y uno de los principales impulsores, desde el Consejo Navarro del Movimiento Europeo, de la iniciativa ‘Vía Carlomagno’. Fue conmovedor el brillo en sus ojos cuando, rodeado por decenas de jóvenes, nos transmitía reveladoras curiosidades como que, en el momento de la adhesión de España a las entonces Comunidades Europeas, Roncesvalles fue el tercer lugar que más eran capaces de identificar los estudiantes del resto de Estados miembros, tras Madrid y Barcelona, o cuando nos explicaba por qué la imagen de la Virgen con el Niño que alberga la Real Colegiata de Santa María es una pieza tan especial.
Debido la previsión de lluvia, la ‘Terraza’ no se desarrolló al aire libre, tal y como estaba planeado inicialmente, sino que hubo de trasladarse al interior del antiguo hospital de peregrinos. Pero esto no hizo más que reforzar una idea que apuntó uno de los participantes: la Unión Europea está viva, se construye en movimiento y en ciertas ocasiones requiere de cuidados que le permitan suturar las heridas abiertas en el camino.
Al transitar estos tiempos convulsos, jóvenes y no tan jóvenes debemos dirigir hacia el proyecto comunitario una triple mirada: la emocionada de quien vibra con aquello en lo que ha puesto sus ilusiones y esperanzas; la tierna de una madre que es consciente al mismo tiempo del potencial y de la fragilidad de su criatura; y, finalmente, pero no por ello menos crucial, la experta de quien es capaz de evaluar con objetividad el estado de aquello cuya salud se ha comprometido a preservar para así diseñar (y aplicar) las recetas necesarias que le ayuden a continuar la senda con energías renovadas.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE