Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

"Madrid es un sambódromo de manifestaciones variadas"

Madrid es un sambódromo de manifestaciones variadas. Ocurre lo mismo que con los libros: presenta uno o te lo presentan. En conclusión, es mejor quedarse en casa, salvo que tengas libro recién publicado o que estés tan indignado que sientas la necesidad de manifestarte. Para los adictos a las concentraciones: sepan que aquí soplas el silbato y al punto tienes una manifestación montada. He visto hasta una manifestación de ambulancias, sí de ambulancias, con las sirenas a todo volumen. Aquello ponía los pelos de punta. Así que una concentración de tractores, de ovejas merinas o de espaldas plateadas no es algo que jorobe a nadie, salvo a los taxistas, que están a punto de raparse el pelo a lo mohicano y hacer algo irremediable. La causa de una manifestación, sospecho, suele ser lo de menos; hay que manifestarse y luego tomarse unas cañas, que es a lo que veníamos. Un buen ejemplo fue la manifestación contra la OTAN. Dos mil manifestantes. A los irredentos del Pacto de Varsovia les quedó grande la calle melancolía. El podio de las banderas lo ocuparon la hoz y el martillo, la republicana y el “No a la guerra”. ¿Gritos?, variados: “Sánchez, capullo, el Sahara no es tuyo” o “¿Gobierno progresista? ¡Gobierno imperialista!”. Como si hubieran leído a Eduardo Galeano. Luego se fueron a emborracharse en las tabernas de toda la vida. Y mientras, las delegaciones de los países de la OTAN recorrían Madrid desde Chamartín a Atocha acompañadas por el sonido de las aspas de un helicóptero que todo el mundo miraba sin ver. Parecía las últimas secuencias de Uno de los nuestros. Guasap de un amigo: “Estoy atrapado con la moto en un atasco, han cerrado toda la Castellana. Es increíble”, escribió, muy indignado. Le recordé la indignación de los ucranianos, pero mucho me temo que vamos soltando amarras de Ucrania, que la vida sexual de María del Monte nos importa más que un niño muerto, y que aquí el avión ha entrado en barrena y a los mandos sólo hay un muñeco hinchable. Aterricen como puedan.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE