Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

"Comer poke en Cádiz es como beber fanta en una bodega de la Rioja"

Avatar del Chapu ApaolazaChapu Apaolaza18/10/2021
Como me vine a Cádiz a ajustar cuentas con el mar, ando unos días de paseo por el paraíso con levante de siete flechas. Van los niños persiguiendo las gorras que se les han volado y el tiempo perdido. El poeta creía que el levante y el poniente se perseguían por las calles de Cádiz como dos chiquillos, pero yo creo que el levante es un viento muy hombre y muy cabrón que no toma prisioneros. En aguas del Estrecho lanza contra las proas de los barcos de pesca un mar de golpe seco, corto y seguido, un mar de metralleta que suena en el caso -ta-ta-ta-ta-, y las mujeres de los marineros de Barbate lo escuchan desde la cola de la frutería donde esperan la vez y se imaginan enviudando. Escapando del Levante me refugié en uno de esos bares de El Palmar a medio camino entre Waikiki y el Far West. Recordaba aquel local de cuando Elena y yo bromeábamos con que nuestro amor era pasajero y de pronto estoy yo entrando allí con nuestros tres niños. Cuando éramos novios, servían cerveza y empanada, pero ahora se ha convertido en uno de esos gastrobares de moda en los que sirven todo con edamame, aguacate y salmón crudo. Anuncian poke, ‘street food’ y ‘good vibes’, que en Cádiz se ha llamado siempre el arte, el age y la gracia. Comer poke en Cádiz es como beber fanta en una bodega de La Rioja. En Cádiz saltan las acedías al plato si las convences, y a diez minutos en coche se fabrica la mejor mojama del mundo, los tomates de Conil y el queso de cabra payoya, pero ahí estamos en lo de la cocina internacional con ingredientes congelados, el vegan food y la advertencia de alérgenos en colorines. Antes de sentarme, me hubiera ido a comer tierra y beber agua de mar, pero temiendo que se me volaran los niños, pedí unas “Patatas tres salsas caseras”, nueve euros. Al rato llamé a la camarera, entre la pinup y el turno de cantina de Puerto II y le pregunté cómo podía ser que, siendo las patatas de bolsa congeladas y las tres salsas de bote, se llamaran “patatas caseras”, si se trataba de un ejercicio de ironía o del fino humor de Cádiz. “Muchas gracias”, me respondió ella.
opinion@diariodenavarra.es
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones