Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Obviedades

A veces leo entrevistas a víctimas del terrorismo en donde el entrevistador, tras carraspear y alzar una ceja, pregunta con un susurro al familiar del asesinado: “Y usted, lo ha superado?” Quizá no sea esta la formulación más precisa, pero la idea viene a ser la misma, esto es, señalar a la víctima como rencorosa insaciable si afirma no haberlo superado, no digamos ya si no ha perdonado. En los ámbitos nacionalistas la carga de la culpa se vuelve, de nuevo, no sobre el verdugo al que no se le piden cuentas en entrevistas, sino sobre la víctima, que suele ser más afable. Se entiende, o sobreentiende más bien, que expresar lo ocurrido y transformarlo en relato, en película, en objeto estético, si tal cosa es posible -y lo es-, resulta la consecuencia obvia de haber superado ciertos pasajes violentos orquestados por las mismas caras que hoy ocupan puestos de responsabilidad política. Sin embargo, se me ocurre pensar que aquellos familiares que tengan a su abuelo fusilado en una cuneta desde hace ochenta años han debido superarlo, pues se cuentan por cientos las novelas, películas y productos culturales basados en aquella guerra incivil. Nadie pregunta al nieto de un (republicano) fusilado si ya lo ha superado, no digamos perdonado, resultaría a todas luces impropio, agresivo y, como diría hoy casi todo el mundo, “poco empático”. No hace tanto tiempo expresaba mi malestar por esta circunstancia y alguien dijo: “Eso ya se acabó”. Yo sé que el tema cansa, yo sé que casi todo el mundo quiere pasar página, yo sé que desde hace años el nacionalismo vasco y, por tanto, el deseo de borrar huellas, de echar el cemento del olvido sobre el terrorismo está cada vez más extendido en Navarra… Pero del mismo modo que expreso mi deseo de que los nietos de un fusilado encuentren su paradero y le den una tumba digna de tal nombre, deseo también, y exijo respeto, justicia y dignidad para todos aquellos que fueron víctimas del terrorismo. A veces, hay que escribir estas obviedades.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE